Educación para todos y… ¿Cómo?

Humberto Silva Morelli

Ya expuse las líneas generales de mi pensamiento sobre el tema y también di a entender que él…  y en líneas generales es proyectivo. Toda solución a un hecho pasado es proyectiva, porque sin olvidar el pasado, la solución se encamina hacia lograr un futuro mejor. También expliqué lo que se destruyó en cuarenta años (dictadura más concertación)… para volver a un inexistente pasado, caminando en el carro del neoliberalismo, que los añorantes  de la segregación, ven como lo mejor para el futuro. Ahora ellos saben que están equivocados, pero siguen hablando de una libertad que no quieren para convencer a los que no pueden pagar una educación privada, que son la mayoría. Ellos tratan de convencer enfatizando dos cosas del pasado… acentuar la división de clases sociales, y convencer a los timoratos, para mantener un fracasado sistema educacional para Chile, basado en la segmentación social. Así han transformado a casi todos los jóvenes en seres no muy racionales por falta de conocimientos y al resto… que son la inmensa mayoría de los chilenos… en añorantes de un pasado que ellos desconocen porque no lo vivieron, pero que les han vendido como la panacea no descubierta. Aunque todos los que algo hemos leído de historia, sabemos que todos los imperios basados en la desigualdad, son lenta pero seguramente eliminados. También sabemos que Adams Smith, economista y filósofo que en su época fue un visionario,  hoy no ha podido ser superado aunque si deformado por el Sr. Milton Friedaman, que para mí y sin ser economista ni sociólogo… sólo me parece ser como el sumo sacerdote de los añorantes de las Ciudades Estado que adoraban un Dios-Rey. En esas primitivas épocas del nacimiento del hombre social, la fuerza muscular era determinante para ser el “Líder Elegido por los Dioses”, cualidades que tenían esos reyes y faraones como el Rey Nimrod, que al parecer fue el salvaje que quería edificar una torre, tan alta, que al tocar el Cielo le permitiera hablar con D’s ¿De qué? Este rey fue el mismo que por considerar a Abraham un disidente lo mandó matar… ¿Historia antigua?... ¿Actual? … ¿Leyenda? … da lo mismo. La vida era y es así. Miles de años después, Rubén Darío, en un poema que narra cómo fue designado Caupolicán como Toqui, o en otros términos… como el Jefe de los araucanos en su guerra contra los españoles… cuando Darío escribió que este guerrero fue nombrado Jefe porque era como…“Nemrod que todo caza, (y que podía) desjarretar un toro, o estrangular un león.” De lo que se puede inferir, comparando el antes con el ahora, que el hombre de hoy sólo ha cambiado con el aprovechamiento de los conocimientos adquiridos de la más remota antigüedad. Pero que intrínsecamente seguimos siendo tan brutos como antes.

Mi punto de vista para ver la solución de nuestro problema educacional, está clarito en el Tanaj. Si pensamos que… y antes que cualquier otra consideración… que Adonai… sabiendo TODO porque TODO lo hizo y lo hace TODO… y antes que pedir nada… El nos pide dar amor porque ÉL es amor y porque somos sus hijos… y que por eso entre nosotros somos hermanos. Entonces… ¿Por qué nosotros hacemos diferencias entre nosotros mismos? … ¿Entre nuestros hijos? … ¿Porque somos diferentes? … ¿Porque tenemos aptitudes diferentes? … ¿Acaso nuestras diferencias no son obras del Creador? …  ¿Por qué estigmatizamos así… las maravillosas instancias de la vida que ÉL nos dio? ¿Por qué seguimos repitiendo una y otra vez la historia de Iosef y sus hermanos, como si no fuera nuestra historia? Si somos capaces de responder estas preguntas con amor, entonces seremos capaces de entender que debemos cambiar todo lo que hizo la dictadura producto del odio… producto de la ausencia de amor. Y como sólo somos seres humanos, nuestra sociedad no puede cambiar de repente. “Piano… Piano… va lontano” nos dice un viejo proverbio italiano, que mal traducido se expresaría así: “Si despacio y seguro es tu andar … llegarás lejos.” 

Ya lo dije en mi anterior artículo. El hombre avanza hacia su futuro mediante el sistema: “prueba – error - prueba – error”. Da lo mismo si este sistema se auto-aplica, o si es producto de una decisión consciente experimental o no.  En este caso, una situación se diferencia de la otra, sólo en el tiempo que la sociedad necesita para cambiar el odio por algo de amor. Esto es un axioma. No se necesitan pruebas para entender que esto es y será siempre así. Lo que se necesita para entenderlo, es un poquito de inteligencia, la que a mi parecer, está tan bien repartida como el sentido común, que sin duda alguna es el menos común de todos los sentidos.

Está visto nuestra raza humana que no tiene sub-razas… sabe que hasta para echar a perder las cosas se necesitan años. También está visto que para arreglar las cosas, se necesita más tiempo que para echarlas a perder.

Si sucediera que nuestra casa se desordena por imposiciones inconsultas que tienden a cambiar nuestros hábitos y costumbres, sólo los habitantes de la casa la pueden reordenar. Es cierto que a veces los dueños de casa, deben contratar a un experto para arreglar lo que ellos no saben cómo hacerlo. También es cierto que todo arreglo necesita de cierto orden en el tiempo y que a veces todo lo arreglado necesita volver a arreglarse. Pero también es cierto, que si nada permaneces estático en el tiempo, pueden haber cambiado las necesidades y lo bueno que hubo, hoy puede ser mejor si lo tomamos de otra manera. Pero siempre es el que sufre la vida en un lugar, es el que debe ver la forma de establecer el arreglo… y en un país, donde se gobierna con democracia, es igual. La mayoría es la que impone las reglas (lo que los extremistas de derecha y de izquierda aún no entienden y la verdad es que no entienden porque no pueden entender), lo que no significa necesariamente, que de primera todo cambio salga bien. No sería humano si eso sucediera. Tampoco significa, aislar, expulsar o matar a los disconformes… eso ya lo hizo nuestra dictadura  y todas las conocidas, sin obtener nada bueno… sólo significa tratar de incluir a los díscolos (a esos que les cuesta entender pero que pueden hacerlo), para que comprendan lo que significa el amor al prójimo, que va de la mano con el respeto mutuo entre personas.

Para finalizar deseo recordar una frase de un verdadero estadista, según mi criterio. De un hombre de otra época. De un hombre de otra derecha, y que fue derribado como Presidente de Chile por la misma derecha. De un hombre de derecha que al ser reelecto como Presidente de Chile, dejó una frase para el bronce que yo aún recuerdo:

EL ODIO NADA ENGENDRA… SÓLO EL AMOR ES FECUNDO.

No es malo recordar lo bueno que hemos tenido, aunque nuestra posición política en el pasado no sea la nuestra de hoy. No entregaré el nombre de este gran Presidente de Chile para que si usted no lo sabe, estimado lector, lo busque y se sienta orgulloso de ser chileno. Sólo diré que después de él fue electo Presidente don Pedro Aguirre Cerda, cuyo ideario de vida fue: GOBERNAR ES EDUCAR. Si no los recuerda y los busca… ya no los olvidará. Y para los que crean que yo estoy equivocado, les diré… Puede que si… Todos podemos equivocarnos… Todos somos diferentes con el tiempo… Pero casi siempre, sólo para no decir siempre… yo respeto y he respetado la diferencia, dentro de mis valores éticos. Y dentro de mis preceptos personales, está el haber apartado al “odio” de mi vida… y como para mi entender, el neoliberalismo impuesto por nuestra reciente dictadura, y defendido por actuales termo-céfalos de derecha, es el odio tecnificado que algunos hoy algunos disfrazan de democracia… eso también lo he apartado de mi vida.

Con estos últimos dos escritos, no espero convencer a nadie… pero deseo hacerlos pensar que si queremos tener un Chile mejor, todos debemos poner nuestro granito de arena. Discutir hace bien si uno tiene propuestas que permitan trabajar en equipo para solucionar los problemas. Pero criticar sin proponer y proponer sin ayudar, no sirve. Todo acto dictatorial, tampoco sirve. Eso sólo puede detener nuestro andar, cuando necesitamos arreglar lo que fue desarreglado. No nos auto-excluyamos. Chile hoy nos necesita. Pero también “DEBEMOS SOÑAR”, y eso es materia aparte. Ya la veremos. Hasta pronto.

Señores de derecha, de centro o de izquierda. Me gustaría conocer alguna opinión de ustedes sobre este problema, que para mí es política, entendiendo que ella debiera ser, ciencia mezclada con amor y respeto hacia todos nuestros hermanos.

 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal