Por qué los cristianos evangélicos apoyan a Israel

Pat Robertson

Un día a finales del siglo 19, la reina Victoria de Inglaterra según los informes, le hizo a su primer ministro, Benjamin Disraeli, esta pregunta: 

"Sr. Primer Ministro, ¿qué pruebas me puede dar de la existencia de Dios?" 

Disraeli pensó por un momento y luego respondió: "el Judío, su majestad".

Piense en ello, de acuerdo con Disraeli, la principal prueba de que Dios existe es la existencia del pueblo judío... a las personas que en el año 586 a.e.c fueron deportados a Babilonia, pero regresaron después de 70 años para reconstruir una nación. Quienes fueron brutalmente masacrados de nuevo y dispersados por los romanos en el año 70, sin embargo, después de incontables siglos de diáspora, expulsiones, pogromos, guetos e intentos de exterminio genocida, se han aferrado a su fe, sus costumbres, y ahora después de unos 2500 años de exilio han regresado a la tierra prometida por Dios a sus antepasados. Una nueva nación comenzó en la tierra en 1948 con el nombre de su antepasado Jacob, cuyo nombre fue divinamente cambiado a Israel, que significa "príncipe de Dios". Y para cumplir otra profecía antigua, Dios se movió en el corazón de Eliezer Ben-Yehuda, cuyo hijo, Ehud me dijo que, mientras que su padre vivía en Europa del Este, oyó una voz y vio una luz ordenándole que traería para el pueblo judío una lengua pura, el hebreo, el lenguaje de la Torá y de los antiguos profetas. 

Sí, la supervivencia del pueblo judío es un milagro de Dios. El retorno del pueblo judío a la tierra prometida a Abraham, Isaac y Jacob es un milagro de Dios. Los notables victorias de los ejércitos judíos ante las circunstancias en las batallas sucesivas en 1948 y 1967, y 1973 son claramente milagros de Dios. Las maravillas tecnológicas de la industria israelí, el valor militar, la generosidad de la agricultura israelí, los frutos y las flores y la abundancia de la tierra son un testimonio de cuidado estricto de Dios sobre esta nueva nación y el genio de este pueblo. 
Sin embargo, lo que ha sucedido estaba claramente predicho por el antiguo profeta Ezequiel, quien, escribiendo en el momento de la cautividad de Babilonia, declaró este mensaje para el pueblo judío respecto a estos últimos días.

"Yo os tomaré de las naciones; os recogeré de todas las tierras y los llevaré de vuelta a su propia tierra ... les daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo ... para que sigan mis preceptos y obedezcan mis leyes, vivirán en la tierra que di a vuestros padres;. ustedes serán mi pueblo y yo seré su Dios. Llamaré al trigo, y lo multiplicaré, y no os daré hambre. ... voy a aumentar el fruto de los árboles y los cultivos del campo, por lo que ya no van a sufrir afrenta entre las naciones a causa de la hambruna".
...
"Esto es lo que dice el Soberano: "En el día en que los purifique de todos sus pecados, haré que las ciudades sean habitadas, y se reconstruirán las ruinas. La tierra asolada será labrada, en lugar de haber permanecido asolada a ojos de todos los que pasan a través de ella. Ellos dirán: "Esta tierra desolada se ha hecho como el huerto del Edén. Las ciudades que estaban en ruinas, desoladas y destruidas, están fortificadas y habitadas"
...
"Y las naciones a su alrededor sabrán que Yo, El Eterno, reconstruí lo que estaba derribado, y planté lo que estaba desolado. Yo, El Eterno, he hablado, y lo haré".(Ezequiel 36:24 y siguientes).
...
Damas y caballeros, los cristianos evangélicos apoyamos a Israel porque creemos que las palabras de Moisés y los antiguos profetas de Israel fueron inspirados por Dios. Creemos que la aparición de un estado judío en la tierra prometida por Dios a Abraham, Isaac y Jacob fue ordenada por Dios. 

Creemos que Dios tiene un plan para esta nación que pretende ser una bendición para todas las naciones de la tierra. 

Por supuesto, nosotros, al igual que todas las personas bienpensantes, apoyamos a Israel porque Israel es una isla de democracia, una isla de libertad individual, una isla del estado de derecho, y una isla de modernidad en medio de un mar de regímenes dictatoriales, supresión de la libertad individual, y de una religión fanática que pretende regresar al feudalismo Saudita del siglo octavo.

Estos hechos sobre el Israel moderno son ciertos. Pero la mera retórica política no da cuenta de la profunda devoción a Israel que existe en los corazones de decenas de millones de cristianos evangélicos. 

Usted debe darse cuenta de que el Dios que habló a Moisés en el Monte Sinaí es nuestro Dios. Abraham, Isaac y Jacob son nuestros patriarcas espirituales. Jeremías, Ezequiel y Daniel son nuestros profetas. El Rey David, un hombre conforme al corazón de Dios, es nuestro héroe. La Ciudad Santa de Jerusalém es nuestra capital espiritual. Y la continuación de la soberanía judía sobre la Tierra Santa es un baluarte más para nosotros que declara que el Dios de la Biblia existe y que su Palabra es verdad. 

Y hay que tener claramente en cuenta que los cristianos evangélicos servimos a un Judío del que creemos que es el Mesías de Israel, que fue anunciado por los antiguos profetas, quien confió la difusión mundial de su mensaje a 12 apóstoles judíos. 

Debe tenerse en cuenta que hoy en día el cristianismo, con más de dos mil millones de adherentes, es con mucho la religión de más rápido crecimiento en el mundo. Dentro de los 20 años, ese número aumentará a tres mil millones. De ellos, al menos seiscientos millones son creyentes en la Biblia evangélicos y carismáticos que son partidarios ardientes de la nación de Israel. En 20 años, esa cifra alcanzará los mil millones. Israel tiene millones de amigos cristianos en China, en la India, en Indonesia, en África y América del Sur, así como en América del Norte. 

Estamos con ustedes en su lucha. Estamos con ustedes mientras una ola de antisemitismo se cierne sobre la tierra. Estamos con ustedes a pesar de la presión del "Cuarteto" y las resoluciones increíblemente hostiles de las Naciones Unidas. Estamos con ustedes a pesar de las amenazas y los desvaríos de los yihadistas Wahabbi, los matones de Hezbolá y los asesinos de Hamas.

Estamos con ustedes a pesar de los embargos de petróleo, la pérdida de aliados, y los ataques terroristas en nuestras ciudades.

Nosotros los evangélicos cristianos simplemente decimos a nuestros amigos israelíes "sirvamos a nuestro Dios juntos, oponiéndonos al veneno virulento del antisemitismo y el antisionismo que se cierne sobre el mundo rápidamente".

Gracias, y que Dios los bendiga!

Fuente: estadodeisrael.com

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
   
Home