Fantasmas de una secta mística judía en Estambul

El artista C. M. Kosemen rescata del olvido a la secta de los Dönmes, de quienes lo único que queda son sus retratos en cementerios regados por Estambul.

Si no fuera por el artista C.M. Kosemen, la existencia de la secta de los Dönmes probablemente se olvidaría. Este hombre, debido a que en 2011 desarrolló una fobia antinatural por la muerte, se dispuso a confrontarla y dedicó varios meses a caminar por cementerios alrededor de Estambul. En una de esas caminatas notó las viejas lápidas con fotografías firmadas por el mismo hombre, un tal Osman Hasan.

Hasan era parte de la misteriosa comunidad Dönme; una secta que alguna vez fue próspera, que practicaba una singular serie de creencias basadas en el misticismo sufí y el judaísmo. Originalmente, la comunidad era seguidora de herético rabino Sabbatai Zevi (s. XVII), quien rechazaba muchas de las creencias tradicionales judías en aras de un misticismo iconoclasta. Proclamándose como el Mesías, el encantador Zevi viajó al Imperio Otomano con la promesa de un inminente término del exilio para sus discípulos, hasta que las autoridades decidieron acabar con el problema y le ofrecieron la opción de la muerte o la conversión al Islam.

Zevi y 300 familias judías heréticas se convirtieron al Islam, y para finales de 1600 habían establecido una comunidad en Salónica, una ciudad con mucha población judía en la Grecia otomana.

A diferencia de los conversos (españoles y portugueses judíos que habían sido forzados a convertirse al cristianismo siglos antes pero practicaban su judaísmo en secreto), los Dönme se convirtieron genuinamente al Islam, aunque sus prácticas religiosas estuvieran siempre influenciadas por la secta secreta que los había unido.

Dos siglos después, en el siglo XX, cuando su ciudad fue conquistada por Grecia, la mayoría de ellos se restableció en Estambul, donde les fue más difícil adaptarse y pasar desapercibidos. En Turquía fueron discriminados como judíos tramposos, mañosos, y, sobre todo, como judíos endogámicos. Así fueron desapareciendo de la faz de la Tierra. Y hoy, los cementerios de Estambul son el único lugar donde hay testimonio de que existieron como un grupo místico y marginal.

Las fotografías de C. M. Kosemen ya forman parte de un libro titulado Osman Hasan y las fotografías lapidarias de los Dönmes, un elegante libro lleno de fantasmas en eterno éxodo y segregación.

Fuente: pijamasurf.com

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
 
Home