El sistema binominal ¿tiene arreglo?

por Humberto Silva Morelli

Consideraciones iniciales.

Como noticia y en un solo día, el jueves cuando fue publicado un trabajo que llamé “EL Sistema Binominal y el Lucro  en  la  Educación”, sólo ese día… este artículo tuvo más de 400 lecturas, lo que fue un tremendo record dentro de ANAJNU. Ese trabajo lo hice pensando en la influencia que tiene un sistema eleccionario, para favorecer el “status quo” en nuestro sistema educacional actual. En otras palabras y en sentido general, el binominal sirve, para que el poder de unos pocos se mantenga en las manos que ya lo tienen. Y no sólo en la educación… en todo. Por ello, el hecho de nombrar a los integrantes de cualquier cuerpo colegiado, mediante el procedimiento binominal, hasta ahora creo que no ha sido analizado en forma totalizadora. Cuando se da la representación casi paritaria a los dos bloques mayoritarios, que siempre existen en cualquier sociedad, hay efectos colaterales, deseados por unos y por otros no.. Esta casi igualdad dada, que por no ser objetiva ni real, puede ser manejada, da una aparente proporcionalidad, que al ser igualdad impide cualquier cambio si no se logra una prácticamente inviable “TOTAL UNANIMIDAD” en dicho cuerpo colegiado. Lograr reunir más de un 75% de los diputados en ejercicio, para una modificación constitucional, y para mi, es lograr casi una “TOTAL UNANIMIDAD”. Veamos ahora algunos arreglos numéricos que nos pueden explicar dicho sistema.

Supuesto siempre válido y obligatorio: - Hay 1.000.000. votantes y sólo dos bloques ideológicos A y B (para llamarlos de alguna manera). No puede existir un bloque C cuya votación sea ligeramente inferior a cualquiera de los dos bloques anteriores, porque el sistema siempre hace desaparecer a la tercera mayoría. El sistema no es proporcional. Desecha a las minorías. Más adelante Ud. mismo podrá probarlo.

Si el bloque A obtiene 500.000. votos y el bloque B obtiene 500.000. votos, hay un empate sin discusión alguna. Pero eso nunca sucede, o al menos la probabilidad de que eso suceda es tan baja, que se descarta.

Antes de empezar con un ejercicio práctico deseo preguntar… ¿Cuándo yo debo aceptar que existe la mayoría suficiente para hacer una reforma constitucional? 

¿Cuando A tiene 500.001. votos y B tiene 499.999?
¿Cuando A tiene 650.000. votos y B tiene 450.000?
¿Cuando A tiene 700.000. votos y B tiene 300.000?
¿Cuando A tiene 750.000. votos y B tiene 250.000?
¿Cuando A tiene 800.000. votos y B tiene 200.000?

Para explicar este tema, usaremos una vía indirecta. El llamado Sistema Binominal sigue una lógica racional. Si al tener 500.000. votantes ambos bloques, cada bloque saca un representante de dos posibles, sin duda alguna… HAY UN EMPATE TOTAL. El mismo criterio, entonces se aplicaría para definir lo que es una mayoría tal que le permita a un bloque obtener los dos candidatos. Este criterio debería entregar una mayoría tal, que sin discusión alguna sobre su justicia, sea unánimemente considerada MAYORÍA NACIONAL y esta mayoría estaría dada por la mitad más uno de los restantes 500.000. votantes, lo que sería sólo otro tipo de simple mayoría. En otras palabras, si un grupo de los dos en pugna, obtiene más de 750.000. votos y el otro, por tanto, menos de 250.000, ese bloque obtiene los dos cupos. Lindo y consistente… ¿NO? Pero… ¿posible? Con discreción todo se puede. Todo se puede arreglar, menos la muerte, decía un tío mío..Y creo que esto pudo haberlo sido. Yo no creo en las casualidades pero existen.

Junto a lo anterior, nuestro sistema legislativo bicameral, desde su fundación o al menos desde 1925, tiene casi como un paradigma divino, el que sólo una mayoría por sobre el 75% de los legisladores, y en ambas cámaras por separado, pueden cambiar cualquier sistema que se estime constitucional. Eso que en 1925 se podía considerar justo, porque el 75% de los legisladores podía representar aproximadamente al 75% de la población de Chile, en el binominal se mantuvo tal cual con algunos agregados hasta hoy no considerados. En los ejercicio que más adelante incluyo, veremos cómo algunos cambios administrativos, sin una aparente importancia visible, pueden producir notables cambios en la composición del cuerpo colegiado a elegir, dejando al empate como el producto de un algoritmo matemático y no como una realidad democrática.

En el primer ejemplo dado, suponiendo igualdad en la influencia de cada votante para elegir a un legislador, solo se da cuando el grupo A tiene más de 750.000. votantes. Sólo entonces se pueden hacer cambios constitucionales. Pero como eso podría suceder y cuando uno no desea cambiar nada, como el Príncipe de Maquiavello, nada  puede ser dejado al azar, la dictadura no lo hizo. Veamos entonces otras amarras generalmente no analizadas o tan poco visibles que podrían ser invisibles para los no expertos… y nos preguntamos ¿cómo se puede disminuir más aún la probabilidad de tener una mayoría adversa, con el 75% de los legisladores en ambas cámaras?

Hay hechos que se relacionan directamente con el peso de cada voto personal que definiremos como:

P = peso del voto = 1/ Total de votos

A.- Al votar 100.000. personas el Peso del Voto será de 1/100.000 = 0,00001
B.- Al votar   50.000. personas el Peso del Voto será de   1/50.000 = 0,00002

por tanto el voto (B) pesa el doble que el voto (A).

Antiguamente cuando existían los “latifundios” el peso regional de un latifundista se medía por la cantidad de los entonces “peones” y hoy “trabajadores agrícolas” que él llevaba a votar. Y aunque el voto era secreto, siempre se les controlaba de diferentes maneras. Recuerdo que en la elección de 1938 entre don Pedro Aguirre Cerda y don Gustavo Ross Santa María, el voto que era un papel blanco y delgado de unos 20 x 10 cm.  Había un nombre en cada papel y uno elegía y doblaba en dos el papel. Así doblado se introducía en la urna. Si tenía el voto más de un doblez, no se aceptaba y debía volver a la Cámara Secreta. Si insistía carabineros lo detenía. Como el voto era casi traslúcido y además la urna se ubicaba a contra-luz, el voto secreto no existía.

Recordando altri tempi, el nombre de don Pedro estaba escrito casi así:.

              Pedro Aguirre Cerda

y el nombre de don Gustavo era más o menos así:

GUSTAVO ROSS SANTA MARÍA

aunque me da la fuerte impresión que sólo decía:

GUSTAVO ROSS
Si me he equivocado en la letras les pido perdón, pero estos recuerdos los atesoro desde hace unos 74 años. Meses más o meses menos. Y en ese lapso, algo puede haberse desvanecido.

¡Se da cuenta Ud! ¡Que aún sin el “voto secreto”, don Pedro tuvo una muy amplia mayoría! ¡Ese era y es mi Chile!
 
Como es sabido, el Peso del Voto se relaciona directamente con la probabilidad de elegir que tiene cada persona. Hecho que a su vez puede ser corregido, arreglando la distribución del peso en votos de los jerarcas regionales. Con esto se puede minimizar la `probabilidad de cambio… o como dirían eufemísticamente los detentadores del `poder, y usando un elevado lenguaje universitario: “Así se mantiene la necesaria estabilidad institucional.” ¡Qué tal! También es lindo ¿NO?

 

Y AHORA PRACTIQUEMOS PARA APRENDER.

Supongamos que en un país existen sólo cinco regiones que votan y que llamaremos: Región 1 hasta llegar a la Región 5. En cada una de ellas existen columnas para : Dos bloques políticos de votantes, uno de derecha que gobierna, otro de izquierda que es la oposición y uno que está disconforme con todo y que vota en contra de todo. Además está el total de votantes.

