La Autoridad Palestina castiga a la comunidad samaritana

Khaled Abu Toameh

¿Qué pasa si usted llega a una ceremonia religiosa y descubre que sus vecinos judíos también están en la lista de invitados?

Bueno, si usted es un representante de la Autoridad Palestina (AP), se levanta y se va. No importa si tal movimiento insulta a sus anfitriones: lo importante es no sentarse con judíos, especialmente si son de los asentamientos.
Este embarazoso incidente tuvo lugar la semana pasada cerca de la ciudad palestina de Nablus, donde los miembros de la pequeña comunidad samaritana se reunieron para celebrar su propia Pascua. Los samaritanos son un grupo étnico religioso en el Levante, procedentes de los israelitas del antiguo Oriente Medio.

Las cosas salieron bien durante unos dos minutos en el monte Gerizim, una de las dos montañas en las inmediaciones de Nablus. Ese fue el tiempo que tomó para los huéspedes palestinos retirarse en protesta por la presencia de representantes de la comunidad de colonos judíos y oficiales de las Fuerzas de Defensa de Israel.
El gobernador de la Autoridad Palestina de Nablus, el general Akram Rajoub, fue invitado de honor, al igual que el alcalde de Nablus Adli Yaish y decenas de palestinos.

Rajoub más tarde explicó su decisión de retirarse: “Sí, nos retiramos de la ceremonia. Respetamos y apreciamos la comunidad samaritana y hemos estado compartiendo con ellos regularmente acontecimientos alegres y tristes. Nosotros los consideramos parte de la población palestina. Pero no podemos aceptar la presencia de colonos en la ceremonia. Lo que es peor, a estos colonos se les dio el privilegio de hablar en la ceremonia, por lo que teníamos que boicotear el evento oficial y salir de la sala. No estamos preparados hablar con los colonos judíos, porque no aceptamos su presencia entre nosotros”.

Poco después, el dirigente de Fatah y presidente de la AP Mahmoud Abbás emitió una declaración condenando enérgicamente la invitación de líderes de los colonos judíos a la ceremonia samaritana: “Este es un precedente peligroso que no se debe permitir que se repita. Es inusual para la comunidad samaritana hacer esto. Nosotros consideramos que son parte de la población palestina y esperamos que esta invitación no represente la voluntad de nuestro pueblo samaritano. Tienen que solucionar este problema y evitar que vuelva a suceder”.
Raed Dib’i, un alto funcionario de Fatah en Cisjordania, elogió la decisión de la delegación palestina de boicotear la ceremonia. Dijo que la medida refleja el rechazo de los palestinos de cualquier forma de “normalización con los ocupantes y las bandas de colonos.”

Esta es la no-normalización en acción. La Autoridad Palestina ha tenido una política de larga data de la lucha contra la “normalización” con los israelíes, y esto es sólo un ejemplo desagradable. Sin embargo, esta campaña está dirigida no sólo contra los colonos judíos, sino también contra los judíos que viven dentro de Israel propiamente dicho.

Durante los últimos años, los activistas políticos palestinos, muchos de ellos pertenecientes a la facción Fatah de Abbás, han estado librando una campaña feroz contra de las reuniones entre judíos y árabes.
Mostrando sus verdaderos colores, los activistas no dudan en atacar incluso a los judíos que apoyan a los palestinos. En un incidente el año pasado, activistas de Fatah frustraron un evento conjunto palestino-israelí llamado Abrazo Jerusalén cerca de la Puerta de Damasco de la ciudad vieja. Matones agredieron a las personas de manera indiscriminada, incluyendo los equipos de filmación, activistas europeos e incluso a los participantes palestinos. No hace falta decir, que ninguno de los participantes judíos en este evento “pacífico” era un colono judío.

El incidente con la comunidad samaritana revela el trato de la Autoridad Palestina hacia las minorías religiosas en los territorios palestinos.Al retirarse de la ceremonia, los líderes de la AP transmiten a los samaritanos que no son, por así decirlo, los que conforman la lista de invitados para su propia fiesta – especialmente si los invitados son judíos que viven en asentamientos cercanos, u oficiales de las FDI. El mensaje aquí es claro: sigan nuestras reglas o se enfrentan a un boicot.

Ese es un golpe en la cara de la comunidad samaritana. Y el golpe vino en una fiesta religiosa, no en una manifestación política.
El tiempo dirá, y probablemente no pasará mucho tiempo, si la AP y sus militantes de Fatah golpearán la comunidad samaritana con más de una bofetada.

La Autoridad Palestina ya ha “castigado” a los samaritanos aprobando una ley que anula el único asiento que la comunidad tiene en el Parlamento palestino, en el Consejo Legislativo Palestino (CLP). El único miembro samaritano del parlamento, Saloum Cohen, fue elegido en 1996. Murió en 2004. Desde entonces la comunidad no ha tenido representación en el CLP.

Sin embargo, la falta de representación en el parlamento no es una preocupación importante para los samaritanos en estos días. En lugar de ello, la comunidad se preocupa por cómo van a ser tratados por la AP, ahora que parecen mirarlos a ellos como “traidores” más que como amigos.
Los samaritanos están empezando a preguntarse si su destino será el mismo que el de la minoría cristiana en los territorios palestinos.

A principios de este mes, los cristianos palestinos acusaron a la Autoridad Palestina y a Hamás de borrar la historia cristiana. Las acusaciones se produjeron después del descubrimiento de una antigua iglesia bizantina en la ciudad de Gaza. A pesar del descubrimiento histórico importante, las excavadoras se utilizaron para destruir los artefactos de la iglesia con el fin de construir un centro comercial en el sitio.

En otro golpe a los cristianos, el gobierno de la AP recientemente rechazó la demanda de considerar la Pascua como un día festivo oficial. La decisión enfureció a muchos cristianos palestinos. Sus líderes escribieron una dura carta al primer ministro de la AP Rami Hamdallah, en el que declararon que no se habrían sorprendido si tal decisión había sido tomada por el gobierno de Arabia Saudita, Qatar y Malasia.
Los samaritanos se enfrentan ahora a una difícil decisión: continuar conviviendo con la Autoridad Palestina y aceptar su intimidación, o la ubicación hacia un lugar más seguro. Si optan por la primera, más les vale hacer las paces con los que no quieren la paz con sus vecinos judíos.

Traduccion: Aurora

Fuente: aurora-israel.co.il/Gatestone Institute

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos: