La derecha se ha apropiado de la Shoá

Anshel Pfeffer


 

Sentado en el vestíbulo de un hotel de Tel Aviv , Saul Friedlander mira hacia los bañistas de la playa.   Estoy feliz de ver el tejido humano cautivador de Israel", dijo. “Pero es importante dejar a un lado esta agradable visita a  Tel- Aviv e ir a Jerusalén, donde las cosas son un poco más complicadas.

 El Prof. Friedlander es el más importante  historiador israelí y judío sobre el Holocausto. Ha estado escribiéndolo y enseñándolo  por más de 50 años en Suiza, Israel y desde 1988, en la Universidad de California. Es Premio  Israel de 1983 y ganador del premio Pulitzer.  El domingo ( May18 ) recibió el prestigioso Premio Dan David de la Universidad de Tel Aviv. Pero a los 81 años , un año después de retirarse del trabajo académico activo está preocupado por el futuro del país al que decidió emigrar como refugiado a los 16 años de edad, en el apogeo de la Guerra de Independencia de 1948. 


No soy sionista. 


Estoy conectado a este país. Mi hijo mayor y mis nietos viven aquí , pero no puedo decir que soy sionista.  No porque me sienta alejado de Israel , sino porque el sionismo  ha sido expropiado  por la extrema derecha . Me podría considerar sionista hasta 1968,   cuando escribí un pequeño libro en francés sobre el futuro de Israel. Yo no creo que haya sido especialmente audaz, pero ya entonces percibí  que no podíamos seguir aferrándonos a los territorios con población árabe ; nadie los llamaba palestinos en ese entonces. Yo pensaba y sigo haciéndolo  que la ocupación  arruinará a la sociedad israelí. 


Friedlander es consciente de que muchos israelíes  tienen dificultades para conciliar sus investigaciones históricas, muchas de las cuales se ha centrado en la naturaleza del antisemitismo nazi y la inacción de la sociedad alemana y el Vaticano durante el Holocausto, con sus posiciones sobre la ocupación. 

 " Ya en 1974, cuando  di una conferencia en Hillel en Los Angeles y  hablé sobre mi investigación y también sobre la política israelí, alguien de la audiencia me preguntó : " ¿cómo puede un hombre que es tan consciente de las lecciones del Holocausto tener  opiniones tan pacifistas ? ' Le respondí que el aprendizaje sobre el Holocausto puede llevar a algunos a sacar conclusiones de derecha, pero puede ser al revés y te llevará a enfatizar más el imperativo moral de aceptar ' al otro. Para mí la cuestión fundamental ha sido siempre cómo el hombre individual se ocupa de su conciencia cuando se enfrenta a la injusticia.


Como los primeros miembros de Peace Now , Friedlander lamenta que sus colegas de la izquierda israelí prefieran no basar sus argumentos en las lecciones del Holocausto . "Es un error de la izquierda  mantenerse apartado de una parte tan importante de nuestra historia. Tienen miedo de arrastrar el Holocausto al debate político. Friedlander se opone fundamentalmente a hacer un uso político del Holocausto , pero cree que la izquierda no tiene otra opción , ya que la derecha lo ha estado haciendo por más de 30 años.

"Desde la década de 1970 , cuando Menachem Begin describió Yasser Arafat como un" segundo Hitler ", hemos visto como la derecha política de Israel ha  utilizado el Holocausto y su memoria para justificar sus   cada vez más radicales posiciones. Como contrapartida, la  izquierda  se  ha abstenido de mencionar siquiera la Shoah.  
Los primeros libros de Friedlander se  publicaron a finales de 1960 y versaban sobre el  Papa Pío XII a quien se acusó de no haber hecho mucho contra el exterminio.   Lo que me fascina es ver  la forma en que  la gente puede ignorar lo que está sucediendo alrededor de ellos.  En Israel hoy está pasando algo parecido.   A pesar de los  problemas sociales , el israelí promedio puede disfrutar de la vida y hacer caso omiso de la situación política , la violencia y la impunidad de la ocupación " . 


 Las cosas que se están diciendo ahora nos recuerdan a algunos de los malos regímenes de la década de 1930 , pero no a los de la década de 1940. Es necesario distinguir entre ambas décadas.  El mesianismo político y su relación con la religión y el nacionalismo extremo que vemos hoy en Israel es similar al componente principal de los movimientos europeos de la década del 30. 


A lo largo de su carrera Friedlander investigó sobre  lo que él llama " la colisión entre el cálculo político y los imperativos morales.   Los padres de Friedlander  fueron capturados por la policía francesa y enviados a Auschwitz , donde fueron asesinados .  El historiador se salvó escondiéndose en un internado católico y estaba planeando un futuro como sacerdote , cuando descubrió el destino de sus padres en 1946 , abrazó su judaísmo y se convirtió en un joven sionista. 


Como historiador  ha estado en desacuerdo con las escuelas de pensamiento que prevalecen tanto en Alemania e Israel con respecto a las raíces del Holocausto y el odio de los nazis con los Judios . Él ve un motivo " redentor " tras el antisemitismo de Hitler, un culto a la muerte,  en particular centrado en librar al mundo de los Judios , que es diferente del tradicional antisemitismo europeo.  Esta interpretación lo distingue de muchos historiadores alemanes que buscaban poner al Holocausto en un contexto más amplio respecto a los procesos sociales y políticos de Alemania. Los  historiadores israelíes por el contrario,  ven al genocidio como la culminación de los largos siglos de persecución que se remontan a la   Inquisición. Uno de los principales defensores de esta tesis fue Benzion Netanyahu , difunto padre del primer ministro.  Un mensaje a Netanyahu.  Un historiador sabe que un líder tiene que atreverse a tomar decisiones que puedan resultar impopulares. No sé si Netanyahu es consciente de lo que tiene que hacer o si obra así por ideología.

Fuente: Haaretz

 
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal