Ante el avance de la tormenta

Ana Jerozolimski


Quizás no se concrete. Quizás sea falsa alarma. Pero por las dudas, creemos que vale la pena advertir antes de que sea tarde: si no cesan los disparos de cohetes desde la Franja de Gaza hacia territorio de Israel, un nuevo operativo militar israelí podría ser cuestión de tiempo. Como está claro que nadie dice nada sobre el disparo de cohetes de hace unas semanas por parte del Jihad Islámico Palestino , que nadie critica que el martes último un grupo pro Estado Islámico haya abierto fuego hacia Netivot y Ashkelon y que tres días después lo haya hecho nuevamente lanzando cohetes a Ashkelon, pensamos que es oportuno recordar...

No es que pensábamos que las calles del mundo tendrían que llenarse de manifestantes porque caen cohetes en una ciudad israelí...tampoco somos tan ingenuos... pero dado que bien recordamos las proclamas, protestas, condenas y vestiduras rasgadas cada vez que Israel se cansa y al final responde... pues mejor recordar… y advertir.

Imaginamos que ningún país normal soportaría ataques con cohetes desde su territorio vecino sin hacer nada. Israel sí reacciona, pero con extrema cautela, y lo que se esconde a menudo tras el comunicado que dice "en respuesta a los ataques al sur del país, fueron bombardeados tres blancos terroristas", es un serio dilema.

La dinámica es conocida: Israel no puede abstenerse de responder, pero tampoco quiere arriesgarse a desequilibrar la situación, por lo cual se maneja sobre la cuerda floja y reacciona de modo que sabe que no causa un daño significativo a nadie. No ataca una comandancia de Hamas donde puede morir algún jefe importante, simplemente para no propiciar el agravamiento de la escalada. Se abstiene de atacar depósitos de cohetes ya que están, tal cual sucedió en la guerra del año pasado, escondidos en medio de la población civil.

Eso el mundo no lo ve, no lo comenta, casi diríamos que eso al mundo no le importa… y sería bueno que alguien preste atención. No hay que esperar a que Israel diga "no va más" y que en la respuesta mueran civiles que los terroristas usan cínicamente de escudos humanos. Los que se oponen en serio a la violencia, que hablen contra ella y se horroricen, cuando los terroristas toman la iniciativa contra Israel.

Sería perfecto para una película de Hollywood. Extremistas favorables al Estado Islámico, que aseguran "no descansarán" hasta matar a los judíos -confiando al parecer en que nadie se dio cuenta que hasta ahora la enorme mayoría de sus víctimas han sido musulmanes y luego cristianos- chocan con Hamas que gobierna Gaza. Y para complicar a Hamas y vengarse de que le ha matado comandantes, dispara hacia Israel, sabiendo que Israel ve oficialmente a Hamas como responsable de lo que sale de Gaza hacia Israel.

Años atrás, lo que salía de Gaza hacia Israel eran palestinos que entraban a territorio israelí a trabajar y con ello mantenían a sus numerosas familias. El terrorismo, los cohetes, fueron ellos los que cerraron las puertas de Israel a los gazatíes… No una decisión arbitraria de Israel.

En realidad, eso de que "cerraron las puertas" es relativo, porque Israel es el único que introduce diariamente ayuda humanitaria a la Franja palestina. Estos días, por los cohetes, el ministro de Defensa israelí ordenó cerrar los pasajes de Kerem Shalom (por donde entran alimentos, remedios y mercaderías variadas) y de Erez, por donde pasa comerciantes, diplomáticos, enfermos. Claro eso se reabrirá apenas haya unos días de calma. Siempre es así. Y también ahora, durante el cierre, hay una excepción: casos humanitarios. Y así considera Israel a todos aquellos palestinos de Gaza que reciben tratamiento en hospitales israelíes.

Los hemos visto durante la guerra de hace un año, y en una diversidad de ocasiones, corriendo hacia el refugio junto a los pacientes judíos y a los médicos judíos y árabes, al sonar la alarma que indicaba que desde Gaza, de donde ellos habían salido, un cohete hacía su camino hacia territorio israelí.

Todo esto, claro, mientras el pasaje fronterizo con Egipto permanece cerrado.

Israel introduce ayuda a Gaza, aumenta la cantidad de agua que le abastece, los donantes que prometieron 6 mil millones de dólares para los trabajos de reconstrucción no cumplieron, Hamas mismo bloquea trabajos , impone nuevos impuestos a la población mientras gasta dinero en el cavado de túneles para cometer atentados, vuelven a caer cohetes en Israel...y nadie dice nada.

¿Se mantendrá el silencio si Israel empiece a reaccionar en serio?

 Fuente: Montevideoportal
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal