No “entre civilizaciones”, sino contra la civilización

Ana jerozolimski


Cuando en 1993, el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Harvard, Samuel Huntington, escribió en la revista "Foreign Affairs" su famoso artículo sobre el Choque de las Civilizaciones , vaticinó que los principales conflictos en el mundo serían entre distintas civilizaciones, de culturas diferentes, con énfasis en gran medida en las divisiones religiosas. "El choque de civilizaciones dominará la política global", aseguró.

Cada vez que el terrorismo fundamentalista islámico golpea desde entonces en algún lugar de Occidente, cada vez que en países libres muere gente por una bomba colocada por un radical que cree traer con ello la verdad del Corán al mundo-y muy especialmente desde los atentados perpetrados por Al Qaeda el 11 de setiembre del 2001 en Estados Unidos y los que le siguieron luego otros en España y Londres- parece confirmarse que Huntigton tenía razón.

Sin embargo, más allá de la renuencia que sentimos a afirmar que es imposible convivir en paz cuando se piensa diferente o se cree de distintas formas en Dios, hay algo clave a corregir sobre la aplicabilidad del análisis mencionado, a la situación actual. Si bien es indudable que los terroristas jihadistas ven en judíos y cristianos a herejes que no merecen vivir , en la práctica, la inmensa mayoría de las víctimas cobradas por este terrorismo, son sus propios correligionarios, los musulmanes.

Aproximadamente el 99% de las víctimas del terrorismo en los últimos años, han sido ciudadanos del mundo musulmán. Es más: la mayoría de los atentados en esos lares son cometidos por musulmanes sunitas contra musulmanes sunitas, aunque claro está que también es extremadamente violenta la guerra entre sunitas y chiitas.

Hace pocos días, fue publicado en "La Nación " de Buenos Aires un artículo de Moisés Naim, en el que incluye datos interesantes arrojados por el Índice de Terrorismo Global elaborado por el Instituto de Economía y Paz. Señala que en el 2013 murieron en el mundo murieron casi 18.000 personas en ataques terroristas. Si bien analiza también el fenómeno de los atentados motivados por racistas y fanáticos en Estados Unidos, señala claramente que el 82% de estas víctimas se concentró en sólo cinco países: Irak, Afganistán, Paquistán, Nigeria y Siria.Todos ellos, países musulmanes. Claro que los responsables eran radicales islamistas.

Naím presenta otros números ilustrativos . Cuenta que en los últimos 14 años, solamente el 5% de los asesinatos terroristas ocurrió en los países de la OCDE y que desde el 2000, el 90% de los ataques de terroristas suicidas tuvo lugar en Medio Oriente, el norte de África y en el sur de Asia (Paquistán y Afganistán principalmente). "De los 162 países incluidos en el Índice de Terrorismo Global, Irak ocupa el primer lugar en víctimas y Francia, por ejemplo, está en el puesto 56", revela.

A nuestro criterio, estos números echan por la borda los argumentos con los que se trata a veces de entender la motivación de los terroristas, mientras hay quienes llegan al extremo de pretender justificarlos: humillación por parte de Occidente, colonialismo, explotación. Sin un afán de alegar en absoluto que Occidente no ha cometido errores en sus políticas en el "Tercer Mundo", no podemos aceptar en absoluto que ni un ápice de los horrores del terrorismo contra civiles inocentes, se vea justificado por ninguna consideración política.

Si fuera así, millones de ciudadanos del mundo desesperados por las condiciones que les ha tocado vivir, andarían atacando por las calles a todo aquel que tiene más o que consideran más afortunado. Pero eso no sucede. Estas barbaridades las cometen principalmente los fundamentalistas islámicos , lo cual insistimos en no ver como sinónimo de los musulmanes todos, sino de los enajenados que dan la peor interpretación posible a su religión, su libro, y Mahoma, su profeta.

Esto no significa , sin embargo, que podamos permitirnos minimizar la cruzada que estos fanáticos pueden lanzar sobre Occidente, en el que también se nutren y al que odian. Los atentados ya registrados meses atrás en Canadá, luego en París y hace unos días nuevamente en la capital francesa, muestran que el peligro del jihadismo está adentro , en Occidente.

Según datos compilados por el National Counterterrorism Center (NCTC), publicados por el analista israelí Ben Dror Yemini en su columna en el portal Ynet, la amenaza del terrorismo jihadista que se acerca a pasos agigantados a Occidente, es cada vez mayor. Hoy en día, revela, son ya 1200 los reclutados al Estados Islámico en Francia, 600 en Gran Bretaña, 1500 en Rusia, 120 en Estados Unidos , entre otros. Y los números van en aumento. "Más de 100 musulmanes han abandonado la lejana Australia para ir a matar musulmanes...y no se ve el horizonte", recalca el autor.

El problema es que esto echa a andar un círculo vicioso que se nutre a si mismo. Cada "éxito" del Estado Islámico, que estos extremistas bien saben destacar en las redes sociales, incita a otros y alimenta la máquina, por lo cual se les suman numerosos del propio mundo musulmán. Es un dato preocupante que el record, tal cual lo plantea Yemini, sea hoy de uno de los países árabes considerados más moderados y avanzados, Túnez, donde ya se han reclutado al Estado Islámico más de 3 mil jóvenes. Luego están los 2500 de Arabia Saudita, y Jordania y Marruecos con 1500 cada uno.

Evidentemente, es especialmente peligroso que amparados en las libertades que da Occidente, haya musulmanes radicales llegados de antemano como células dormidas, o quienes viven en la democracia occidental pero se "calientan" la cabeza y radicalizan a través de las redes, y que desde el corazón del mundo libre, estén planeando en este preciso instante, dónde y cuándo salir a matar.

Y lo primero, para defenderse, es comprender que por más políticamente incorrecto que suene, no se puede justificar ni tratar de entender ni por un instante la amenaza jihadista. No se puede permitir a ningún predicador lanzar fuego en sus sermones en aras de la libertad de expresión. Ni tolerar la violencia y la educación al odio.

El mundo todo debe estar alerta. Solíamos decir que el terrorismo se opone a los valores del "mundo libre". Eso es cierto, y aquí estaba la lógica del "choque de civilizaciones". Pero ahora está claro que el terrorismo jihadista se opone a todo aquel que no lo abraza y concuerda, también sus propios correligionarios musulmanes que salen de regímenes opresores para verse sumidos en una oscuridad aún mayor.

No es simplemente un choque entre civilizaciones. Es una cruzada terrorista contra la civilización, contra la humanidad.

 Fuente. semanariohebreo
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal