EL OJO DEL HURACÁN

Tiberio Yosif Klein


Reuven Rivlin, el nuevo presidente de Israel, miembro del Likud de gobierno, representa lo más típico de la mentalidad del país: por una parte no cree en que sea realista que hayan dos estados, uno judío y otro árabe palestino, sino sólo uno, judío. Y que este abarque desde el mar Mediterráneo hasta todo lo que es Jordania. Pero por otra parte es tan democrático que se opuso en la Kneset – parlamento de Israel – a la ley que quitaría la nacionalidad israelí a los diputados árabes israelíes que se retiran de la Cámara cuando se toca el himno nacional del país, y que se reúnen con enemigos del Estado Judío. Lo que hace que sea respetado y querido por árabes israelíes y por los izquierdistas judíos.

Esta mentalidad, curiosa por decir lo menos para muchos países democráticos, hace que Israel, dentro del Medio Oriente, exista dentro el ojo de un huracán. Esto significa que es un remanso de democracia y desarrollo entre una vorágine de dictaduras, violencia y grupos que asesinan sin alterarse a cualquiera que no los siga en su ideología religiosa y política.

(Ojo del Huracán: es la región de condiciones meteorológicas calmas que se forma en el centro de violentos ciclones tropicales. Suele tener un diámetro de entre treinta a sesenta y cinco kilómetros y lo rodea un anillo de tormentas muy severas y destructivas)

En estos momentos Israel está rodeado por regímenes de violencia explícita o potencial. Egipto, tras el intento del presidente electo del grupo de los “Hermanos Musulmanes” de imponer la dictadura de su islamismo, ha vuelto a caer en la dictadura militar que ha tenido desde el levantamiento militar que se hiciera contra el rey Faruk en 1952, excepto durante el período del depuesto presidente Mohamed Morsi de los Hermanos Musulmanes. Recién Hossam Eissa, Ministro de Educación Superior de Egipto, leyó la declaración del Consejo de Ministros según la que éste ha declarado al grupo “Hermanos Musulmanes” y su organización como una organización terrorista.

(Movimiento de Oficiales Libres: el 23 de julio de 1952 los militares Gamal Abdel Nasser y Mohamed Naguib dieron un golpe de estado contra el rey Faruk, obligándolo a dimitir. En 1953 se proclamó la república con Nasser como presidente)

En Jordania el gobierno se enfrenta a una oposición que por el momento es controlada, pero el rey se ha visto obligado a ir cediendo posiciones. Los árabes palestinos – que son el mayor porcentaje de los habitantes del país, que a fin de cuentas es el 70% de la provincia otomana denominada Palestina por los británicos, que la cortaron para dársela a los árabes – se oponen pasivamente al reinado de los árabes Hachemitas. También van adquiriendo notoriedad los islamistas, y ahora, con los miles de refugiados sirios debido a la crisis en ese país los salarios para los jordanos van a la baja debido a la competencia de los refugiados. De manera que el rey y su gobierno tienen que estar atentos a cualquier intento de desequilibrar el statu quo.

Arabia Saudita, reino sunita, exige a su vecina Qatar, chiita,  que corte su relación con la Hermandad Musulmana de Egipto y que cierre su canal de televisión Al Jazeera. También le impele a cerrar las secciones locales de la Brookings Institution y de la Rand Corporation de Estados Unidos. De no cumplir con la demanda, Arabia Saudita amenaza con bloquear al emirato de Qatar por mar, tierra y aire; les emitió dicha amenaza antes de retirar su embajador en Doha.

También Arabia Saudita ha declarado como organizaciones terroristas a la de los Hermanos Musulmanes, al Hezbola del Líbano, y a las que operan en Siria vinculadas a Al Qaeda: Jabhat al Nusra y Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS). Todo lo anterior dentro del liderazgo que Arabia Saudita ha tomado en la lucha de los sunitas contra los chiitas, con Irán como su líder. Por otro lado está en contra de los islamistas extremos cercanos a Al Qaeda que podrían desestabilizar el reino Saudí. Es sabido que éste es manejado con mano de hierro, sin aceptar ninguna desviación del su ideología wahabista islámica, pero con temor a no ser desestabilizada por esos grupos radicales.

(Wahabismo: Corriente musulmana sunita fundada por el Sheik Abd al-Wahab Kirgiz el siglo XVIII, que aplica rigurosamente la ley islámica, Shaaria, y desea expandirse por todo el mundo)

(Brooking Institution: centro de investigación fundado en 1916 sin fin de lucro, que afirma estar dedicados a la investigación y educación en ciencias sociales como economía, gobierno y política exterior con sede en Washington D.C.)

(Corporación Rand: es un laboratorio de ideas – think tank - norteamericano que forma a las fuerzas armadas de su país y analiza opciones militares en el orbe en relación con Estados Unidos)

(ISIS: grupo yihadista fundado en 2003 al llegar el ejército de USA a Irak. Es sunita extremista y Estados Unidos paga 10 millones de dólares a quien les lleve a capturar a su líder Abu Bakr al Bagdadi. Tienen unos 8.000 combatientes en Irak y unos 5.000 en Siria, con extranjeros de Chechenia, Afganistan, Europa y Estados Unidos. Al conquistar la ciudad de Mosul se apropiaron de 430 millones de dólares del banco central)

En Líbano, un país de cuatro millones de habitantes, se han refugiado un millón de sirios debido a la guerra en ese país. Como si fuera poco, el grupo terrorista Hezbolá tiene secuestrado al gobierno debido a su fuerza militar que sobrepasa al ejército libanés. El grupo Hezbolá, creado entre 1977 y 1979 tras la caída del Sha de Irán, y formado por el gobierno chiita islámico posterior, desequilibra el acuerdo entre musulmanes sunitas y chiitas en Líbano. Todos habían acordado no involucrarse en el conflicto de Siria, lo que fue violado por Hezbola con el pretexto de ayudar a otros chiitas. El gobierno libanés no tiene los medios de influir en las decisiones de Hezbolá, que si por el momento combate en Siria, el mandato de sus dirigentes en Irán son atacar a Israel en algún momento.

En efecto, Hezbolá no ha perdido de vista su “misión” de destruir Israel. En agosto de 2012  hizo un ejercicio militar de tres días con 10.000 combatientes en el valle de Bekaa que simulaban un conflicto con Israel. Tiene una unidad entrenada para operaciones de sabotaje submarino y aterrizajes por vía marítima. Cuentan con la ayuda de Irán, que posee buques sumergibles y semi sumergibles de ataque rápido que podrían ser suministrados a Hezbolá.

El conflicto en Siria lleva oficialmente 150.000 personas muertas, aunque no hay manera de saber las cifras reales ya que no hay quien las esté contando. El dictador Al Assad, que se puede mantener en su puesto gracias a la ayuda de Irán y de Rusia, no tiene obstáculos para actuar contra los que llama rebeldes; de manera que lanza gases, cohetes y lo que sea para quedarse al mando de Siria. Por otro lado lo combaten los sunitas llegados de todas partes, y apoyados por Arabia Saudita y otros estados sunitas, en lo que es directamente una guerra religiosa entre ambas facciones del Islam.

En realidad Siria es en la actualidad quizás parecida a lo que fue España durante su guerra civil: un territorio en el que sunitas y chiitas luchan, pero que no es el de Irán ni el de Arabia Saudita, de manera que los que se ven perjudicados no son ellos sino los sirios, tal como hicieron en ese tiempo los fascistas de Italia y los nazis de Alemania en España.

Israel consideraba a Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, como un interlocutor válido para conversaciones que lleven a un acuerdo definitivo de paz entre israelíes y árabes palestinos; pero esto se ha desinflado ante el acuerdo que la AP ha hecho con el grupo terrorista Hamas. Por mucho que Abbas haya acudido al Vaticano junto a Peres de Israel, al haber acordado una unión con esa organización ha demostrado estar alejado de la idea de un acuerdo de paz, ya que Hamas declara abiertamente que quiere destruir al país judío; y lanza a diario cohetes contra la población israelí para matar a quienes pueda con eso. Como eso fuera poco, la Autoridad Palestina sigue apoyando financieramente el terrorismo, y los familiares de los terroristas reciben apoyo financiero de parte del gobierno palestino. El primer ministro de la Autoridad Palestina, Rami Hamdallah, se comprometió con otros setenta y cuatro millones de dólares (US$74.000.000) del presupuesto de la AP a las familias de los “mártires” de la causa nacionalista árabe “palestina” (a pesar de que la deuda de la Autoridad Palestina es de 4,8 mil millones de dólares); lo que desenmascara definitivamente cualquier afirmación que pudieran hacer alegando su interés por acordar paz con Israel.

El grupo Al Fataj, que es el de la Autoridad Palestina, fue una organización terrorista. Asesinaba israelíes y judíos por todo el mundo, secuestraba aviones para chantajear países, ponía bombas en Europa. Israel declaraba ilegal cualquier acercamiento con ellos.

El grupo Hamas nació tras la derrota árabe de 1967. Creado por el jeque parapléjico Ajmed Yasin, contó con la tolerancia de Israel, y fue autorizado a construir escuelas, clínica y bibliotecas, multiplicándose las mezquitas en Gaza de 200 a 600 entre 1967 y 1987, y finalmente crearon la Universidad Islámica de Gaza. Los islamistas eran perseguidos en Egipto, donde su ideólogo, Saued Qotb, fue ahorcado en 1966 por el régimen de Nasser. Israel vio en ellos un antagonista contra el grupo terrorista de Al Fataj, y le dio campo libre para desarrollarse.

Como dijo Avner Cohen, militar israelí retirado que fuera responsable hasta 1994 de asuntos religiosos en Gaza, a The Wall Street Journal, “Hamas, aunque lo lamentemos, es una creación de Israel”.  El investigador Robert Dreyfuss, autor del libro “Devil´s Game”, 2005, cita en su libro a la analista de la CIA Martha Kessler, para la que “Israel cultivó a los islamistas como contrapeso al nacionalismo palestino”; y también cita al ex embajador estadounidense en Arabia Saudita quien le dijo: “Hamas fue un plan del Shin Bet (el servicio secreto interno de Israel) contra la OLP (Organización de Liberación de Palestina)”. El gobernador israelí en Gaza en 1979, Yitzak Segev, admitió a The Wall Street Journal que “el principal enemigo era Al Fataj”.

En 1984 Al Fataj informó a Israel que los islamistas almacenaban armas según ha contado David Hajam, experto en asuntos palestinos que trataba frecuentemente con los islamistas. Al estallar la primera intifada el jeque Yasin y seis más crearon Hamas, pero Israel siguió hablando con ellos en contraposición a Al Fataj, con su líder Arafat ya asilado en Túnez. (El Movimiento de Resistencia Islámica de creó el 14 de diciembre de 1987, cuando emitió su primer comunicado) Incluso uno de los fundadores de Hamas, Majmud Zahar, fue interlocutor de Yitzak Rabin, ministro de Defensa de Israel en ese momento. Pero cuando Hamas atentó por primera vez contra Israel en 1989, condenaron a Yasin a cadena perpétua. Fue intercambiado por un agente israelí detenido en Siria, pero fue asesinado por un bombardeo selectivo israelí en marzo de 2004.

En estos momentos Hamas ha vuelto donde su padrino Irán, que le ha asegurado una amplia ayuda militar y la cantidad anual de doscientos millones de dólares (US$200.000.000). Tal como le ocurrió a Estados Unidos con Bin Laden, Hamas se le fue de las manos a Israel.

Aunque sunitas y chiitas estén luchando entre sí, no dejan de tener en la mira a Israel para cuando llegue el momento, e Israel a estas alturas no se hace ilusiones. Tiene claro que Irán es el obstáculo principal: maneja a Hezbolá, financia a Hamas y quien sabe a cuántos grupos terroristas más, incluso en Latinoamérica.

Normalmente para un país pequeño como Israel tendría que ser necesario advertir a sus aliados – en este caso Estados Unidos y algunos de Europa – que atacará algún blanco en un país enemigo (Irán). Pero Israel no lo hizo en el caso de la planta nuclear de Irak ni en la de Siria en el pasado. ¿Haría lo mismo con Irán? ¿Sería destapar más aún la olla? En todo caso el tiempo que corría ya acabó, Israel no puede esperar a que el huracán le alcance antes de que pueda reaccionar.

Fuente: www.tiberioyosif.com

 (En esta página Web puede obtener los libros de Tiberio Yosif Klein
y leer sus artículos,con posibilidad de traducción
al hebreo, inglés, francés y alemán)

 

 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal