"Un cristiano asesinado cada cinco minutos"

Raymond Ibrahim

Durante el mes de septiembre, a medida que más cristianos fueron asesinados y perseguidos por su religión –no solo por Estado Islámico, también por musulmanes normales de todo el mundo–, fueron cada vez más personas y organizaciones las que llamaron a la acción. Mientras, los que están en una mejor posición para responder –entre ellos, principalmente, el presidente de EEUU, Barack Obama, y el papa Francisco–, no hicieron nada.

"¿Por qué, le preguntamos al mundo occidental, no alzar la voz ante tanta ferocidad e injusticia?", preguntó el cardenal Angelo Bagnasco, presidente de la Conferencia Episcopal italiana.

Gregorio III, patriarca de la Iglesia Greco-Católica Melquita, dijo: "No entiendo por qué el mundo no alza su voz contra estos actos de brutalidad".

Como explicaba un artículo: "Los activistas de derechos humanos lo ven. Los líderes extranjeros lo ven. Y más de ochenta miembros del Congreso de EEUU lo ven. Sumados, están presionando al líder del mundo libre [el presidente Obama] para que declare que se está llevando a cabo un genocidio contra los cristianos en Oriente Medio".

Como respuesta, la Casa Blanca dijo que tenía previsto emitir un comunicado acusando al Estado Islámico de perpetrar un genocidio contra las minorías religiosas, nombrando y reconociendo a varios grupos como víctimas, por ejemplo a los yazidíes. Sin embargo, parece ser que los cristianos no van a ser incluidos entre las víctimas, ya que los funcionarios de Obama dicen que los cristianos "no alcanzan el listón establecido en el tratado sobre genocidio".

Entretanto, el padre Benham Benoka, sacerdote iraquí, explicó en una pormenorizada carta al papa Francisco los horrores que están padeciendo los cristianos en Oriente Medio. Para su alegría, el Papa llamó al sacerdote de Oriente Medio y le dijo: "Nunca os abandonaré". Como explicó Benoka: "Me llamó. Me dijo: seguro, sin duda, estoy con vosotros, no voy a olvidarme de vosotros... Haré todo lo posible por ayudaros".

Sin embargo, cuando posteriormente, en septiembre, el papa Francisco compareció ante el mundo en Naciones Unidas, dedicó una vez más sus energías a defender el medioambiente. En su discurso, que duró casi 50 minutos, el papa Francisco solo se refirió una vez a los cristianos perseguidos, y ni siquiera entonces recibieron una atención especial, sino que sus sufrimientos fueron al mismo saco que los sufrimientos, supuestamente equiparables, de los "miembros de la religión mayoritaria", es decir, de los musulmanes suníes (el único grupo que no atacará el Estado Islámico, organización suní):

No puedo dejar de reiterar mis repetidos llamamientos en relación con la dolorosa situación de todo el Oriente Medio, el norte de África y otros países africanos, donde los cristianos, junto con otros grupos culturales o étnicos e incluso junto con aquella parte de los miembros de la religión mayoritaria que no quiere dejarse envolver por el odio y la locura, han sido obligados a ser testigos de la destrucción de sus lugares de culto, de su patrimonio cultural y religioso, de sus casas y haberes, y sido puestos en la disyuntiva de huir o pagar su adhesión al bien y a la paz con la propia vida o con la esclavitud.

Hasta la fecha, como demuestra el siguiente compendio del mes de septiembre, "los miembros de la religión mayoritaria" –los suníes– no están siendo asesinados, decapitados y violados a causa de su fe; no les están incendiando ni atacando con bombas sus mezquitas; no están siendo encarcelados ni asesinados por apostasía, blasfemia o proselitismo.

Brutalidades y masacres

Uganda: tres musulmanes dieron una paliza a una cristiana de 19 años y la violaron. La joven estudiante regresaba a casa del St. Mary's Teachers College en Bukedea cuando tres hombres le tendieron una emboscada. "Intenté chillar, pero uno me tapó la boca y otro me daba bofetadas mientras me arrastraban a un lado del camino", dijo la víctima. "Oí a uno de ellos decir a los otros que debían matarme porque mis padres habían desertado del islam. Pero otro dijo: 'No estamos seguros de que la chica sea cristiana'". En lugar de matarla, la violaron y la golpearon con tanta dureza que aún está en tratamiento hospitalario por sus heridas.

Estados Unidos: Freddy Akoa, cristiano de 49 años y trabajador sanitario en Portland, recibió una salvaje paliza de muerte en su propia casa por parte de tres musulmanes. Junto al cadáver de Akoa se encontró su biblia, salpicada de sangre. La víctima presentaba cortes y moratones por todo el cuerpo y un traumatismo encefálico que resultó fatal. A nivel interno había sufrido veintidós fracturas de costillas y laceración hepática. En la declaración policial constaba que Akoa "había recibido golpes y patadas en la cabeza; que le habían golpeado la cabeza contra un mueble en un ataque que se prolongó sin cesar durante cuatro horas". Akoa estaba al parecer dando una fiesta antes o durante el ataque. Los tres atacantes eran refugiados musulmanes de origen somalí. En los últimos tiempos, tanto en América como en Europa, varios refugiados han resultado ser terroristas islamistas, algunos con lazos directos con el ISIS. (Una facción de Al Shabab, la primera organización yihadista de Somalia, prometió recientemente lealtad al ISIS).

Siria: un cristiano de la localidad de Qariatain, en la provincia de Homs, fue ejecutado por el Estado Islámico por negarse a obedecer las condiciones para los dhimmíes [de segunda clase, solo tolerados] impuestas a los habitantes cristianos. El ISIS también mató a un sacerdote cristiano, despedazó su cuerpo y envió los trozos a la familia en una caja. El ISIS había secuestrado anteriormente al sacerdote y exigido un rescate de 120.000 dólares a la familia, que logró reunir el dinero después de dos meses. Pero después de pagarlo, el ISIS faltó a su palabra y asesinó brutalmente al sacerdote.

Pakistán: la familia musulmana de una mujer convertida al cristianismo y casada con un cristiano asesinó a su marido y dejó herida a la joven. Alim Masih, de 28 años, se casó el año pasado con Nadia, de 23, después de que ésta pusiera su fe en Cristo. La pareja huyó entonces del pueblo, ya que la familia de ella quería "vengar la vergüenza que su hija les había traído al abjurar del islam y casarse con un cristiano", dijo un abogado vinculado al caso. Al final, el padre de Nadia, Muhamad Din Meo, y sus secuaces lograron raptar a la pareja y llevársela a una granja cercana. "Primero, los musulmanes torturaron brutalmente a la pareja dándoles puñetazos y patadas, y después dispararon tres veces contra Alim Masih: una bala le dio en el tobillo, la segunda en las costillas y la tercera le alcanzó la cara", dijo el abogado. "A Nadia le dispararon en el abdomen". Los parientes musulmanes se marcharon creyendo haber matado a la pareja. "Los atacantes regresaron a su pueblo y proclamaron públicamente que habían vengado su humillación y devuelto el orgullo a los musulmanes matando a la pareja a sangre fría". Sin embargo, Nadia aún respiraba cuando la encontró la Policía al llegar a la granja. "Fue trasladada al Hospital General de Lahore, donde luchó por su vida tras una delicada operación en la que le extrajeron dos balas del abdomen". Había un numeroso grupo de musulmanes congregados en el hospital cuando llegó la mujer, gravemente herida. "La turba –algunos iban armados– gritaba furiosamente consignas anticristianas... También alababan a Azhar por devolver el orgullo de la ummah [comunidad] musulmana y decían que se había ganado su lugar en el paraíso por matar a un infiel".

Filipinas: se sospechó de terroristas islamistas del grupo yihadista Abu Sayaf como autores del atentado con bomba contra un autobús en la ciudad de Zamboanga, de mayoría cristiana, el 18 de septiembre, en el que murió una chica de 14 años y otras 33 personas resultaron heridas. Las fuentes de inteligencia habían advertido de que Abu Sayaf iba a tomar como objetivo ciudades y comunidades con abundante población cristiana. En Zamboanga solo hay un 20 por ciento de musulmanes, y el resto son casi todos cristianos (mayoritariamente católicos).

Egipto: Robaron y asesinaron a la madre de un sacerdote copto en la ciudad de Fekria, en Minia.

Ataques musulmanes contra iglesias cristianas

Estados Unidos: el domingo 13 de septiembre Rashid Abdul Aziz, de 40 años, fue detenido por amenazar a la Iglesia Bautista Misionera Corinto de Bullard, en Texas. El americano-musulmán llevaba una pistola e iba vestido para el combate –equipado con casco y pantalones de camuflaje, chaleco táctico y botas– cuando entró en el templol en torno a las 13:00 h. Según el pastor John Johnson, Aziz dijo que Alá le había dicho que "matara los infieles" y que "hoy va a morir gente". "Creo que su intención cuando vino a nuestra iglesia era realmente matar a alguien", añadió el pastor.

Tanzania: en el transcurso de una semana, prendieron fuego a seis iglesias cristianas. El 23 de septiembre fueron incendiados tres templos: la Iglesia Agua Viva Internacional, la Iglesia Pentecostal Buyekera de las Asambleas de Dios y la Iglesia Evangélica de las Asambleas de Dios. Tres días después, el 26 de septiembre, incendiaron otros tres: la Iglesia Evangélica Luterana, la Iglesia Católica Romana Kitundu y la Iglesia Pentecostal Katoro de las Asambleas de Dios. Según una fuente de la zona, "la gente se despertó el 27 de septiembre y se encontró sus santuarios abrasados... Los casos eran idénticos: desconocidos que irrumpen, apilan las cosas en el altar, vierten gasolina y le prenden fuego. Escaparon antes de que nadie pudiera reaccionar, así que sigue sin saberse quiénes son". Este país del este de África se compone sobre todo de cristianos y musulmanes, aunque hay discusión sobre las proporciones.

Belén: unos musulmanes prendieron fuego al Monasterio de St. Charbel. Sobhy Majul, canciller del patriarcado maronita en Jerusalén, dijo: "Fue un incendio provocado, no se incendió a causa de un problema eléctrico [como habían dicho las autoridades locales], fue un acto de vandalismo sectario de musulmanes radicales". El fuego no causó muertes ni heridos –por fortuna, el edificio estaba vacío y en obras de reformas–, pero el daño es evidente, y la comunidad cristiana local teme, como es lógico, más violencia. El líder maronita añadió: "El ataque (...) es anticristiano, como muchos otros incidentes en todo Oriente Medio. Los grupos extremistas operan en la zona, entre ellos algunas células de Hamás".

Irak: un informe que explica que se asesina a un cristiano cada cinco minutos en Irak añade: "Los militantes del Estado Islámico están utilizando las iglesias cristianas como cámaras de tortura, donde obligan a los cristianos a optar entre convertirse al islam o morir".

Siria: a los pocos días de tomar la ciudad de Qariatain, el Estado Islámico destruyó un antiguo monasterio católico y se deshizo de los restos de un venerado santo. El grupo terrorista suní dio después un ultimátum a los cristianos de Qariatain para que pagaran la yizia [impuesto extorsivo], se convirtieran al islam o se marcharan.

Yemen: al día siguiente de que una iglesia católica fuese vandalizada en Adén, otro grupo de atacantes no identificados la hicieron arder, según las palabras de un testigo. De las 22 iglesias operativas en Adén antes de 1967, cuando la ciudad era una colonia británica, solo unas pocas continúan abiertas, utilizadas rara vez por trabajadores extranjeros y refugiados africanos. La ahora abrasada Iglesia de San José era una de esas pocas.

Indonesia: el domingo 27 de septiembre, la iglesia GKI Yasmin en Bogor celebró su centésima misa al aire libre desde 2008, cuando los musulmanes de la zona empezaron a quejarse de su existencia. Aunque tenía todas las licencias en regla, las autoridades la cerraron para complacerles. En diciembre de 2010, el Tribunal Supremo indonesio dictó su reapertura, pero el alcalde de Bogor se negó a obedecer y la mantiene clausurada. Desde entonces, la congregación ha celebrado sus misas dominicales en las casas de sus miembros, y a veces en la calle, sufriendo los habituales abucheos y ataques de las turbas musulmanas.

Ataques musulmanes a la libertad de los cristianos
(apostasía, blasfemia y proselitismo)

Uganda: una mujer de 36 años hizo una petición de oración después de que los musulmanes de la zona la obligaran a volver al islam si no quería perder a sus hijos y morir. Aunque Madina siguió siendo cristiana después de que su marido la abandonara diez años atrás por su apostasía del islam, volvió al islam en septiembre: "La familia de mi marido me amenazó con matarme y llevarse a los niños si me negaba a volver al islam. Dijeron: 'No vamos a permitir que el cristianismo se quede con nuestros niños. Mejor te matamos y recuperamos a los niños'. No tenía a dónde ir con mis hijos, así que decidí volver al islam para salvar a los niños y a mí misma. Sé que Issa [Jesús] se acordará de mí algún día".

Reino Unido: Un pakistaní, su mujer y sus seis hijos están sufriendo "un terrible calvario a manos de los vecinos, que les consideran blasfemos". Su crimen es haberse convertido –hace más de veinte años– a la cristiandad. Pese a ser "prisioneros en su propia casa" después de que les atacaran en la calle, les rompieran una y otra vez las lunas del coche y les tiraran huevos a las ventanas, la familia cristiana dijo que tanto la Policía como la iglesia anglicana fueron incapaces de darles algún apoyo útil, y que son "reacias a tratar el problema como un delito de odio religioso". Nisar Husain, el padre, dijo: "Han saboteado nuestras vidas y esto no debería estar pasando en el Reino Unido. Vivimos en una sociedad libre y democrática y lo que nos están haciendo es una aberración".

Turquía: desde el 27 de agosto, hasta quince iglesias han recibido amenazas de muerte por "negar a Alá". Aun así, "las amenazas no son ninguna novedad para la comunidad protestante que vive en este país y que quiere criar a sus hijos aquí", dijeron los líderes de la iglesia. Como exmusulmanes –buena parte de la congregación son apóstatas del islam–, han sido amenazados con la decapitación. En estos mensajes se acusa a los cristianos de "haber elegido el camino que niega a Alá" y de "haber llevado a otros a creer como ellos... Como herejes habéis crecido en número a base de seguidores ignorantes". En uno de los mensajes aparecía la bandera de Estado Islámico junto a las palabras: "Infieles pervertidos, se acerca el momento de cortaros el cuello. Que Alá reciba su gloria y alabanza".

Pakistán: la Policía detuvo a Pervaiz Masih, un empleado cristiano de una fábrica de ladrillos del distrito de Kasur, en la provincia del Punyab, después de que una empresa musulmana de la competencia le acusara falsamente de insultar a Mahoma, el profeta del islam. Pervaiz, padre de cuatro hijos, entre ellos un bebé de 7 meses, huyó de casa después de que Mohamed Jalid presentara una denuncia según la cual Pervaiz había hecho comentarios despectivos sobre Mahoma durante una discusión. La Policía detuvo a cuatro familiares de Pervaiz; después, los agentes sacaron a su mujer a la calle y le arrancaron la ropa para intentar obtener información sobre el paradero de su marido. La Policía también propinó palizas a algunos cristianos de la zona e hizo redadas en sus casas para obtener información sobre Pervaiz, que finalmente acabó entregándose para que liberaran a sus familiares.

Etiopía: quince jóvenes cristianos fueron atacados y detenidos por participar del evangelismoen el este de Etiopía. Por otra parte, seis líderes cristianos fueron hallados culpables de incitar al desorden público, destruir la confianza pública en los funcionarios del Gobierno y sembrar el odio. Los seis hombres, miembros de un comité administrativo eclesiástico, habían escrito una carta a los líderes nacionales de la iglesia el 11 de marzo describiendo la persecución que sufrían como cristianos que viven en la zona de Silte, de mayoría musulmana. Se quejaban de discriminación en las ofertas de empleo, de despidos injustos, de recibir respuestas crueles respecto al desempeño de su trabajo, de incendios en las iglesias, de ataques físicos y amenazas de muerte. La carta se filtró a los medios locales y se difundió rápidamente, dando lugar a su arresto e inculpación.

Dhimmitud

Alemania: según una información, "muchos refugiados cristianos de Siria, Irak o el Kurdistán están sufriendo intimidaciones y ataques por parte de los refugiados musulmanes. En varios centros de refugiados organizados por las autoridades locales se impone la sharia, y los cristianos, que son minoría, son víctimas de acoso". Gottfried Martens, pastor de una iglesia del sur de Berlín, dijo: "Algunos musulmanes muy religiosos están extendiendo la siguiente idea entre los centros de refugiados: la sharia rige allá donde estemos". Martens mostró especial preocupación por los musulmanes que se convierten a la cristiandad: apóstatas que, según la ley islámica, pueden ser asesinados. "Es absolutamente seguro que atacarán a estas personas".

Líbano: los cristianos se están viendo sobrepasados por los refugiados musulmanes de Siria e Irak y corren el peligro de perder su sitio en el país, dijo el ministro de Exteriores libanés, Gebran Basil: "Lo que se está produciendo en el Líbano es un intento de sustituir a la población con [musulmanes] sirios y palestinos". Como la población cristiana de Líbano es, y ha sido históricamente, minoría, sus derechos están amenazados, dijo Basil, porque "algunos están intentando imponer a los musulmanes sobre los cristianos" (una situación que también se está dando en EEUU). En una entrevista anterior, Basil dijo que la comunidad cristiana de Oriente Medio, como conjunto, ha quedado reducida "a grandes pedazos": "En Irak pasó hace veinte años, y vimos que el 90 por ciento de los cristianos abandonaron Irak. De Siria no tenemos las cifras reales a causa del caos. No podemos saberlo. Sabemos que hay mucha inmigración interna y externa, y desplazamientos... Pero lo cierto es que se han destruido iglesias y que hay gente que ya se ha marchado".

Reino Unido: un iraní, Nuredín Malaki-Sudmand, de 41 años, iba a ser en teoría deportado a Irán tras ser detenido por lanzar amenazas y blandir cuchillos por las calles de Londres. Sin embargo, no fue deportado, al parecer, porque la embajada iraní estaba cerrada. En su lugar, fue realojado a 400 kilómetros de distancia, en Stockton-on-Tees. Anteriormente, el 2 de abril, había ido dando vueltas sin control con un cuchillo de combate, gritando: "Soy musulmán y voy a cortaros la puta cabeza, hijos de puta... Soy del ISIS y mi gente va a cortaros las pelotas, cristianos... Voy a mataros, a mataros a todos. Voy a cortaros la cabeza y a joderos a todos".

Egipto: se produjeron ataques musulmanes contra cristianos en dos localidades distintas de Samalut, al norte de la Gobernación de Menia. Un ataque tuvo lugar como supuesta "venganza" por la construcción de una pequeña iglesia. En una localidad hubo cinco coptos heridos, y en la otra un grupo de musulmanes repartidos en coches llevaron a cabo un ataque contra una boda cristiana. Los tres coptos resultaron heridos, mientras que varias jóvenes cristianas de la zona sufrieron abusos sexuales.

Por otra parte, un grupo de musulmanes de la localidad de Al Ula, cerca de Alejandría, atacó una serie de casas cristianas y una iglesia el 20 de septiembre, después de que la Policía intentara devolver el terreno que un musulmán había robado a su legítimo dueño cristiano. Cuando llegó para ejecutar la orden, la Policía sufrió un ataque y huyó. "Después de que huyeran las fuerzas de seguridad", dijo un líder de la iglesia, "una gran masa de gente rodeó la iglesia y empezó a tirar piedras contra ella. Después atacaron cuatro casas de cristianos". Al menos dos cristianos resultaron gravemente heridos, uno de ellos con fractura de columna. "La familia El Huti [la familia musulmana que había robado el terreno cristiano] utilizó micrófonos en la mezquita local y en los pueblos cercanos para llamar a los musulmanes de todos los alrededores diciendo que la Policía había venido a hacerse con las tierras para dárselas a los cristianos".

Una estudiante cristiana copta, Mariam, que había sido víctima de discriminación, apareció en los titulares de los principales medios egipcios y generó especial revuelo. Conocida como la"estudiante cero", decían de ella sus antiguos profesores que era una "estudiante brillante" que quería ser médico. Había obtenido un 97 por ciento en sus notas los dos primeros años y esperaba resultados similares en su último año, para acabar descubriendo que había suspendido: su calificación final fue un cero. Insistió en ver los resultados con sus propios ojos, pero se le negó. Cuando el asunto llegó a los titulares, se le mostraron los resultados. Tanto ella como otros –incluidos peritos caligráficos– dijeron que la letra manuscrita del examen que se le mostró no era la suya.

Pakistán: una familia estuvo a punto de ser quemada viva cuando unos musulmanes intentaron apropiarse del terreno de su casa. Como Buta Masih, de 38 años, y su esposa y su familia se negaban a abandonar su casa y su terreno para dejárselos a los musulmanes, recibieron una brutal paliza. Después, los musulmanes rociaron gasolina por toda la casa y le prendieron fuego, y encerraron a Buta y a su familia en una habitación. La familia Masih logró escapar rompiendo una ventana. Pese a la presencia de testigos, la Policía local fue reacia a presentar una denuncia formal y, según los abogados, detuvieron en su lugar a Masih con acusaciones ridículas.

La mayoría de los trabajos degradantes se siguen reservando para los cristianos y otras minorías. El último ejemplo ha sido el anuncio de vacantes del Instituto de Cardiología de Lahore, en el Punyab. Todos los trabajos de la lista están abiertos a todos los solicitantes, excepto los "trabajos sanitarios", como el de la limpieza de los baños: solo los no musulmanes pueden optar a ellos. Según abogados laboralistas, "esta es una forma de opresión directa, de racismo e intolerancia contra las minorías religiosas del país", principalmente cristianos, hindúes y musulmanes no suníes.

Sobre esta serie

Aunque no todos los musulmanes, y ni siquiera la mayoría, participan de ella, se está extendiendo la persecución de los cristianos. "La persecución musulmana de los cristianos" se elaboró para recopilar algunos de los ejemplos –en absoluto todos– de persecución que salen a la luz cada mes.

Documenta lo que ignoran los grandes medios de comunicación.

Sugiere que dicha persecución no es aleatoria sino sistemática, y que tiene lugar en todas las lenguas, etnias y lugares.

Traducido por El Medio

Fuente: Gatestone Institute

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos: