Una investigación rescata el misterio de un naufragio en la diáspora judía

Una laboriosa investigación a camino entre Melilla e Israel ha rescatado la historia del “Price”, un barco con judíos que huían de Marruecos cuyo trágico hundimiento hace 56 años es aún un misterio.

“No ha sido fácil”, ha confesado a los periodistas la historiadora María Elena Fernández, antes de pronunciar en Melilla la conferencia “Price, un hundimiento con misterio”.

La historiadora ha recordado que el “Price” se hundió frente a Alhucemas (Marruecos) un 11 de enero de 1961 tras haber partido de Melilla, en el que era el fatídico número trece de los viajes que hacía esta embarcación de recreo.

Aún es una incógnita por qué se hundió en el Mediterráneo con 46 personas a bordo, de las que solo sobrevivieron el capitán y dos tripulantes españoles, ha recalcado la investigadora. Los 22 cuerpos que se recuperaron fueron enterrados en Alhucemas y hasta 1992 no pudieron ser trasladados a Israel.

La mayoría de quienes perdieron la vida en el mar eran judíos marroquíes que, en su huida ante “ciertas presiones” que sufrían en Marruecos, habían llegado de forma irregular “e invisible” a Melilla, en su camino hacia Israel en un largo periplo a través de Gibraltar y Francia, ha relatado Fernández.

Ha explicado que aún existe hermetismo sobre esta diáspora a través de Ceuta y Melilla, de la que se tiene constancia que unos 5.000 judíos marroquíes pasaron por ambas ciudades entre 1955 y 1962 en su huida hacia Israel.

La información que se conserva en este país solo ha sido desclasificada en parte, pero los investigadores han traducido los documentos del hebreo y han logrado contactar con alguno los que se dedicaban entonces a ese paso irregular por las ciudades españolas del norte de África.

No todos los que consiguieron llegar a Israel echaron allí raíces, porque algunos acabaron en otras partes del mundo, como América, ha apuntado sobre una historia que “incluso en Melilla se desconoce”.

El presidente de la asociación melillense Mem Guímel, Mordejay Guahnich, ha participado en este trabajo que ha llevado a contactar en Israel con conocedores de aquel capítulo del éxodo judío. La asociación sobre la cultura judía que preside lleva este nombre en recuerdo de aquellos náufragos, ya que el Parlamento israelí pidió que se les recordara por todo el mundo.

Mem Guímel significa 43, ha indicado este investigador de la cultura hebrea y sefardí.

La conferencia, en colaboración con el Instituto de las Culturas de Melilla, se enmarca en las actividades de esta asociación en Melilla, donde la comunidad judía tiene una presencia continuada desde hace más de siglo y medio.

Fuente: Surdigital

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
 
Home