Fidelidades

Tiberio Yosif Klein

Se tiende a mirar el mundo árabe con el mismo prisma de la sociedad en la cual se está viviendo. Eso ha hecho que no se comprenda lo que sucede en esos países, donde luchan entre sí grupos que para un observador objetivo podrían ser muy similares. Ya se entiende que dentro del Islam hay un antagonismo entre las dos corrientes, los sunitas y los chiitas, y que el “Estado Islámico” (EI) es sunita, y pretende crear un “califato” que por supuesto no incluirá a sus enemigos chiitas. También hay bastante información sobre que los chiitas están liderados por Irán, y que los sunitas lo están por Arabia Saudita; país que sin embargo ahora parece ir contra los del EI, ya que su expansión podría poner en peligro su gobierno absolutista si llegaran a entrar en su territorio, lo que además haría peligrar el petróleo que manejan.

(La división chiita – sunita se produjo después del fallecimiento de Mahoma el 632 EC. Los chiitas consideran líderes del islamismo a los descendientes de Alí, yerno y primo de Mahoma, y cuarto califa. Los sunitas consideran líderes a dirigentes religiosos elegidos por la realidad política de los tiempos. En la batalla de Karbala, actual Irak, el siglo VII, - había mucho dinero y poder en juego - fue muerto el hijo de Alí, Hussein, momento desde el que no ha cesado el antagonismo entre ambas facciones)

Cuando los occidentales hablan de “democracia” para los países árabes, no están comprendiendo la mentalidad y cultura de éstos. Para los árabes priman los conceptos de “familia”, “tribu” y “clan” por sobre el de “país” o “estado”. En Arabia Saudita, cuna de los árabes, ya que fue desde donde los ejércitos de Mahoma conquistaron y convirtieron a su fe a los habitantes de las tierras donde ahora los habitantes son considerados “árabes”, en el siglo XVIII la tribu de los Ibn Saud adoptaron el “wahabismo”, que es una variante doctrinal del Islam sunita inspirada en una reforma de Ibn Taymiya (1263 -1328), que fue adoptada y fundada por Abd al-Wahab (1703 – 1791). La tribu Ibn Saud, al conquistar la región de Al-Higaz y las ciudades de la Meca y Medina entre 1924 y 1925 implantó su doctrina islámica. Dos años más tarde crearon el primer reino wahabita de Arabia central, adoptando en 1932 el nombre de su tribu, Arabia Saudí, de manera que éste país es de un tribalismo dinástico.

(El Wahabismo sostiene el principio de la unicidad de Dios, rechaza el culto a santos del islam  sufista y popular, así como peregrinar y orar en las tumbas de dichos “santos”. Considera a los chiitas herejes, y a quienes no siguen el islamismo estrictamente los declara infieles. Es un islam puritano que condena la música, reír, fumar, la poesía, y se une a la monarquía saudita férreamente)

En el mundo árabe hay tres unidades principales que formaban el marco social preislámico, pero que sigue presente en sus sociedades. El grupo más grande es la “Tribu”, llamada generalmente “Qabila”. La tribu está dividida en un número que pude variar de “Clanes”, llamados “Hamula”, “Batn” o “Hayy”, y el clan está compuesto de un número también variable de “Familias”, las “Bayt” o “Ahl”.

La familia está conformada por todos los hijos varones de un mismo abuelo, y a ellos se unen las esposas, hijos y hermanas solteras. El “pater familia” es el hombre más anciano, y es consultado sobre asuntos trascendentes de la familia. Esta, junto con varias otras que conforman el “Clan”, pueden tener cientos e incluso miles de personas, lo que les permite en algunos casos crear instituciones de caridad, viviendas, mezquitas y salones para uso y beneficio exclusivo de sus miembros. Finalmente la unión de varios clanes conforman una “Tribu”, que tiene un antepasado común que conmemoran y respetan. Algunos clanes pequeños pueden buscar la protección de clanes mayores, siempre que compartan un antepasado común.

(Esta descendencia de un antepasado común viene desde la más remota antigüedad, cuando los grupos humanos tomaban como “tótem” o figura sagrada la que les recordaba dicho antepasado, muchas veces representado como un animal – oso, lobo, tiburón, etc. -, bajo el que se agrupaban y reconocían)

Esta estratificación social viene de la mentalidad tribal de los beduinos del siglo VII, que eran los que vivían en la tierra ancestral de los árabes, la actual Arabia Saudita, lo que fue incorporado por el Islam para conseguir adeptos entre esos pueblos nómadas. (Aunque lo más probable es que al ser esa la conformación de la sociedad que conocían Mahoma y sus seguidores, no se les habría ocurrido otra posibilidad).

Así es como las tribus árabes islámicas, e incluso cristianas, superan las fronteras de los estados. Esto afecta la política misma de esos países - que después de todo fueron creaciones ficticias de potencias occidentales -, ya que crean redes de fidelidad que incluso muchas veces son internacionales, cuando sus miembros han emigrado a otros países.

Este “tribalismo”, al que sus miembros son realmente fieles y no a los países en los que viven, ha hecho que tengan trascendencias sociales importantes. Por ejemplo en Siria, en marzo de 2011 la policía política de Bashar al Assad detuvo y torturó a quince niños. Esto hizo que los líderes de los clanes del pueblo de Deraa llamara a revelarse contra el dictador sirio, lo que se extendió a otras poblaciones como Homs, Damasco y Deir al-Zor, comenzando los combates como oposición al régimen.

En el caso de Yasir Arafat, su tribu era Al-Qudwa, la que pertenecía al clan Al-Husseini situado en Gaza, el mismo de su tío, hermano de su padre, el Gran Mufti de Jerusalm, cargo en el que fuera nombrado por los británicos. El nombre original de Arafat era “Mohamed Abdel Rahman Abdel Raouf Arafat al-Qudwa al- Husseini”, y nació y creció en El Cairo, Egipto. Adoptó su nombre “Yasir” del compañero de Mahoma, Amar ibn Yasir.

(Muhamed Amin al-Husseini, 1895 – 1974, fue líder religioso musulmán y nacionalista. Fue antisemita furioso, aliado de los nazis durante la 2ª Guerra Mundial, y encabezó numerosos pogroms asesinando judíos inocentes durante el Mandato Británico en Palestina)

En la actualidad hay clanes que son adictos a uno u otro factor político. El clan “Helles” fue conocido el 2008 por su violento enfrentamiento con el gobierno militar de Hamas en la Franja de Gaza. Alineados con Al Fataj, partido de la Autoridad Palestina que controla el “West Bank”, o sector de Judea y Samaria que está bajo esa organización palestina, el 26 de julio de 2008 reventaron en la ciudad de Gaza un autobús que mató a cinco miembros del grupo armado de Hamas, las “Brigadas ad-Din al-Qassam”, dentro del enfrentamiento que Hamas y Al Fataj mantuvieron allá; y que terminó con la expulsión de Al Fataj de Gaza, con el asesinato de cientos de sus partidarios.

(La denominación de los misiles “Qassam” que lanzaron por miles contra Israel  proviene del nombre del grupo Brigadas ad-Din al-Qassam de Hamas)

En la ciudad de Hebrón, los miembros de Hamas que residen allá están dirigidos por una familia de la tribu Qawasameh. Numerosos ataques terroristas fueron efectuados por ese grupo, entre ellos las masacres de autobuses en Jerusalem que costaron la vida a más de cuarenta israelíes. Dos de sus líderes, Abdala Qawasameh y Basal Qawasameh fueron considerados gestores de esos atentados, y posteriormente los mataron fuerzas del ejército israelí, las FDI.

Al haber un conflicto, normalmente los líderes son claramente identificados. En el caso de los árabes, a la vista de su fidelidad a la familia, al clan y a la tribu, este liderazgo se diluye en distintas variables que pueden cambiar incluso durante el transcurso de un enfrentamiento, dependiendo de los acuerdos eventuales que pudieran acordar sus dirigentes. Tampoco están siempre claros los límites geográficos en los que desarrollan sus actividades. Esto está a la vista en el caso del Estado Islámico, EI, que se está moviendo en territorio de Irak y Siria sin pretender abarcar algún país, sino que tomarse lo máximo que puedan de lo que para ellos ha sido parte del islam, pero solo sunita.

De manera que cuando en la Unión Europea o en Estados Unidos miran a “los árabes” como unidad, y a los países en los que estos moran como algo definitivo geográficamente, aparentemente desconocen o no toman en cuenta la cultura tribal que aún mueve a esos pueblos. Es lo que dificulta a Israel para llegar a acuerdos más claros con los líderes árabes, ya que éstos ven el mundo desde su cultura, y tampoco tienen conocimientos claros de la de los otros.

La cultura árabe es la que les hace decir “Yo contra mi hermano.  Mi hermano y yo contra mi primo. Mi hermano, mi primo y yo contra mi vecino. Mi hermano, mi primo, mi vecino y yo contra el mundo”. Es lo que hace que los árabes en Chile apoyen a los musulmanes que pretenden destruir a Israel desde Gaza – y desde cualquier otro lado también - : a pesar de que esos de allá son musulmanes, los descendientes de los mismos que les hicieron a sus antepasados escapar a Chile para evitar ser perseguidos como cristianos. Porque los árabes de Chile siguen su cultura y el concepto que encierran las frases anteriores, prefiriendo atacar a su “enemigo judío”, aunque sea apoyando a los musulmanes, que fueron los que les persiguieron a ellos.

Es lo que hace que, para sorpresa de muchos, Mahmud Abbas, el presidente de la Autoridad Palestina, haya celebrado a los asesinos de israelíes, a los que recientemente arrollaron con un vehículo, matando e hiriendo a varios inocentes. Uno podría pensar que está intentando lograr la aprobación de Hamas, con los que siempre tiene un acuerdo en cuerda floja. Pero más bien se trata de que realmente celebra los asesinatos y atentados, quizás sin poder resistirse a decírselo a su público, aún a costa de que eso dificulte cualquier conversación con los israelíes.

Como se dice en Chile, “Mostró la Hilacha”: término que se usa cuando alguien delata, aunque no sea su propósito hacerlo, su tendencia ideológica, quedando así en evidencia delante de los demás.

 

WWW.TIBERIOYOSIF.COM
(En esta página Web puede obtener los libros de Tiberio Yosif Klein y leer sus artículos, 
con  posibilidad de traducción al hebreo, inglés, francés y alemán


 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal