Israel próxima potencia mundial en gas y petróleo
por Eduardo Hadjes Navarro

 

Queridos amigos, el escribir este comentario sobre gas y petróleo, sin ser técnico en la materia, indiscutiblemente que tendrá sus inconvenientes, pero como mis intenciones no son dictar cátedra sobre geología, sino sobre la trascendencia que tendrá para Israel los descubrimientos y explotación de inmensos e incalculables yacimientos de gas en el Mediterráneo y de petróleo en la cuenca de Shfela, creo que finalmente, podré cumplir satisfactoriamente mi objetivo.

Por el mismo motivo, en ésta oportunidad, he debido recurrir a información técnica y, al final del comentario, serán mencionadas todas las fuentes de las cuales obtuve la información aquí planteada, pero sin copiar frases o ideas textuales.

Hace un par de años atrás, Brasil descubrió grandes yacimientos de petróleo en su mar territorial y, de inmediato, la noticia fue amplia y reiteradamente difundida en nuestra prensa y noticieros.

Otro tanto ha sucedido cada vez que en cualquier lugar del mundo, nuevas fuentes son descubiertas, logrando crear la idea, o al menos la esperanza, que el mundo podrá contar con  reservas de petróleo y gas natural, por más tiempo de lo estimado.

Cuando estas reservas se ubican en lugares ajenos al Mundo Árabe, nos abre una segunda esperanza, cual es, el saber que podremos depender un poco menos de dichos países, para las necesidades energéticas del mundo occidental, lo que nos aleja unos pasos más, de la enorme influencia y presión del mundo musulmán, cada vez más influenciado por el islamismo extremo, el cual, luego de la mal llamada “primavera árabe” ha ido cobrando una influencia aun no debidamente cuantificada y valorada

Israel descubrió reservas de gas en su mar territorial y la noticia, simplemente fue ignorada. Hoy, tras  muchos años de estudios, a partir del 2004 y luego de sondeos e inversiones cuantiosas, ya tiene funcionando los yacimientos de Tamar, los cuales tienen  la capacidad necesaria para cubrir la totalidad de las necesidades israelíes por 20 años y con la posibilidad de dedicar algo a la exportación.

Más recientemente, se descubrió las reservas de Leviatán, la cual, con  sus iniciales 25 billones de pies cúbicos de gas, destinará su producción sólo a la exportación. Las expectativas que se han cifrado en éste segundo campo y abarcando toda la cuenca del Levante, podría llegar a albergar una reserva de 122 billones de pies cúbicos de gas, el cual, en su gran mayoría, se encontraría en aguas territoriales israelíes.

No siendo expertos en la materia, creo que nos resulta muy difícil cuantificar la importancia y trascendencia de dichas cifras. Posiblemente, nos podrá orientar la idea, el saber que ya tenemos a Chipre y Grecia profundamente interesadas en asociarse a Israel, para la construcción de grandes oleoductos, para transportar dicho gas, desde las refinerías israelíes, directamente a Europa, lo que significaría un cambio increíble en sus fuentes de abastecimiento y a un costo infinitamente menor.

Recordemos que el depender de naciones inestables políticamente, ha sido una de las incertidumbres mayores que ha debido enfrentar el Viejo Continente, para abastecerse adecuadamente de tan imprescindible fuente energética.

Creo que sin extenderme más al respecto, se podrá captar la increíble importancia que estos descubrimientos tienen y, la verdad, el silencio de la prensa latinoamericana sobre el tema, no me sorprende. Resulta imposible condenar o criticar a Israel por tal noticia, motivo por el cual, carece de interés periodístico su difusión.

Lo importante es que para Israel, representa un cambio a futuro imposible de valorar. Desde luego, tenemos el aspecto económico, lo cual es relativamente fácil de cuantificar.

Lo que es más dificultoso comprender, será sus consecuencias políticas y estratégicas.

No quiero entrar en  grandes especulaciones, pero ¿Se imaginan a Europa, China o India, dependiendo del gas israelí y su actitud frente a las demandas árabes y palestinas, ante el conflicto que enfrentan estos últimos con Israel?

¿Se atreverían a seguir con su actitud increíblemente unilateral y mal intencionado, en contra de su nuevo proveedor?

Pero esto, con   todo lo grandioso que es, no es el único regalo que nos ha enviado El Creador. Por si fuera poco, Hashem también nos ha destinado reservas increíbles de petróleo shale o de esquisto y,  lo que viene a continuación, es simplemente increíble.

Hasta ahora, era frecuente escuchar en forma de chiste o de reclamo, que Dios se habría equivocado, dándole a Israel desértica, leche y miel, mientras a los árabes, les dio petróleo. Estamos comprobando con asombro y alegría que EL nunca se equivoca. Lo que pasa es que, para entregar al hombre el petróleo que almacenó en cantidades asombrosas, en la tierra de Israel, esperó a que sus legítimos dueños, el pueblo israelí, estuviera en condiciones de explotarlo y aprovecharlo y, es posible que las especulaciones que recién formulaba referente a un cambio de la actitud mundial frente a Israel, ahora sí sean una realidad.

En el centro de Israel y relativamente cercano a Jerusalem, la capital eterna, está ubicada la cuenca Shfela. En dicho lugar y a 300 metros de profundidad, hay unas rocas de piedra pizarra, las cuales, están  separadas por aguas subterráneas, las que cubren 200 metros de rocas impermeables, las cuales contienen aprisionadas en su interior, petróleo shale o de esquisto.

Lo importante de todo esto es que se calcula que la reserva de petróleo llega a 250 mil millones de barriles de petróleo. ¿Saben ustedes cual es la reserva de petróleo por parte de Arabia Saudita, la principal reserva del mundo de hoy? 260 mil  millones de barriles.

Esto, nos estaría indicando que Israel es poseedor de la segunda más grande reserva a nivel mundial.

Esta información la he obtenido de publicaciones tan serias como The Jerusalem Post, Financial Post, Energy Tribune y comentarios varios, que serán mencionados al término del presente comentario.

Cosa rara (ya que las casualidades no existen) Ayer, lunes 5 de Agosto, El Mercurio publica en la página 12 del cuerpo B, un extenso comentario sobre el shale oil o petróleo esquisto, en Estados Unidos, mencionando que con las técnicas recién descubiertas, su extracción será comercial. Da como sus reservas 93 mil millones de barriles, lo que lo ubicaría como el futuro más grande productor de shale oil, mencionando una serie de otros países, sin que aparezca Israel.

Independiente que no figuremos en éste listado, lo importante es saber que en unos 5 años más, Israel se habrá independizado de abastecedores extranjeros, transformándose en un exportador imposible de ser ignorado y, posiblemente a esa fecha, imposible de ser superado.

Voy a saltarme los detalles técnicos de la nueva manera de extraer el petróleo esquisto, resumiendo que antes, se debía subir a la superficie, una masa espesa como el alquitrán, el cual debía tratarse sobre la tierra y a costos muy altos y contaminantes. Con  el nuevo sistema, creado por Harold Vinegar, para la explotación  de Shfela, todo el proceso se efectúa bajo tierra, aprovechando la energía en forma de gas, que emana de su propia elaboración y que no necesita agua proveniente del exterior, significando una emisión total de gases invernadero equivalente a la mitad de lo que produce un pozo convencional y a un costo de entre US$35 y US$40 por barril, con el agregado de entregar como sub producto, un combustible para aviones de excelente calidad y altísimo costo.

No se si el nuevo método a usar en EEUU es este u otro, ya que El Mercurio no lo menciona.

Igualmente, haré un  muy breve resumen de la Empresa que está trabajando en la explotación de Shfela, cuyo nombre es Israel Energy Inicitive (IEI) y entre sus dueños figuran el banquero y filántropo Lord Jacob Rothschild, el filántropo israelí Howard Jonas, el potentado Robert Murdoch, Harold Vinegar y el ex Vicepresidente de EEUU, Dick Cheney.

Si alguien está interesado en el proceso de elaboración o mayores antecedentes sobre la firma explotadora de Shfela, me lo puede solicitar directamente o por intermedio de ANAJNU y se lo hago llegar o puede ser la base para un próximo comentario.

Para finalizar, me gustaría haber podido transmitir a mis lectores, la importancia de lo aquí descrito. En unos pocos años más, si sumamos las proyecciones petroleras, tanto de Israel como de EEUU, podremos tener la seguridad, que el mundo se habrá librado del poder de la OPEC y los países árabes y, la prosperidad de Israel, podrá llegar a un  nivel casi imposible de imaginar en estos momentos.

Eduardo Hadjes Navarro

En primer lugar, mis agradecimientos a Manuel Karpuj que despertó mi interés en el tema, al enviarme un comentario que había sido publicado en The Jerusalem Post hace ya algunos años.

Sin la colaboración inmediata de David Abodovsky, éste comentario no habría sido escrito ya que fue él quien me ratificó la veracidad de la noticia y me proporcionó la totalidad de las publicaciones que me permitió documentarme y estas son:

The Jerusalem Post del 6 de Agosto 2013

Energy Tribune del 30 de Marzo de 2011

Financial Post del 11 de Junio de 2013

Comentario relacionado de David Mandel
 
 
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal