Salen a la luz desconocidos campos de exterminio nazis

 

La “Enciclopedia de los campos y los guetos”, que estará completa en 2025, ha documentado 42.500 sitios de persecución nazi – más de ocho veces más de lo previsto. Y el número sigue subiendo

En 2000, el Museo Memorial del Holocausto de los Estados Unidos en Washington, DC (USHMM, por sus siglas en inglés), encargó a los investigadores crear un registro completo y único que documente con precisión los miles de sitios de persecución que los nazis habían establecido. El USHMM estimó que descubriría cerca de 5.000 sitios de persecución, que incluirían campos de trabajos forzados, burdeles militares, guetos, campos de prisioneros de guerra y campos de concentración.

Pero cuando la investigación se puso en marcha ese número se disparó.

En 2001, el número ya se había duplicado. Unos años después, los investigadores habían descubierto 20.000 sitios. Ahora, la “Encyclopedia of Camps and Ghettos, 1933-1945” contiene más de 42.500 sitios que los nazis utilizaron para perseguir, explotar y asesinar a sus víctimas.

“Pero francamente, podría elevarse mucho más”, dijo Geoffrey Megargee, líder del proyecto, quien coordinó la publicación de los dos primeros libros de la serie de siete. El libro final de la enciclopedia se publicará en 2025.

“No había rincón en Alemania [durante la guerra] … donde no hubiera alguien allí contra su voluntad”, dijo Megargee, hablando antes del Día Internacional del Holocausto.

http://i1.wp.com/www.enlacejudio.com/wp-content/uploads/2017/01/Holocaust-enciclopedia.jpg?resize=195%2C293

Portada de un volumen de la “Enciclopedia de campos y guetos, 1933-1945” (cortesía)

Para Megargee, contar los sitios fue uno de los principales retos del proyecto. Por ejemplo, hubo campamentos que cambiaron los propósitos con el tiempo y burdeles dentro de los campamentos. Por precaución a riesgo de fallar, sitios como estos se contaron sólo una vez. Los investigadores también se abstuvieron de contar los subcampos, de los que había decenas de miles.

Para que los investigadores concluyeran que un sitio había existido, no les bastaba con el testimonio de una sola persona. Era imperativo corroborarlo con varios testimonios de testigos y documentos oficiales.

Dada la brecha de más de medio siglo entre la liberación del último campo y el inicio del proyecto, ses posible imaginar cuántos sitios permanecerán por siempre sin registrar. No sólo los registros y testimonios que se destruyeron o perdieron durante y después de la guerra, también estaban en una miríada de idiomas, o eran escondidos por gente avergonzada, indiferente o sin remordimientos. Algunos se fueron a sus tumbas con los testigos y víctimas que murieron antes del nuevo milenio.

Sin embargo, el número de sitios descubiertos fue más de ocho veces superior al pronosticado por los expertos de la USHMM, la vanguardia en la investigación del Holocausto.

Tal vez sólo fue posible llegar a esta cifra impactante precisamente por el paso del tiempo, porque el tiempo aportó al proyecto un elemento que nadie había predicho.

Esqueletos en el armario
Cuando Hermann F. Weiss decidió excavar en el pasado de su familia en 2001, sus hermanos lo desaprobaron. Su hermano le dijo que ya había escrito suficiente sobre el Holocausto. Weiss no estaba de acuerdo.

“Mi familia estaba ansiosa” -admitió Weiss. “Tenían miedo de descubrir cosas terribles de mi padre”.

Su padre, a quien Weiss describe como “cómplice”, era un ingeniero que supervisaba la construcción de infraestructura para Schmidding, una compañía alemana de desarrollo de misiles. Weiss necesitaba respuestas. El papel de su padre durante la guerra lo perseguía.

http://i2.wp.com/www.enlacejudio.com/wp-content/uploads/2017/01/Hermann-Weiss-300x225.jpg?resize=300%2C225

Hermann Weiss volvió e investigó los crímenes cometidos en su ciudad natal. (Cortesía)

Weiss se había trasladado incluso a los Estados Unidos en parte como una manera de escapar de esta carga familiar y nacional, pero el peso cruzó el Atlántico con él. Se sentía deprimido y avergonzado. Lo único que Weiss vio como respuesta razonable fue “dar voz a las muchas [víctimas] desconocidas”.

Concentró su investigación en Silesia, una región que se extiende por partes de Polonia, Alemania, y lo que es hoy la República Checa. En Silesia su padre había trabajado para Schmidding y era donde, en 1944, Weiss había pasado los siete meses más felices de su niñez porque “no había ningún bombardeo”.

Pero investigar las atrocidades en Silesia parecía no tener punto de partida. “La mayoría de los historiadores no tocan [estos sitios]”, dijo, “porque hay muy pocos documentos del tiempo de la guerra”.

“Mi familia temía descubrir cosas terribles de mi padre”
Después de revisar este número limitado de documentos y memorias de supervivientes, Weiss frecuentemente recurrió a una práctica despreciada por quienes estaban obligados a ella: la llamada fría. Por ejemplo, había leído una memoria sobre un campo de trabajos forzados en Silesia que acusaba a un comandante llamado Kurt Pompe de actos bárbaros. Weiss se había enterado que el primer nombre del hijo más joven de Pompe era Herbert. Encontró seis Herbert Pompe en el directorio telefónico alemán en línea, y su segunda llamada fue contestada por la nuera de Kurt Pompe.

La conversación reveló una serie de cosas, incluyendo dónde y cuándo había muerto Kurt Pompe. Este hecho permitió a Weiss descubrir el archivo de des-nazificación de Pompe, que mostraba que los estadounidenses no eran conscientes de los crímenes de Pompe. Weiss registró el expediente en una publicación de Yad Vashem, y, en términos mucho más breves, en las entradas de la enciclopedia para los campos donde Pompe había cometido sus crímenes.

http://i2.wp.com/www.enlacejudio.com/wp-content/uploads/2017/01/Molino-en-Karczew.jpg?resize=400%2C300

Un antiguo molino en Karczew, donde antes había un campo de trabajo forzado nazi. (Noah Lederman vía JTA)

-Las entradas de la enciclopedia tienen que ser muy condensadas -explicó Weiss, con una pizca de pesar en la voz.

La investigación de Weiss lo ayudó a producir unas dos docenas de entradas en campos de trabajos forzados en Silesia para las series de la enciclopedia. Antes de investigar, había poca información publicada de la mayoría de los sitios. De hecho, seis nunca habían sido registrados y fueron descubrimientos propios de Weiss.

Y sin embargo, algunos de los recuerdos más indelebles de Weiss producto de su investigación no están en la enciclopedia.

“Su aparente insignificancia era tan significativa”
En un viaje a Silesia, Hermann Weiss descubrió un sitio de persecución indocumentado que apareció tal como habría sido días después de llegar las tropas soviéticas. Los testimonios de los aldeanos permitieron que Weiss localizara seis tumbas sin marcar, donde fueron enterrados tres polacos y tres judíos asesinados. Cuatro de los seis montículos seguían visibles. No había espacio en la enciclopedia para contar estas historias. Pero, como el espectro del trabajo de su padre, estas historias lo corroían.

“Su aparente insignificancia”, explicó Weiss, “era tan significativa”.

Cenar con un asesino
Katherina von Kellenbach había crecido refiriéndose a Alfred Ebner como su tío. Sin embargo, cuando la familia se reunió con Ebner después de la Segunda Guerra Mundial, su presencia en la mesa nunca sentó muy bien a von Kellenbach.

Ebner había sido responsable de organizar, dirigir y orquestar los asesinatos masivos de más de 20.000 judíos en Pinsk, donde el 86% de los residentes del gueto eran mujeres y niños. Después de la guerra, cuando los tribunales persiguieron a los nazis más importantes, Ebner recibió clemencia, después de diagnosticarle una forma de demencia.

En la mesa familiar, von Kellenbach lo veía perfectamente bien. De hecho, los otros miembros de la familia veían a Ebner como víctima. Consideraban que Ebner sufría de supuestas acusaciones infundadas.

http://i0.wp.com/www.enlacejudio.com/wp-content/uploads/2017/01/Max-Strnand.jpg?resize=195%2C293

El investigador Max Strnand en un sitio de persecución con el libro del que es autor. (Noé Lederman / Times of Israel)

Si los tribunales no responsabilizaban a Ebner y si Bielorrusia no tenía memoria pública de estas atrocidades, von Kellenbach estaba decidida a investigar.

En 1999, comenzó a investigar el pasado de su tío, visitando el archivo de Yad Vashem para reunir datos sobre Pinsk. Pero muchos documentos estaban en hebreo u otras lenguas que le eran ajenas. Necesitaba ayuda para entender las cosas. Cuando supo de una sobreviviente de Pinsk que podría ser de ayuda, dudó.

“Era difícil llamar a un sobreviviente y decir ‘Soy la sobrina de Alfred Ebner’”, dijo. Pero es lo que hizo, y durante dos días ella y el sobreviviente Nahum Boneh se sentaron a la mesa de su cocina con todos los documentos, desentrañando los crímenes de Ebner.

Durante años, von Kellenbach trabajó en el rescate de documentos atrapados en los archivos de otros países y en ocasiones tuvo que dirigir una operación de investigación de intriga y misterio. Puesto que las autoridades nunca le habrían permitido conducir una investigación sin trabas sobre un criminal conocido de la región de Pinsk, fingió investigar a los partisanos de los alrededores de Pinsk. Eso le dio acceso.

Su familia veía su trabajo con ojos hostiles. Pero la investigación redujo las mentiras y la credibilidad de Ebner en la familia se debilitó. Dejaron de protestar por sus esfuerzos, aunque los hijos de Ebner siguieron viendo a su padre “como un buen hombre, que ayudó a muchas personas”, dijo von Kellenbach.

“No hay forma de salir del archivo a las 5:00 p.m. como un ser humano”
Durante una sesión con los documentos, von Kellenbach había descubierto escritos en los que un oficial de policía bajo el mando de su tío dudaba si debía matar al niño delante de la madre, o viceversa. Ese día, Ebner había decidido los asesinatos de más de 7.000 personas.

“No hay manera de salir [del archivo] a las 5:00 p.m. como un ser humano”, dijo von Kellenbach después de leer esos documentos.

El tiempo está de nuestro lado
Los investigadores son mucho más diversos que los familiares y cómplices de los criminales. Mientras que el proyecto tiene muchos historiadores (obsesionados) a bordo, hay investigadores que sobrevivieron a uno o más de los 42.500 sitios, así como descendientes de supervivientes.

Hannah Fischthal, por ejemplo, investigó sitios donde sus tíos habían estado encarcelados. Su trabajo ha ayudado a desacreditar imprecisiones. Karwin se había considerado siempre un campo de prisioneros de guerra por una película documental sobre un prisionero italiano. Pero Fischthal probó que Karwin era, de hecho, un campo predominantemente judío. El expediente fue corregido y las víctimas judías fueron honradas recientemente con una placa en el lugar.

Los investigadores están encontrando campos tal como los paleontólogos desentierran dinosaurios. Con la tecnología disponible, la arqueóloga forense Caroline Sturdy Colls ha llevado a cabo una investigación de radar penetrante en el suelo cerca de Adampol, donde ha descubierto pruebas enterradas que corroboraron testimonios de testigos y arrojaron nuevos hallazgos.

http://i1.wp.com/www.enlacejudio.com/wp-content/uploads/2017/01/F%C3%A1brica-en-Unterschleissheim.jpg?resize=400%2C300

Una fábrica en Unterschleissheim, construida en el lugar donde los judíos y otros trabajadores esclavos trabajaron con lino durante el Holocausto. (Noé Lederman / Times of Israel)

Martin Dean, editor de la serie en la enciclopedia antes de abandonar el museo y el proyecto a finales de 2016, originalmente había sido investigador de crímenes de guerra en Scotland Yard. Pasó años construyendo casos contra los criminales, pero la mayoría daba resultados insuficientes – algunos ex nazis se excusaban por su mala salud, otros murieron antes de ser llevados a juicio.

Aunque Dean como investigador fue restringido por los tribunales, sus conocimientos adquiridos ayudaron a corregir el récord de numerosos sitios desconocidos, entre ellos algunos de los 300 guetos nunca antes documentados.

Bunker buster
A unos 14 kilómetros al norte de Munich, se encuentra la ciudad de Unterschleissheim. El área entera fue una vez sitio de persecución, y el investigador Max Strnand ayudó a documentar la planta de teñido de lino Lohhof, el campo que una vez ocupó estas tierras.

Además del campamento, explicó Strnand, apenas había algo en Unterschleissheim durante la guerra. La localización entonces tenía solamente una línea de tren, un almacén, y una torre, todos existen hoy todavía: la estación de tren está bajando el camino desde el almacén y la torre – ahora envueltos en modernos anuncios.

Los nazis llevaron allí esclavos judíos y prisioneros de guerra para trabajar el lino. Las fibras del tallo se llevaban al almacén, como materias primas para lencería.

Antes de Strnand, ni una sola fuente contó la historia del campo de Unterschleissheim y los hechos se dispersaron como confeti después de un huracán. Pero Strnand desenterró pacientemente una historia entera, incluyendo información sobre los prisioneros, de los cuales había constantemente 200 en cualquier momento.

“No sabemos si la gente fue ejecutada aquí, pero hubo muchos accidentes”, dijo Strnand. Sin embargo, señaló que sólo el 10% de los presos judíos que pasaron por Unterschleissheim sobrevivieron a la guerra, ya que los judíos de este campo fueron enviados directamente a campos de exterminio como Treblinka o Sobibor.

“Esto es algo que concierne a todos los que viven aquí”, dijo Strnand, que ahora ve su libro sobre Lohhof implementado en las lecciones de historia de las escuelas locales. Antes de publicar su libro, la mayoría de la gente de la ciudad ignoraba que hubiera existido un campamento.

Según Daniela Benker, directora de Cultura de la ciudad, hay planes para construir un sitio conmemorativo antes de 2018. Pero como las estructuras pertenecientes al antiguo campo están en tierra privada, el objetivo es construir un monumento en otro lugar – tal vez en la estación de tren en la carretera – donde pueda ser visible para el público.

Caminaba por el sitio, Strnand encontró a un electricista que terminaba su día. Se presentó y pidió permiso para caminar por los terrenos. El electricista sacó una llave que accedía a un cobertizo de provisiones, un antiguo búnker nazi.

http://i0.wp.com/www.enlacejudio.com/wp-content/uploads/2017/01/elctricista-en-Unterschleissheim.jpg?resize=400%2C300

Una fábrica en Unterschleissheim, construida en el lugar donde los judíos y otros trabajadores esclavos trabajaron con lino durante el Holocausto. (Noé Lederman / Times of Israel)

El búnker parecía un cobertizo de almacenamiento típico; sin embargo, el techo reforzado que una vez proporcionó seguridad adicional contra un bombardeo todavía era visible. Strnand sabía más sobre el campamento que nadie, pero veía las entrañas de este edificio por primera vez. Incluso los expertos seguían descubriendo nuevos hechos sobre las historias ocultas del Holocausto.

El trabajo nunca se acaba
Seguirá habiendo muchas cosas desconocida sobre las víctimas o los lugares donde los nazis solían deshumanizar a la gente y cometer asesinatos. Pero la serie de la enciclopedia es el esfuerzo más grande por documentar tantos sitios con más cuidado e incluir tantos testimonios como sea posible. Cuando se complete en 2025, muchos de los investigadores del proyecto seguirán trabajando.

‘Sigo recogiendo. Sigo buscando’
Después de que Hermann Weiss terminara de corregir el informe de Kurt Pompe, el nazi de Silesia, examinó los informes de otros criminales nunca llevados ante la justicia. Weiss encontró cientos de testimonios sobre un hombre llamado Hauschild, uno de los criminales más sádicos de la región de Silesia. A pesar de los testimonios y las acusaciones contra Hauschild, el hombre sigue siendo el rompecabezas más grande de Weiss. Weiss no logra conectarlo con ninguna organización nazi en particular y por lo tanto no puede condenar al hombre ni informar con precisión.

“Sigo recogiendo. Sigo mirando”, dijo Weiss. “Este es un ejemplo de cómo podrían permanecer desconocidas tantas cosas sobre el Holocausto para siempre … [La enciclopedia] proporcionará alguna base para seguir trabajando”.

Noah Lederman es el autor del libro de memorias “Un mundo borrado: la búsqueda de un nieto de los secretos del Holocausto de su familia”, publicado el 7 de febrero por Rowman & Littlefield.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Enlace Judío

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
   
Home