LESHANÁ TOVÁ TIKATEVU 5775
David ben Jaim

Queridos Amigos, 5774 acaba de entrar a la historia y vemos como se nos viene encima, imparable, el 5775.

Época de saludos y buenos deseos… Infinidad de correos, están llegando con los mejores augurios. Salud, felicidad, prosperidad, buenos negocios y un sinfín de bendiciones, se acumulan en nuestras pantallas y, lógicamente, todas son bien venidas y correspondidas.
Si me dedico a hacer lo mismo, tendré dos problemas: Mis buenos deseos, pasarán desapercibidos, en medio de la avalancha de repeticiones positivas y, lo más importante, ya lo he manifestado en otras oportunidades, nunca he necesitado de fechas especiales o determinadas, para manifestar mis buenos deseos a mis semejantes.

Cada día, cada amanecer, luego de dar gracias a Dios por el privilegio de ver un nuevo día, van mis ruegos por el bienestar de mis parientes, amigos, conocidos y también por desconocidos, cuyo corazón esté dispuesto a recibir mi cariño, puro y desinteresado.

Ésta semana, los quiero invitar a efectuar un muy breve repaso de lo que fue el 5774, tanto para Israel, como para los judíos de la golá.

Pocas veces, en su corta historia, Israel ha debido soportar momentos tan amargos y difíciles como lo vivido en el año que se nos va. Luego de un incesante bombardeo por parte de Hamás, se ve obligado a parar más de cien disparos diarios, de parte de estos terroristas, dando inicio a la operación “Margen Protector”

Creíamos estar acostumbrados a ver como la prensa internacional, nos demoniza cada vez que Israel ejerce su legítimo derecho a defenderse y como los Organismos Internacionales, se unen entusiastas, a tan macabro propósito, sin embargo, en ésta oportunidad, todo lo anterior, se vio minimizado, ante el resurgir, en su más cruda expresión, el antisemitismo ancestral, acumulado durante nuestros dos mil años de exilio.

Definitivamente, el mundo, salvo muy honrosas excepciones, se resiste a aceptar que los judíos tenemos el mismo derecho que ellos, a defender nuestra vida y la de nuestros semejantes.

Incluso países como Chile,  Uruguay y México, que si bien no nos han defendido, tampoco se han volcado en nuestra contra, esta vez no han dudado en incorporarse a las cada vez más numerosas filas de quienes nos consideran seres de segunda categoría, condenándonos por defendernos de la cruel actitud de los terroristas de Hamás.

Sin dudar en condenar el actuar de los jihadistas islámicos, de Boko Haram, del EI, Al Qaeda y la infinidad de movimientos terroristas, al interior del islamismo radical, respaldan a Hamás, por la única diferencia que estos sólo tratan (por el momento) de aniquilar a los judíos, intentando en vano, destruir Israel, masacrando a sus casi 7 millones de habitantes, incluidos judíos, musulmanes, cristianos y de otras creencias religiosas, incluidos los ateos.

Están tan ocupados lamentando y condenando a 2 mil muertos palestinos, que no tienen tiempo en pensar en los 200 mil asesinados sirios, a manos de otros sirios. A cientos de miles de muertos iraquíes y afganos, libios, egipcios y una lista infinita de países africanos, los cuales se dedican impunemente, a matar a chiitas, sunitas, cristianos y a quien quiera que se ponga delante de ellos y se nieguen a adoptar de inmediato, sus propias creencias religiosas.

Recién Occidente e incluso naciones árabes, están reaccionando frente a la barbarie inaudita del EI, tratando de ponerle atajo, al comprender que si no los paran, ellos mismos, estarán siendo las próximas víctimas, a muy poco andar.

Desde hace años, Israel está tratando de hacer comprender a Occidente, que ellos son el único y gran tapón, que se opone al rápido irrumpir de estos grupos, en sus naciones.

Tercamente, los supuestos estadistas guardianes de nuestra civilización, se han negado a creer las permanentes y claras amenazas, emitidas y proclamadas, por el islamismo radical, el cual proclama que ya se inició la gran Jihad (guerra santa) en contra de los herejes (todos los no musulmanes más estos, que no sean de su propia tendencia) engañándose a si mismos, al indicar que tan sólo se trata de musulmanes contra judíos o musulmanes de otras sectas. Tuvieron que ver la proclamación del Califato sirio-iraquí, para reaccionar parcialmente.

Producto de la operación Margen Protector, hemos visto resurgir el antisemitismo, tanto en Europa como en América, a niveles que creíamos ya desaparecidos, luego de la tragedia del Holocausto, acontecimiento que cada día, va siendo negado por más gobiernos, tanto musulmanes como cristianos.

Éste Shabat recién pasado, en las Sinagogas del mundo, leímos y estudiamos las dos últimas Parashiot Nitzavim y Vayélej previas a Rosh Hashaná.

Su estudio, me demostró una vez más, la realidad de la atemporalidad de la Torá. Efectivamente, en la primera Aliá, Moshé nos manda un mensaje que no podemos desoír. Se inicia con Deuteronomio XXIX v. 9) “Vosotros todos estáis hoy presentes…hasta llegar al v  13) Y no solamente con vosotros yo hago este pacto y este juramento, 14) sino con aquél que está aquí con nosotros hoy delante del Eterno, nuestro Dios, y también con aquél que no está aquí hoy con nosotros”

¿Quiénes son “aquél que no está aquí hoy con nosotros”?

Sin lugar a dudas, se refiere a las venideras generaciones, incluidos nosotros, con un pie en el 5774 y el otro en el 5775, pero también, o principalmente, se está refiriendo a aquellos de nosotros que hoy, en estos mismos instantes, están alejados del judaísmo, por el motivo que sea.

Están aquellos que abandonaron a Dios, reemplazándolo por idealismos extremos o por fanatismos igualmente extremos, tanto los auto nominados “progresistas” que no dudan en respaldar a los palestinos, en contra de Israel, como los ultra ortodoxos, que corrieron sumisos, a suplicar a Ahmadinejad que destruyera a Israel, por no haber esperado la llegada del Mesías.

Más numerosos que ambos grupos, están aquellos que creen que ya no necesitan ser judíos. Se olvidaron que, llegado el momento de la barbarie hitleriana, las duchas de gases y los hornos crematorios, se saturaron de ellos, sin resquemor alguno.

¿Creerán aquellos judíos que salen a gritar en contra de Israel, que el marxismo los protegerá, si Dios no lo permita, el antisemitismo sigue cundiendo, como lo ha hecho  durante el 5774? Ya se que los comunistas y todos los grupos “progresistas” ocultan avergonzados, su calidad de marxistas leninistas,  luego del estruendoso fracaso de tal doctrina, pero nosotros, los que no comulgamos con tales tendencias, no tenemos por qué transformarnos en sus cómplices, ayudándoles a ocultar tal realidad.

Dios Todo Poderoso, danos la fuerza necesaria, durante éste 5775, para superar, los ataques que tan ignominiosamente, se nos viene encima. Ilumina a los gobernantes de Israel, de manera que logren sortear satisfactoriamente, la barbarie que se pretende perpetrar en su contra y, a nosotros, los judío de la diáspora, que nos unamos en la defensa de nuestras sagradas creencias, de manera que no seamos nosotros, los que anulemos el sacrificio de millones de hermanos nuestros, que durante 2 mil años, no dudaron en sacrificar sus propias vidas, con tal de mantener incólume, Tu pacto con nosotros, Tu pueblo.

Digamos todos AMEN. 

 

 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal