Por primera vez cristianos y judíos juntos en la Marcha por la Vida en Hungría

Silvia Schnessel

Tres obispos cristianos estaban entre decenas de miles de personas que participaron el domingo en la Marcha por la Vida en Hungría, la mayor manifestación antirracista del país del año.

“Es un momento histórico, en el que líderes de la religión cristiana y judía están en el mismo escenario juntos”, Gabor Gordon, a la cabeza de la marcha de la Fundación Vida Hungría, dijo en su introducción.

Fue la primera vez que tres obispos cristianos participaron juntos en la marcha, que se celebra anualmente para conmemorar la deportación de los judíos húngaros al campo de concentración de Auschwitz, y dieron discursos en el mismo escenario. Marcha por la Vida se encuentra ahora en su 14ª edición.

Janos Szekely, un obispo católico romano, dijo: “Estamos aquí ahora en la Marcha por la Vida en Budapest para expresar nuestro dolor y arrepentimiento por la muerte de más de medio millón de compatriotas judíos húngaros”.

La marcha comenzó desde el centro de la Gran Sinagoga de Budapest y terminó en la basílica de la ciudad, la iglesia católica más grande de Budapest.

Se inició con un minuto de silencio en memoria de Imre Kertész, el escritor judío húngaro que murió a principios de este mes a los 87 años, y cuya novela Holocausto ganó el Premio Nobel de Literatura en 2002.

El mayor aplauso fue para el húngaro Gran Rabino Robert Frolich, quien en su discurso fue abiertamente crítico de las iglesias cristianas.

“¿Qué habria pasado si las puertas de la basílica hubieran quedado abiertas a continuación, durante el Holocausto? … Pero las puertas no estaban abiertas, la basílica fue cerrada cuando se la necesitaba abierta”, dijo.

Numerosos diplomáticos asistieron a la concentración, incluyendo el embajador israelí en Hungría, Ilan Mor.

“Esta es ahora la Marcha de los Vivos y no como hace 72 años, cuando era la Marcha de los Muertos”, dijo Mor. “Ahora, esta es la Marcha de la Esperanza”.

La estrella de la película húngara premiada con un Oscar “Hijo de Saúl”, Géza Röhrig, también estuvo presente en el evento.

La rama húngara de la Marcha de la Fundación Vida, a la cabeza de la Marcha por la Vida a Auschwitz, también lleva a cabo una reunión anual antixenófoba y antirracista en Hungría.

Otros eventos del domingo incluyeron la dedicación de una estatua conmemorativa en Budapest a los cerca de 100.000 trabajadores forzados durante la Segunda Guerra Mundial, el monumento que está en el distrito 8, con una gran población judía antes del Holocausto, fue creado por el artista húngaro-israelí Dan Reisinger.

La estatua fue financiada por el gobierno húngaro y el Ministerio de Defensa de Hungría.

Fuente: Enlacejudio

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos: