Para los palestinos el conflicto no es territorial sino religioso

David Mandel

Todas las propuestas de crear dos Estados (Plan de Partición de la Comisión Woodhead de 1939, Plan de Partición de las Naciones Unidas de 1947, propuesta de Camp David de Ehud Barak y Bill Clinton a Arafat en el año 2000, propuesta de Ehud Olmert a Mahmoud Abbas en el año 2008) han fracasado al igual que todos los esfuerzos y mediaciones de los presidentes americanos.

El motivo del fracaso es el hecho de que para los árabes, incluyendo los palestinos, el conflicto no es territorial sino religioso. Esto es algo que los líderes de Europa y de Estados Unidos no pueden comprender ya que en el mundo occidental la religión no tiene la importancia que tiene en el mundo islámico.

De acuerdo a la teología islámica el mundo está dividido en dos esferas: Dar al-Harb (territorios aun no conquistados por el Islam) y Dar al-Islam (territorios conquistados o que un día habían sido conquistados por el Islam). Territorios del Dar al-Islam incluyen a Israel que durante siglos, hasta el final de la Guerra Mundial, estuvo gobernada por islámicos. Para los musulmanes es inaceptable, por constituir una blasfemia y una herejía, que Israel, parte de Dar al-Islam hoy esté gobernada por una mayoría judía.

Basta abrir los ojos y leer la Constitución de Hamás o abrir los oídos y escuchar las acusaciones de Mahmoud Abbas que "los israelíes con sus pies sucios profanan la explanada de la mezquita al-Aksa".

Si el conflicto fuese territorial hace décadas que los árabes hubiesen aceptado los planes de partición de 1939 y de 1947 (aceptadas por los judíos) o las propuestas israelíes del 2000 y del 2008 y hoy existirían dos Estados.

La realidad es que el conflicto, desde el punto de vista árabe y palestino, es religioso, y ellos no pueden ir contra la voluntad de Allah y aceptar un Estado infiel en una región que debe ser puramente islámica.

Lamentablemente, la frase del Nuevo Testamento: Tienen ojos pero no ven, tienen oídos pero no escuchan(Marcos 8:18) describe a todos los bien o mal intencionados estadistas del Mundo Occidental que están convencidos de que las soluciones políticas que fueron aplicadas en Europa al final de la Segunda Guerra Mundial, también se pueden aplicar hoy al conflicto israelí-árabe.

Fuente: Mienfoque

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
 
Home