En Navidad, el Papa pide terminar con la violencia terrorista

 

El papa Francisco volvió ayer a aprovechar su mensaje de Navidad para recordar la violencia que se vive en el mundo, como los recientes atentados en París y Beirut, y a las personas que sufren, como los niños soldado o los refugiados, y pedir esfuerzos a la comunidad internacional y a los políticos.

Asomado al balcón de la Logia central de la Basílica de San Pedro para la tradicional bendición “Urbi et Orbi” (A la ciudad y al mundo), Francisco, como en las pasadas navidades, no quiso olvidar que de nuevo otro año el mundo ha estado dominado por la violencia.

Donde nace Dios, nace la esperanza. Donde nace Dios, nace la paz. Y donde nace la paz, no hay lugar para el odio ni para la guerra”, afirmó Francisco, para añadir después que “precisamente allí donde el Hijo de Dios vino al mundo, continúan las tensiones y las violencias”.

Y entonces abogó porque “los israelíes y palestinos puedan retomar el diálogo directo y alcanzar un entendimiento que permita a los dos pueblos convivir en armonía, superando un conflicto que les enfrenta desde hace tanto tiempo”.

Jorge Bergoglio expresó su anhelo de que “el acuerdo alcanzado en el seno de las Naciones Unidas logre cuanto antes acallar el fragor de las armas en Siria y remediar la gravísima situación humanitaria de la población extenuada”.

También señaló la urgencia de que “el acuerdo sobre Libia encuentre el apoyo de todos, para que se superen las graves divisiones y violencias que afligen al país”.

Su mensaje de Navidad fue un nuevo llamado a que la comunidad internacional “ponga su atención de manera unánime” para que “cesen las atrocidades” en Irak, Yemen y en el África subsahariana.

Conflictos “que causan todavía numerosas víctimas, provocan enormes sufrimientos y no respetan ni siquiera el patrimonio histórico y cultural de pueblos enteros”, agregó.

También pidió la paz en la República Democrática del Congo, Burundi y Sudán del Sur.

Recordó “a cuantos han sido golpeados por los atroces actos terroristas, particularmente en las recientes masacres sucedidas en los cielos de Egipto, en Beirut, París, Bamako y Túnez”.

De nuevo, Francisco instó a que “llegue la verdadera paz también a Ucrania, ofrezca alivio a quienes padecen las consecuencias del conflicto e inspire la voluntad de llevar a término los acuerdos tomados, para restablecer la concordia en todo el país”.

También pidió por Colombia para que su pueblo, “animado por la esperanza, continúe buscando con tesón la anhelada paz”.

Tampoco olvidó a los que no tienen trabajo.

Fuente: excelsior

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos: