Nikki Haley, Embajadora de EE.UU. en la ONU: “Terminaron los días en los que se vapuleaba a Israel”

 

La embajadora de Estados Unidos en las Naciones Unidas, Nikki Haley, prometió en el más importante foro pro-israelí de Washington que no permitirá nunca más que se calumnie a Israel en el organismo internacional.

Haley habló ante la conferencia anual del Comité EEUU-Israel de Actividades Pública (AIPAC) por primera vez desde que fue nombrada por el presidente norteamericano, Donald Trump, como enviada de Washington en la ONU.

Haley, que se desempeñó anteriormente como gobernadora de Carolina del Sur, trazó una clara diferencia con su predecesora, que en diciembre pasado se abstuvo en la votación del Consejo de Seguridad de la ONU, permitiendo la aprobación de una resolución condenando los asentamientos israelíes en Cisjordania (Judea y Samaria) y los barrios judíos de Jerusalén oriental.

Ante alrededor de dieciocho mil invitados, Haley describió la Resolución 2334 como una “patada en el hígado” a todos los norteamericanos, y advirtió a los miembros de la ONU que EE.UU. tomará represalias contra cualquier nuevo intento de aislar a Israel.

Haley prometió defender tenazmente a Israel desde su nuevo puesto en Nueva York. Tras declarar que “hay un nuevo sheriff en la ciudad”, la embajadora expresó que se sorprendió por el “estrafalario” nivel de virulencia contra Israel que ha visto en los organismo de la ONU.

“Sabía porque me habían dicho que estaba mal, pero hasta que uno no lo escucha y no lo ve, no lo puede comprender”, señaló a los participantes.

“No estoy allí para jugar, lo que quiero es garantizar que Estados Unidos comience a liderar otra vez”, apuntó Haley a los invitados del lobby.

Haley repudió a la ONU por la publicación de un informe que caracterizaba a Israel como un “estado de apartheid”, presionando a sus líderes a retractarse del documento. Los altos funcionarios de la ONU así lo hicieron, y la autora del reporte renunció al día siguiente.

“Nunca debemos darle la espalda a nuestros amigos. No tenemos amigo más grande que Israel”, añadió. “Vean, lo que pasó [antes] fue no solamente vergonzoso sino también doloroso”.

“Lo que les puedo decir es que todo el mundo en las Naciones Unidas tiene miedo de hablar conmigo de la Resolución 2334”, declaró Haley, ante los calurosos aplausos del público pro-israelí.

“Ellos están dando marcha atrás un poquito, los ataques contra Israel ya no son tan fuertes”, agregó.

Mientras tanto, el primer ministro, Biniamín Netanyahu, negó que se haya llegado un acuerdo con Washington sobre la construcción de asentamientos. Netanyahu le dijo a su Gabinete que las discusiones aún continúan y espera que finalicen pronto.

El Canal 2 había reportado que se había esbozado un acuerdo, que estaba aún sujeto a la aprobación de ambas partes, según el cual Netanyahu podría cumplir con su promesa de construir un nuevo asentamiento para los evacuados de Amona, pero a cambio deberá restringir la construcción en cualquier parte y limitarse a los grandes bloques de asentamientos.

Fuente: Aurora Israel

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
 
Home