Demoliendo la falsa y difamatoria afirmación que Israel es un estado apartheid

Jeremy Rosen

Como periodista, luchó contra el régimen del apartheid, sobre todo a través de su trabajo para The Rand Daily Mail. Cuando el gobierno cerró el periódico y lo exilió, Benjamín se trasladó a Londres, donde se unió a The Independent y The Sunday Times.

En su último libro, Atrayendo el fuego: Investigando las acusaciones de apartheid en Israel, demolió completamente la falsa afirmación, por no decir difamatoria, de que Israel es un estado de apartheid.

Me volví oponente del apartheid cuando mi padre me llevó con él a Sudáfrica en 1955, en una de sus conferencias. Mientras estaba ocupado, me dejaba al cuidado de unas señoras judías encantadoras que resultaron ser adversarias radicales del sistema. Me llevaron por todo el país, asegurándome de ver los males del sistema de primera mano. Como estudiante, me uní al Movimiento Anti-Apartheid, llegando finalmente a ser presidente honorario del brazo escocés del movimiento.

En 1985, fui abordado por el entonces rabino jefe de Sudáfrica Bernard Casper, para considerar sucederlo. Pasé un mes en Johanesburgo para explorar las posibilidades y familiarizarme con la historia interior de Sudáfrica para ver si había algo que pudiera hacer en caso de ocupar el cargo para mitigar o incluso combatir el gobierno del apartheid. Fue a través de los buenos oficios de Benjamin que conocí a muchos del liderazgo clandestino del Congreso Nacional Africano y el Congreso de Sindicatos de Sudáfrica – no es una hazaña fácil. Sólo la reputación de Benjamin y el enorme respeto que tenían por él me hicieron pasar. Todos me aconsejaron que no me trasladara a Sudáfrica, diciéndome que si me posicionaba, me sacarían del país en el primer avión. Dijeron que la situación era desesperada y que era inminente un baño de sangre. Por supuesto, afortunadamente, las cosas funcionaron de otra manera, debido en gran parte a la grandeza de Nelson Mandela y al realismo del Presidente de Klerk. Y el difunto Rabi Cyril Harris, que asumió el papel de Rabino Casper, hizo un excelente trabajo pastoreando a la comunidad judía a través de la transición.

Benjamín y su familia se trasladaron posteriormente a Israel, donde él se unió a mi difunto hermano, Mickey, fundando el Centro de Preocupación Social en Yakar, en Jerusalem, para intentar reunir a israelíes y palestinos.

A diferencia de la mayoría de la gente, Benjamín conoce personalmente y ha experimentado el apartheid. Por lo tanto, está en mejores condiciones que la mayoría para hacer frente a las acusaciones de que Israel es un estado de apartheid. Puede decir categóricamente que aplicar el término apartheid a Israel es simplemente ignorancia, si no malicia. Llamar a Israel genocida cuando su población árabe se ha duplicado es una broma. Incluso la población de los territorios palestinos se ha multiplicado. ¡Lo que significa que los israelíes deben ser los genocidas más incompetentes de la historia!

En su libro equilibrado, detallado y honesto, Benjamín demolió por completo la comparación, presentando hechos enteramente objetivos. Bajo el apartheid, ningún sudafricano negro podía votar ni establecerse en zonas blancas. Por el contrario, los árabes israelíes se sientan en la Knesset, en la Corte Suprema y ocupan altos cargos nunca jamás otorgados a los negros en Sudáfrica bajo el antiguo régimen. Las zonas más allá de la Línea Verde actualmente ocupada por Israel están, de hecho, en un estado de limbo en espera de un acuerdo de paz definitivo, pero sólo los palestinos aspiran a que la zona sea ocupada por una sola raza. Los blancos de Afrikaaner nunca intentaron dar ninguna soberanía a los negros, sin tener en cuenta un acuerdo entre las diferencias. La suya era una ideología de superioridad racial, no un lamentable acuerdo político en espera de un tratado de paz, en el que la paz se persiguió como principio, aunque no siempre en la realidad. Este libro es un excelente resumen de la lucha actual entre dos demandas competitivas. Es posiblemente el libro más justo en el mercado para un punto de vista equilibrado y objetivo de este conflicto.

Esto es aún más importante porque, al examinar las acusaciones, Benjamín no emplea toda su fuerza en la crítica a Israel, puesto que funciona dentro de la Línea Verde, y en la Cisjordania ocupada y Gaza. No tiene paciencia para el extremismo de ningún lado. Señala los errores, fracasos y deficiencias de Israel sin tratar de disimularlos ni minimizarlos. Este libro es una fuente importante de hechos y argumentos que ayudarán a cualquiera que esté en primera línea defendiendo a Israel contra las mentiras, las medias verdades y las difamaciones mendaces que uno oye todo el tiempo y en casi todos los sectores de los medios de comunicación, las celebridades, las ONGs, las organizaciones de caridad y la academia. Que los polémicos y los políticos mienten es, por supuesto, un hecho. Pero ese pueblo que profesa honestidad, objetividad y ética, ilustra el prejuicio y la hipocresía que acechan al mundo en que vivimos, y de hecho previene y pospone cualquier posibilidad de un arreglo.

Este es el problema. Lamentablemente, no importa lo que Benjamín, o cualquier otra persona para el caso, escriba, no cambiará absolutamente nada. La ceguera ideológica se reproduce en los campus universitarios donde las inclinaciones de los profesores se convierten en los únicos puntos de vista aceptables si uno tiene la intención de pasar exámenes o ganar promociones. Allí, los cuadros de estudiantes agresivos y de acoso buscan interrumpir y silenciar cualquier otra perspectiva. Todo esto, en un momento en que la mayoría de las naciones que reprenden a Israel como un intruso colonial y agresor son ellos mismos los ofensores más corruptos contra los derechos humanos y el comportamiento civilizado en la tierra.

Israel sobrevivirá. Pero el terrible efecto secundario de la propaganda anti-israelí exagerada y prejuiciosa es que potencia aún más la negativa de la derecha a comprometerse. Refuerza una mentalidad de asedio, impermeabilidad al auto-análisis. Uno se desespera de una solución cuando personas excepcionales, justas y experimentadas como Benjamín simplemente no serán escuchadas, porque serán descartadas como herramientas del colonialismo, sin importar su historial. Al mismo tiempo, la derecha israelí lo rechazará por ser demasiado liberal. Tal es el mundo loco e insano en que vivimos. Sólo encontrando gente buena y honesta como Benjamin Pogrund, podemos retener cierta fe en la humanidad y sus perspectivas.

Traducción: Silvia Schnessel ​

Fuente: The Algemeiner/Hatzad Hasheni

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
 
Home