Después en la fila que corresponde a cada una de las cinco Regiones, cada bloque señala el número de votos obtenidos, su proporción respecto al total de votos y el número de escaños obtenidos por ese bloque. Al final van los totales generales de esa Región.

La última fila lleva los totales por columna.
.
Con una calculadora elemental Ud., estimado lector, podrá jugar con estos ejemplos y cambiar sus proporciones acercándose a lo que Ud. cree cierto. Si los cálculos suyos son correspondientes con los míos, entenderá el sentido de manejo que tiene este sistema de elecciones y se dará cuenta que siendo Ud. prudente en su manejo, nadie notará que de democrático no tiene nada. ¿Será por esto que la dictadura reorganizó en Chile desde las Regiones hasta las Comunas? Y si no es por esto, ¿cómo ellos justificaron ese supuesto tremendo gasto? Perdón. Había olvidado que ellos no justificaban nada. A lo más algún peón informaba que todo lo que afuera se decía, eran puras mentiras de los marxistas-lininistas, para desprestigiar a las FF AA de Chile.

Analice las tres tablas presentadas. Entiéndalas y haciéndolas funcionar, sabrá como encontrar la proporcionalidad de poder dentro de los dos grandes bloques y como dejar que un bloque con una mayoría poblacional del 8%, aplaste al 72% de esa población.

De esta forma este sistema, elimina a cualquier minoría díscola y también le da cabida al grupo si le conviene. El PC y para mí, es el ejemplo vivo en Chile, de lo que acabo de afirmar. En otras palabras el llamado Sistema Binominal en Chile, permite predeterminar el resultado político de cualquier votación. No así el nombre de los electos, aunque sí podrían tenerse estimaciones con muy poco margen de error.

 

 

PROCESOS ARITMÉTICOS DENTRO DE LAS TABLAS.

Para que los datos parezcan más reales, multiplique los totales de votos y de votantes por mil. Yo no lo hice porque prefiero la limpieza explicativa de las cifras pequeñas.

He dejado como un 5% constante el porcentaje en el grupo de “Disconformes”, porque al ser disconformes con el “status quo” son disconformes hasta con los que lo desean cambiar. En estas tablas, a este grupo, yo lo he dejado como constante porque en Chile y en casi todos los países que conozco, así es lo aceptado. En otras palabras, como casi todos los “Disconformes”, son un grupo de la extrema izquierda sin nombre, es bueno saber que son una constante. Cuando este grupo sobrepasa sus límites normales, es un aviso que referido a Hamlet nos dice “Algo huele mal en Dinamarca”.

Los porcentajes y los totales de votantes en cada región de las tres tablas, son arbitrarios y fueron colocados por mí a modo de demostración. Si Ud. tiene tiempo y paciencia, podrá utilizar datos reales y verá que sus resultados personales, coinciden con los dados por las autoridades de gobierno.

Partiendo de los totales y sus porcentajes se calcularon los votos obtenidos, lo que es inverso a la realidad, pero nos sirve para comprender mejor el fenómeno. Por tanto las tres tablas presentadas son tres poblaciones hipotéticas y diferentes que sólo muestran el funcionamiento del llamado Sistema Binominal. Como ejercicio, Ud. estimado lector, puede trabajar con otras poblaciones hipotéticas y no se extrañe de tener siempre, resultados casi idénticos a los mostrados. Espero que se entretenga.

 

MAJESTUOSO FINALE

Después de entretenerme con este juego matemático voy a la ducha para cantar. mi canzonetta preferida…

A casa d'Irene si canta si ride
C'e gente che viene, c'e gente che va.
… … … …

Y así con ella… aunque ella al ser cantada en italiano y rápido, yo no comprendo bien su letra… su música es alegre y bella… con ella - yo decía - gozo recordando lo bueno y hermoso de mi lindo país, que es mucho más bueno y hermoso de lo que alguien de afuera se puede imaginar..

 

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal