El fanatismo político de hoy

Humberto Silva Morelli


 

Hace algún tiempo que no escribo mis comentarios sociales y no le he hecho sólo porque he dejando decantar los hechos y mis pensamientos. Hoy nuevamente escribo mis pensamientos asociados a los hechos que he visto en mi mundo y muy especialmente en mi país y he obtenido un resultado posible de analizar y por tanto de aceptar o rechazar.

Creo firmemente que todo lo sucedido está penetrado por el fanatismo. Está mojado por el fanatismo. Está deformado por el fanatismo.  Y cuando eso sucede… entre los muchos políticos de hoy, no hay argumentos válidos… sólo hay emociones que hablan sin  escuchar razones. Hay emociones que se adueñan del alma. Hay emociones que nos hacen creer que con lo que hacemos… defendemos nuestra verdad y nuestra vida. Hay emociones que al exaltar nuestras hormonas, perdemos racionalidad, integridad y dejamos que nuestro “yo” animal… maneje nuestro cuerpo, alejándonos de los valores morales que decimos defender. Alejándonos del amor, para ser dominados por los ídolos de barro, cuyo idioma es el odio sin fronteras.

Hoy he sentido que en nombre del amor, se mata… se tortura y se siembra el odio. He visto como en nombre de la democracia, se encarcela al que piensa diferente. He visto como en nombre de la democracia, y utilizando métodos democráticos, se gana una guerra no iniciada.

Y tal como una vez se desmembró a Chile, aterrorizando a los oponentes con hechos de salvajismo inenarrables, hoy veo que el ambiente en el mundo y en Chile se polariza por la negativa de los seres políticos, de razonar.

Así, en el mundo, fanatismo y extremismo, es una sola enfermedad con diferente nombre. En Chile veo personas políticas que callan (¿por qué?) y veo a personas políticas que agarrándose e interpretando decires del campo político opuesto, auguran el Argamedón para Chile. Veo en otros casos, que la victoria electoral de la Nueva Mayoría en Chile, ha cegado algunas mentes victoriosas y ha enajenado a algunos perdedores, hasta el punto de desconocer el triunfo opositor y dicen que cambiar el nuevo liberalismo imperante y demostradamente tan lleno de odio como fue el Gobierno Militar, por un sistema democrático y liberal… definido como una Social Democracia,  es una aberración que nos conducirá irremediablemente a la Apocalípsis.

¿Es que estos señores políticos no son capaces de valorar el éxito de los países con una tecnología altamente desarrollada? Como los Países Nórdicos… los Países Bajos… Alemania y unos pocos más, que han abrazado a la Social Democracia. ¿Es que estos señores políticos no son capaces de entender la diferencia que existe entre países donde se ha erradicado la pobreza, con los países donde conviven pobreza e ignorancia? ¿Y todo eso en el mundo llamado occidental y cristiano? ¿Y todo eso en un mundo cuyos valores morales están todos escritos en sus libros santos? ¿Es que en nombre de la libertad, ya ha llegado la hora de prohibir la lectura de esos libros, para eliminar el amor que mana de ellos?

No deseo ni recordar un negro trozo de nuestra reciente historia, pero hoy veo el mismo fanatismo y la misma sinrazón de esa época, en algunos políticos de ambos bandos. ¿Es que Chile ya no ha tenido tanta sangre y dolor como para aprender? 

Pero hablar del fanatismo sin definir a un fanático es no hablar, porque nadie se cree ni fanático, ni tonto, ni feo. Para evitar malos entendidos idiomáticos, recurriré, como es mi costumbre a la RAE, quién define así a un fanático:

(Del lat. fanatĭcus).

1. adj. Que defiende con tenacidad desmedida y apasionamiento creencias u opiniones, sobre todo religiosas o políticas.

2. adj. Preocupado o entusiasmado ciegamente por algo. Fanático por la música.

En otras palabras, es fanático… aquel cuyo convencimiento de su verdad es absoluto y que por eso no admite la existencia de otras verdades. Hay muchas otras maneras más sutiles de expresar lo mismo en términos menos discutibles. Pero como ya lo expresé, un fanático siempre cree que su concepto de verdad es absoluto e indiscutible. Hay muchas personas que confunden sus convicciones con la verdad y por eso ellos hablan con la verdad, que no necesariamente es la tuya, estimado lector. Y si alguna persona tiene estas características y está en una situación de poder, es peligrosa… porque su fanatismo le impide razonar. Porque su fanatismo lo ciega. Y porque en general, la tozudez de la ignorancia, no es muestra de inteligencia.

Sin embargo y cuidado… tanto en religión como en política, hay fanáticos por conveniencia… que son los peores. Son los más intransigentes. Son los que no trepidan en atropellar todos los valores humanos, para demostrar su Fe, religiosa o política, aunque no crean en ella. Y estos, que no son ni ciegos ni tozudos… cuyas convicciones se identifican con sus conveniencias personales… y por eso y con hechos, ellos son muy peligrosos… porque ellos siempre quieren demostrar con su extremo fanatismo, su extrema fidelidad a su causa.

¡Señores!  Con mis casi 87 años, yo… sabiendo que sólo soy una voz que hoy grita en el desierto les pide cordura. El camino que está comenzando a recorrer la política chilena, es casi igual a lo que yo vi antes de 1973. Donde la guerra entre tozudos, estimulada por los que sacarían beneficios económicos de ella, nos llevó a la casi destrucción de nuestro Chile. Señores… ¡No lo volvamos a hacer! Demostrémosle al mundo que nuestro país es confiable y estable, porque nosotros los chilenos, somos confiables y estables y porque dentro de nuestra confiabilidad y estabilidad, somos diferentes y aceptamos nuestras diferencias. Hay muchos países que son grandes porque han aceptado la diversidad humana en todas sus formas y hay un profundo respeto por la pluralidad.

Yo soy judío y demócrata… y creo que en este mundo hay espacio para todas las diversidades humanas. Y creo que todas las diversidades debiéramos unirnos para crear un mundo de paz y amor. Y la construcción de este mundo, no consiste en destruir todo para renacer. La vida no es así. La vida es un continuo nacer y un continuo morir. No es un renacer ni es un matar. El renacer es una idealización no probada que está más allá de nuestras limitadas posibilidades. El matar es tronchar una vida, hecho que no debiera estar en manos del hombre.

¿Por qué la derecha chilena considera intocable el sistema “neo-liberal”? ¿Acaso es posible que la economía de un país se auto-regule? Si esto fuere así… ¿qué objeto tendría el tener un gobierno? … ¿Qué regularía un gobierno? Sin embargo se ha visto que un conjunto humano necesita de acuerdos explícitos para sobrevivir como conjunto. y eso y no otra cosa es un gobierno.?

En el campo contrario, en la izquierda chilena, hubo quienes consideraban intocable el sistema socialista, puesto en práctica la U.R.S.S. ¿Y qué pasó con la U.R.S.S.? ¿Dónde quedaron las libertades y el progreso tecnológico de la U.R.S.S.? Está bien… el experimento no resultó y hoy la antigua U.R.S.S. es un estado capitalista casi de segunda… y por eso hoy me pregunto… ¿Qué pasó con los fanáticos socialistas?

No deseo continuar con ejemplos, pero está claro que lo peor para un país son esos fanáticos que tienen intocables y profundas convicciones, sea porque son almas puras que desean la redención del mundo según sus ideas o porque esas ideas se avienen con sus personales conveniencias, lo que evidentemente dista mucho de la pureza deseada. Esos conflictos, que una vez casi nos destruyen como país, los veo renacer en nuestra derecha y en nuestra izquierda. También veo que en esa división partidista, hay gente que piensa… hay gente que no desea volver a usar el salvajismo de una dictadura como camino de gobierno. El renacer del Ave Fenix, no justifica su quemazón. No lo hagamos de nuevo. No hagamos con nuestros hermanos, lo que no queremos que ellos hagan con nosotros. Si nosotros somos los privilegiados, demos algo que no sea limosna, nuestros hermanos no lo merecen.

Estimado lector-amigo. Creo que todos los que creemos en un Dios de Amor, debiéramos influir para poner término a este nivel de beligerancia que estamos alcanzando. No es bueno para nadie repetir las brutalidades que en nuestro país se cometieron. Aprendamos a caminar juntos. Aprendamos a respetarnos y si es posible a amarnos. Entendamos que nuestros Libros Santos dicen en todas letras que la vida es amor ¿Eso es tan difícil de entender? Ayuda lector-amigo. Ayudémonos todos para poder cambiar. Atte. te lo pide tu amigo

 

 

 

 

 Comparta este articulo con sus contactos:

 Tweet   

 

Ir a página principal