Miles de cristianos sionistas en la Marcha anual del Tabernáculo en Jerusalem

Daniel K. Eisenbud
http://aurora-israel.co.il/pic.php?txt=Bernardo%20Alex%20atendido%20por%20su%20herida&src=http://www.aurora-israel.co.il/images/uploaded/image/01-30-09-2015/2895/otras/2bernardo.jpg

 “Mientras Israel esté aquí, creo que estamos a salvo en Europa”, dice un participante finlandés. “Tenemos que apoyar a Israel por nuestro propio bien”.

En medio de una procesión carnavalesca con música en vivo, zancudos, soldados de las FDI y bailarines disfrazados, decenas de miles de cristianos de 80 países con mucho entusiasmo convergieron en el centro de Jerusalem el jueves pasado para la marcha anual de la Fiesta de los Tabernáculos en la capital. 

Organizada por la Embajada Cristiana Internacional de Jerusalem – una organización cristiana evangélica sionista – el festivo encuentro pro-Israel invadió la ciudad con una bienvenida tregua alegre tras semanas de disturbios palestinos. 

Mientras varios coches antiguos adornados con banderas israelíes lentamente atravesaban la calle Hillel, Sam Modise, un ministro bautista que viajó con 25 feligreses de Victoria, África del Sur, dijo que hicieron el viaje para mostrar su apoyo a Israel. 

“Vinimos a celebrar y a forjar fuertes vínculos con el pueblo judío aquí – a orar por Israel, amar a la gente, y llevar las lecciones de vuelta a casa para compartir una historia positiva de este país”, dijo, mientras un amigo a su lado ondeaba banderas israelíes y sudafricanas. 

“Me identifico con la lucha de Israel como nación por la supervivencia”, dijo Modise. “La visita al memorial del Holocausto aquí fue muy emotiva para mí porque los judíos han sufrido tanto. He aprendido mucho de este viaje – más de lo que aprendí de la lectura de los libros de historia o de Israel en el periódico”.
Johanna Manera, de Finlandia, dijo que para ella volar a Israel para participar en la marcha se ha convertido en una tradición anual.

“Es algo especial estar aquí”, dijo en fuerte acento inglés. “Es pura alegría participar en la fiesta bíblica, participar de la herencia, y también es un momento especial para mostrar nuestro apoyo a Israel”.

Cuando le preguntaron sobre el creciente movimiento internacional BDS de Europa, lo describió como hipócrita y sin sentido. 

“Creo que la gente [que participa en el boicot] simplemente no sabe lo que está haciendo”, dijo. “De alguna manera contradice todo lo que tiene sentido para mí. ¿Por qué boicotear a Israel si no boicoteas a Irán o Irak o Turquía o Siria? Quiero decir ¿por qué boicotear a Israel entre todos los países? “Creo que la gente simplemente no conoce los hechos”, continuó.

“Creo que Israel está defendiendo a toda Europa aquí. En cierto modo, mientras Israel esté aquí, siento que estamos a salvo en Europa. Tenemos que apoyar a Israel por nuestro propio bien”.

Los sentimientos pro-israelíes de Manner fueron apreciados por Esther y Stanley Landsman, judíos ortodoxos modernos de Forrest Hills, Queens, que visitaban el país para celebrar las Altas Fiestas.

“[Los cristianos] Vinieron aquí para mostrar su solidaridad con nosotros, y nosotros vinimos a la marcha para animarlos. Esperamos que sigan ayudando a Israel”, dijo Stanley. “Es muy importante que el pueblo judío valore que otras personas están haciendo cosas buenas por nosotros”.

Esther está de acuerdo, dice que la comunidad cristiana evangélica debe ser abrazada y hemos de darle las gracias por su apoyo inquebrantable en medio de un creciente aislamiento internacional de Israel. 

“Israel y los judíos necesitan todo el apoyo que puedan conseguir en todo el mundo, y ellos son grandes partidarios del Estado de Israel”, dijo. “¡Necesitamos que más judíos apoyen a Israel! Así que al menos tenemos que ser agradecidos cuando los cristianos lo hacen”.

El rabino ortodoxo Yitzhak Naki residente en Jerusalem dijo que consideraba el apoyo desde una perspectiva bíblica. “Creo que este es uno de los signos del ‘fin de los días’ cuando todas las naciones vienen a Jerusalem para celebrar Sucot con nosotros”, dijo, a lo que un grupo evangélico de Texas y Carolina del Sur respondieron “Amén” al unísono. 

“Dios es Dios, no sólo para los judíos”, añadió Naki. “Dios es Dios para todo el mundo. Amar a Dios, amar la Torá, amar a Israel, amar la tierra”. “Amén”, los estadounidenses respondieron de nuevo. 

Mientras tanto, a pesar de que Teddy Schlichter – de 25 años de edad, de Israel, que asistió a la marcha con su esposa e hijo pequeño – reconoció que no se identifica necesariamente con los cristianos evangélicos, dijo que, sin embargo, da la bienvenida a su apoyo con los brazos abiertos. 

“Sabemos lo que el mundo piensa de Israel, así que es bueno saber que a otras personas les gusta Israel y ven la verdad de lo que sucede aquí y no lo que dicen los otros países”, dijo. 

Para Berit Thoresen, un octogenario que viajó desde Noruega para asistir a la marcha, visitar Israel es como “volver a casa”. “De corazón, me siento como un pájaro que vuelve a casa”, dijo con suave sonrisa, los ojos muy abiertos. “Como cristiano sionista, mi corazón me dice que yo pertenezco a este lugar. No puedo explicarlo, pero es como un pájaro que vuelve a casa”.

Cerca de allí, Melissa y James Patton de Kansas City, Missouri, participan en el desfile, mientras casualmente toman café de hielo en un café de la calle Hillel.  “Amamos a Israel, nos encanta el pueblo judío, y nuestro deseo es ser una bendición aquí”, dijo Melissa, señalando que es el primer viaje de la pareja aquí.
“Servimos a los pobres y algunas otras cosas útiles, por lo que nos sentimos muy honrados de estar aquí porque en nuestra salvación está la fe de los judíos, y sólo queríamos honrar al Señor viniendo y sirviendo a su pueblo”. Melissa continuó: “Y estamos aquí para orar por la protección de Israel, y que siga siendo la nación soberana que es”.

Freddy Lasry, quien hizo aliá desde Marruecos a los tres años, dijo que estaba profundamente conmovido por la efusión internacional colectiva de amor y apoyo hacia Israel. “Es muy agradable ver que la gente quiere a Israel”, dijo. “Sé que la gente ama a Israel en todo el mundo, pero ahora no es tan popular mostrarlo públicamente”.

Cuando le preguntaron si oír a los extranjeros hablar cariñosamente del país se ha convertido en una experiencia inusual, Lasry asintió con tristeza. “Lo siento mucho, pero se ha vuelto inusual”, dijo, mientras miles de cristianos en voz alta vitoreaban a los soldados de las FDI que marchaban al tiempo que agitaban banderas de sus países”.

“Así que cuando sucede nos hace muy, muy felices”. 

Traduce y edita: Silvia Schnessel para Enlace Judío México

Fuente: The Jerusalem Post 

 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
Ir a página principal