Relaciones Públicas De Israel: El Problema y la Solución

Bernhard Lazarus

  • Cabe señalar que el Estado Judío fue efectivamente creado a través de los esfuerzos de los países del mundo en San Remo y Ginebra, años antes del Holocausto.
  • Jerusalén, a excepción de menos de 200 años, en los siglos XI y XII, cuando era la capital de un Estado Cruzado de corta duración, sólo ha sido una ciudad capital bajo el dominio judío. En otras ocasiones, desde la conquista romana, ni siquiera era considerada una ciudad provincial de importancia por los musulmanes, ni por ningún otro.
  • En la guerra de 1948-49, Jordania tomó ilegalmente Jerusalén, limpió étnicamente a sus habitantes judíos, destruyó todas las sinagogas y sobre el antiguo sagrado cementerio judío en el Monte de los Olivos, después de usar lápidas judías antiguas para usarlas como piso de letrinas, Jordania construyó un hotel.
  • La agresión de Egipto, Siria y Jordania, en junio de 1967, fue derrotada por Israel. Israel liberó Jerusalén, tomó el control de los Altos del Golán, desde donde los sirios habían estado matando a tiros a agricultores israelíes, y entró en la Margen Occidental, que estaba bajo ocupación ilegal de Jordania.
  • Los movimientos contra el apartheid en Sudáfrica querían igualdad política y otros derechos democráticos para todos – independientemente de la raza – pero nunca propugnaron la destrucción de Sudáfrica.
  • Actualmente Israel no tiene Ministro de Relaciones Exteriores, y el puesto de Ministro de Información no existe. Esto crea el mensaje, como dijo la ex Primera Ministra israelí Golda Meir, de ser el “primer ministro de seis millones de primeros ministros”.
  • Una situación aún más urgente es que las autoridades israelíes se nieguen a tratar con el considerable número de académicos israelíes renegados (y otros) que perjudican a Israel en la escena internacional, presumiblemente por sus razones personales.

—————————————————————————————————

“La guerra es la continuación de la política por otros medios”, dijo el general Carl von Clausewitz hace casi 200 años, cosa que se ha transformado en: “La política es la guerra por otros medios”.

Los enemigos que son inferiores militarmente han entendido esto; por lo tanto, desde el pico de admiración después de la Guerra de los Seis Días, Israel ha tocado fondo, compartiendo la posición con países como Corea del Norte

¿Cómo y por qué es esto?

Conocer la historia es esencial; por lo tanto, es lo primero que los enemigos intentan destruir. Si se puede afirmar falsamente que los lugares bíblicos como la Tumba de Raquel, la Cueva de los Patriarcas, el Monte del Templo o, incluso, Jerusalén son islámicos, aunque el Islam no existió históricamente hasta cientos de años después, se puede afirmar que nunca hubo una conexión judía con la tierra – entonces… ¿Por qué deberían los judíos tenerla?

Si no sabe de dónde viene usted, no puede saber quién es o qué valores vale la pena defender. Shulamit Aloni, como Ministra de Educación de Israel en 1992-1993, probablemente para adaptarse a la paz que los israelíes esperaban que vendría después de los Acuerdos de Oslo, purgó los libros de texto de historia de Israel de cualquier cosa que pudiera considerarse “políticamente incorrecta”. Aunque indudablemente estaba bienintencionada, les hizo un gran perjuicio a los israelíes. El resultado fue como si el gobierno de EEUU borrara a George Washington, los Documentos Federalistas y a Abraham Lincoln de sus libros de texto y la capacidad de conocer su pasado.

Por lo tanto, es esencial que aquellos que desafían el derecho de Israel a existir y tratan de destruir económicamente a Israel se enfrenten con la realidad histórica. Sólo a través de la presentación de hechos, más que de “narrativas”, podremos tener éxito en la guerra de los medios de comunicación. Israel debería traer de vuelta los viejos libros de texto – inmediatamente.

Los sucesivos gobiernos israelíes, en una combinación de indolencia, autosuficiencia y general negligencia, han ignorado esta realidad. La rectificación de este abrumador problema se ha dejado, a menudo, en manos de particulares y ONGs, con financiaciones insuficientes y sólo parcialmente informados.

No es así, sin embargo, en el mundo musulmán. Desde la “crisis del petróleo” y el comienzo del terrorismo palestino en los años setenta, el mundo musulmán, junto con muchos líderes europeos, liderados por los franceses, ha ocupado completamente el campo de batalla de los medios de comunicación. Ellos han utilizado cualquier argumento inventado e inexacto que ellos y sus empresas de relaciones públicas puedan soñar. Mientras tanto, a pesar de la gran cantidad de aullidos y llantos, los israelíes no han superado este déficit de información con acciones positivas perceptibles.

Israel – el Estado Judío

Israel, uno de los estados más pequeños del mundo, aproximadamente del tamaño de Nueva Jersey, desde el comienzo, ha estado bajo constante ataque, físicamente, académicamente y en los medios de comunicación – más destructivamente de sus propios ciudadanos. Reclaman el derecho a la “libertad de expresión” y, a menudo, incluso parecen disfrutar viendo los fatales resultados, como si se necesitara confirmar la necesidad de un poder maligno.

La creación del Estado Judío fue la respuesta de Teodoro Herzl para convertir el sueño mesiánico de milenios en una realidad política. Después de la Primera Guerra Mundial, los vencedores desmembraron el Imperio Otomano y crearon una serie de nuevos estados árabes, así como Mandatos, uno de los cuales fue el Mandato de Gran Bretaña para Palestina. Palestina, en aquella época, era sólo un término geográfico, inventado por los antiguos romanos en un intento aún anterior de renombrar a Judea, para despojar la tierra de sus raíces judías.

El Mandato de Gran Bretaña para crear “un hogar nacional para el pueblo judío en Palestina” fue confirmado, en 1922, por los 52 estados miembros de la Liga de las Naciones. Su heredera, las Naciones Unidas, en 1947, por mayoría de dos tercios, confirmó el establecimiento de un Estado Judío muy reducido, ya que la mayor parte del territorio originalmente bajo Mandato para los judíos había sido entregado al reino independiente de Transjordania.

Cabe señalar que el Estado Judío fue efectivamente creado a través de los esfuerzos de los países del mundo en San Remo y Ginebra años antes del Holocausto.

Población

En 1882, un censo otomano mostró que había 141.000 musulmanes en el país; En 1906, de los 60.000 habitantes de Jerusalén, 40.000 eran judíos. Jerusalén, a excepción de menos de 200 años, en los siglos XI y XII, cuando fue la capital de un Estado Cruzado de corta duración, sólo ha sido una ciudad capital bajo el dominio judío. En otras ocasiones, desde la conquista romana, ni siquiera era considerada una ciudad provincial de importancia por los musulmanes, ni por ningún otro.

En la guerra de 1948-49, Jordania tomó ilegalmente Jerusalén, limpió étnicamente a sus habitantes judíos, destruyó todas las sinagogas y sobre el antiguo sagrado cementerio judío en el Monte de los Olivos, después de usar lápidas judías antiguas para usarlas como piso de letrinas, Jordania construyó un hotel.

Durante el mandato británico, que duró hasta el 14 de mayo de 1948, aunque el Libro Blanco Británico de 1936 restringió a 75.000 la inmigración judía a Palestina durante un período de cinco años, los árabes de todos los territorios vecinos fueron autorizados a inundar, sin restricciones, el país.

La agresión de Egipto, Siria y Jordania, en junio de 1967, fue derrotada por Israel. Israel liberó Jerusalén, tomó el control de los Altos del Golán, desde donde los sirios habían estado matando a tiros a agricultores israelíes, y entró en la Margen Occidental, que estaba bajo ocupación ilegal de Jordania. El rey Hussein de Jordania, al que Israel le prometió que su país no sería molestado si no atacaba, en cambio, presumiblemente preocupado de que podría perder el botín, entró en la guerra. Si alguien inicia una agresión, debe estar preparado para perder. Nunca en la historia se le ha pedido a la víctima victoriosa en una guerra defensiva que devuelva el territorio al agresor. Alemania, como agresor, perdió miles de kilómetros cuadrados en Polonia, como era de esperar.

En 1979, Israel le devolvió a Egipto todo el territorio ocupado desde 1967, a cambio de paz. En 1994, también se firmó un acuerdo de paz entre Israel y Jordania.

Mientras tanto, en la Margen Occidental, los árabes exigían su propio estado independiente – una demanda que no hicieron cuando estaba ocupada por Jordania.

En cuanto a las acusaciones que hay refugiados palestinos y que Israel es un “Estado de Apartheid”, la triste realidad es que los refugiados palestinos fueron causados ​​por los vecinos de Israel al iniciar una guerra contra el nuevo estado en 1948. Sus hermanos musulmanes les dijeron a los árabes que abandonaran la zona para que fuera más fácil derrotar a los judíos – después de lo cual, se les prometió a los árabes que podrían volver a sus hogares. Ellos huyeron a los territorios vecinos, donde hasta el día de hoy están básicamente encarcelados por razones políticas árabes.

Del mismo modo que Israel absorbió a 800.000 refugiados judíos expulsados ​​de los países árabes, seguramente los países árabes, con su inmensa riqueza y territorio, pueden absorber a los que originalmente fueron 600.000 refugiados – que decidieron abandonar Israel por su propia voluntad. Los árabes que permanecieron son ciudadanos de pleno derecho de Israel con plena igualdad de derechos, oportunidades de empleo, sus propios partidos políticos, jueces en la Corte Suprema de Israel y miembros plenos del Parlamento o Knesset, y representan alrededor del 20% de la población.

Del mismo modo que Alemania absorbió a millones de refugiados después de la Segunda Guerra Mundial, y se estima que más de 14 millones de personas fueron transferidos durante el difícil nacimiento de India y Pakistán, no debería haber ningún problema, a menos que se quiera que lo haya.

Los movimientos contra el apartheid en Sudáfrica querían igualdad política y otros derechos democráticos para todos – independientemente de la raza – pero nunca propugnaron la destrucción de Sudáfrica. Los promotores del actual movimiento “anti-apartheid” contra Israel están, de hecho, luchando abiertamente por su destrucción.

Paz con los vecinos de Israel

La mayoría de los países musulmanes, en contravención directa de la Resolución 181 de la ONU, no reconocen al Estado de Israel. Hasta el día de hoy, su franco objetivo es la destrucción del país; por lo tanto, una solución de dos estados y la paz son imposibles mientras exista la siguiente realidad:

Carta Nacional Palestina: Extracto del Artículo 19: “La partición de Palestina en 1947 y el establecimiento del Estado de Israel son totalmente ilegales, independientemente del paso del tiempo”.

Constitución de Fatah: Extracto Artículo 12: “Liberación completa de Palestina y la erradicación de la existencia económica, política, militar y cultural sionista”.

Carta de Hamas: Extracto Artículo 13: “Las iniciativas, las así llamadas soluciones pacíficas — son todas contrarias a las creencias del Movimiento de Resistencia Islámica… No hay solución al problema palestino excepto por medio de la Jihad”.

Es obvio que no se puede negociar hasta que los vecinos de Israel rescindan sus destructivas resoluciones y muestren una genuina voluntad de paz, en particular educando a sus poblaciones para la paz en lugar que asesinen, y cuando todo pueda ser puesto en la mesa para discutirlo.

También es importante señalar que la Resolución 242 del Consejo de Seguridad de la ONU, después de la guerra de 1967, rechazó la palabra “los” antes de “territorios” a ser devueltos. La Resolución 242 anticipaba que no podía esperarse que Israel volviera a las líneas de armisticio de 1949. Lord Caradon, uno de los arquitectos de la resolución, en una carta al Times de Londres, explicó:

“Habría sido erróneo exigir que Israel volviera a su posición del 4 de junio de 1967, porque estas posiciones eran indeseables y artificiales y resulta que sólo son los lugares en el día en que la lucha se detuvo en 1948”.

Los franceses, sin embargo, en su traducción del texto de la 242, insertaron el “los”; desde entonces, la versión inglesa también lo ha insertado incorrectamente, creando la impresión totalmente falsa – “falsa noticia” – que todos los territorios deben ser devueltos.

En Conclusión

Se han desarrollado otros dos problemas importantes en Israel, que requieren una muy  urgente atención.

Actualmente Israel no tiene Ministro de Relaciones Exteriores, y el puesto de Ministro de Información no existe. Presumiblemente, el primero es manejado por el Primer Ministro cuando tiene tiempo, mientras que el segundo cae entre las grietas de otros ministerios. Esto crea el mensaje, como dijo la ex Primera Ministra israelí Golda Meir, de ser el “primer ministro de seis millones de primeros ministros”.

Israel tiene un presupuesto diplomático de aproximadamente el 0,15% del PIB – el más bajo de todos los países desarrollados, aunque sus necesidades son mayores al de cualquier otro. Canadá, por ejemplo, gasta el 0,25%; Alemania el 0,4% y el RU gasta el 0,75%.

Una situación aún más urgente, que requiere atención inmediata, es que las autoridades israelíes se niegan a tratar con el considerable número de académicos israelíes renegados (y otros) que perjudican a Israel en la escena internacional, presumiblemente por sus razones personales. Es incomprensible cómo el gobierno y las universidades de Israel permiten el derecho de “abuso de la ‘libertad académica’” para justificar a quienes apoyan a las fuerzas abiertamente antidemocráticas que defienden la destrucción del único estado democrático en Medio Oriente. Nunca han sido más apropiadas las palabras de Abraham Lincoln en 1859: “Los que niegan la libertad a otros no la merecen por sí mismos”.

Como Benjamin Netanyahu lo resumió en un discurso de 2006 en la Knesset, “si los árabes deponen sus armas no habrá más guerra, pero si Israel depone sus armas no habría más Israel”.

 Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

Fuente: Gatestoneinstitute

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
 
Home