El cardenal Taurán apuesta en Qatar por el diálogo interreligioso

Ivan Vargas

Líderes cristianos, judíos y musulmanes se han dado cita en Doha, Qatar, para participar este el 16 y 17 de febrero en la XII Conferencia sobre Diálogo Interreligioso.  La delegación católica ha estado encabezada por el cardenal Jean-Louis Taurán, presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso.

La inauguración del encuentro ha corrido a cargo del Dr. Hassan bin Lahdan Al Muhannadi, ministro de Justicia del Estado de Qatar, quien ha destacado en sus palabras la importancia del diálogo no solo entre religiones, sino también entre culturas e individuos para la promoción de la paz y la estabilidad mundiales.

En su intervención, el purpurado de origen francés ha subrayado que “los líderes religiosos no deben tener miedo de denunciar sin vacilación las malas acciones y ambigüedades de ciertos grupos que no tienen nada que ver con el enfoque religioso de la vida”. “Juntos, judíos, cristianos y musulmanes pueden remediar la sordera de la sociedad moderna en relación con Dios”, ha apuntado, al tiempo que ha recordado que “la historia de las religiones muestra que hay un futuro posible, un futuro compartido”.

Este año la conferencia ha versado sobre la “Seguridad espiritual e intelectual a la luz de las doctrinas religiosas”. Durante la reunión, más de 500 delegados han debatido en cinco sesiones abiertas y nueve seminarios un total de 108 ponencias sobre el tema central elegido para la ocasión.

“La religión es utilizada con frecuencia en el mundo de hoy para justificar la violencia, la discriminación y otras vulneraciones de los derechos universales. Las comunidades religiosas sufren marginación, el exilio y con frecuencia corren peligro de muerte. Al mismo tiempo, esta erosión sistemática de los valores que sostienen la armonía y solidaridad entre las comunidades amenaza la estabilidad social”, ha explicado el Centro Internacional de Diálogo (KAICIID), que ha estado representado en el encuentro por el Dr. Mohammad Sammak, miembro de la Junta Directiva de este organismo intergubernamental, y el asesor Patrice Brodeur.

El Dr. Sammak ha sido el primer galardonado con el Premio Internacional de Doha al Diálogo Interconfesional en 2013 por su contribución a las relaciones interconfesionales, y ha participado este año en la conferencia para disertar sobre el papel del diálogo en la búsqueda de la paz y la verdad en la propia fe y en la fe de los demás.

“El panorama general de la diversidad y el pluralismo religioso muestra lo difícil que es formar una fuerza moral para dar seguridad a la humanidad espiritual”, ha indicado el miembro de la Junta Directiva del Centro Internacional de Diálogo. “A esta dificultad se añade que muchas culturas religiosas están basadas en el supuesto de que poseen el monopolio de la verdad. Esta idea está encarnada en la cultura de todas las religiones y credos, por lo que el diálogo se hace esencial para encontrar virtudes comunes”, ha añadido.

Por su parte, Brodeur que ha sido el orador invitado en la sesión plenaria titulada “La religión y su papel en la seguridad espiritual e intelectual”,  ha hablado del rol que desempeñan religión y política en la mejora de las libertades y las oportunidades educativas para el desarrollo de la sociedad y la paz sostenible.

“Muchas comunidades e instituciones religiosas han sobrevivido largos periodos de tiempo porque han demostrado su resistencia ante desafíos tanto humanos como naturales, al tiempo que han demostrado su apertura a los cambios y su capacidad de adaptación a nuevas situaciones”, ha dicho el asesor senior del KAICIID.

“En parte, esa resistencia procede de la transmisión de perspectivas espirituales e intelectuales que ayudan a los creyentes a ser seres humanos más virtuosos a escala individual. Pero detrás de la cobertura en los medios de malas noticias acerca de la religión, debemos también identificar las buenas noticias sobre el gran e histórico cambio de paradigma que se ha producido en el último medio siglo, mediante el aprovechamiento del diálogo interreligioso por las instituciones para mejorar la comprensión mutua, descubrir elementos comunes que promuevan la colaboración, respetar las diferencias reales y, a veces, incluso cooperar para solventar ofensas históricas con el fin de poner fin al ciclo de violencia interreligiosa. Hoy más que nunca, muchos creyentes, especialmente los de mayor jerarquía institucional, confían en el diálogo para encontrar la seguridad, en lugar de pelear por causa de las diferencias”, ha asegurado.

En la XII Conferencia sobre Diálogo Interreligioso, los expertos han desarrollado un marco para afrontar asuntos tales como la religión y su papel en la seguridad, la protección de la libertad intelectual, los medios sociales, la juventud y la lucha contra el extremismo, y han planteado posibilidades de colaboración futura.

Fuente: Zenit

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos: