1 de Mayo tecnológico y sin clase obrera

Mauricio Zieleniec

Los Mártires de Chicago que  conmemoramos  son casi historia. Sucedió cuando los sindicalistas anarquistas fueron ejecutados en Estados Unidos por participar en las lucha por la jornada laboral de ocho horas, las que tuvieron su origen en la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886.

A 131 años del acontecimiento muchos sucesos cambiaron dicha conmemoración. ¿Qué pudo haber cambiado en 131 años de aquella lucha de obreros simbolizada en el 1 de Mayo? Mientras el 80 % de la sociedad comenzaba a ser clase obrera, ella misma más de un siglo a posterior, comienza a ser menor al 10%. El sector obrero, al igual que el del sector primario (agrario) de la economía, descendieron cuantitativamente un 90% menos.  Para sostener dicha  amplitud  ideológica, se transforma en el día de los trabajadores en lugar de “clase obrera”; siendo ambigua  y no clasista dicha definición.

Diría que se transforma en  un día de justicia social, dado los cambios y el futuro.

Paralelamente los acontecimientos se precipitan, en “La tercera ola” del libro de Alvin  Toffler (que pertenece a la era del conocimiento) irrumpe con lo técnico desplazando  la clásica división de clases: obrera y burguesía, cualitativamente aparece lo virtual y la inteligencia robótica; se forma un nuevo tipo de trabajo y relación basado en el conocimiento. Se rompe la vieja definición marxista, por una comprensión sistémica de interpretar la sociedad. ¿Qué significa ello, que la lucha de clases no es el único factor movilizador de cambios en la sociedad, ni el más importante, surge paralelamente la antropología, la sicología aportada por Freud, lo tecnológico,  el tema del poder de Faucourt, la geografía, etc. El universo humano es mucho más complejo de lo que se había pensado. Por alguna razón los países socialistas fracasaron en su praxis.  La condición humana no se puede interpretar solo con el Materialismo Histórico.

Aunque me sensibilizan  las estrofas de la Internacional,  el “significante” cambia de concepto o de “significado”; hoy representa entre otras cosas: la justicia social, los DD HH. Etc. No obstante  sus estrofas nos mueven la sensibilidad y su aporte se encuentra  en nuestro vivir.

“:Arriba los pobres del mundo
En pie los esclavos sin pan
Alcémonos todos unidos
¡Viva la Internacional!…

La fantasía del socialismo y luego de una sociedad comunista, choco con la naturaleza humana, su utopía termina con millones de asesinatos por Stalin, y el repliegue pacífico y virtuoso de Gorbachov que contrasta con lo primero. Sumado varios de  los ejemplos actuales como Venezuela, Corea del Norte y Cuba con grandes cambios.

Decía un viejo pensador: pasamos de la teología en la época clásica donde la Iglesia reinaba, a otra teología rígida del Materialismo Histórico. El mundo se debe interpretar en forma mucho más sistémica, teniendo un sinfín de elementos que se interaccionan.

El norte de nuestra central sindical PIT-CNT se encamina a pedir más, pedir por encima de si es viable o no hacerlo. La sustentabilidad de lo pedido no es acorde con la realidad, mayormente; aunque es imprescindible su lucha y existencia. Pero lo que  vemos es que los expertos indican que en una década o algo más, un 60% de los puestos de trabajo desaparecerán. Siendo la tecnología a través de la robótica, comunicación y otras formas, quienes ocuparán dichos espacios.

El desafío futuro, está en el conocimiento, en la innovación, en el estudio y la especialización. Los beneficios sociales cuando más se logren, mayor veloz será el cambio tecnológico, para competir en un mundo abierto. Ejemplo, el funcionamiento bancario con pocos funcionarios y muchos robot-cajeros. La contradicción se está viviendo con intensidad. ¿Dónde quedarán nuestros asalariados en un futuro tan cercano?

Los cambios en la historia siempre generaron grandes traumas sociales y a eso los victoriosos le llaman progreso. Los miles o millones de muertos y sacrificados con la revolución industrial, como ejemplo, fueron borrados con la goma del “progreso” de los triunfadores. En la historia no figuran los miserables.

Proyectémonos este primero de Mayo “no a luchar”, sino a construir una sociedad priorizando el estudio, la investigación, el conocimiento, nuevas materias del innovadoras. Agreguemos a nuestra economía la alta tecnología. O seremos arrasados por los cambios que ya comenzaron. Seamos pioneros de los cambios, “Constructores de nuestra patria”; pero  si nuestra lucha será  mejoras y continuar solicitando más, seremos perdedores. Eso define si somos progresistas o conservadores. Quizás entre burguesía y obreros surge un estatus o forma diferente, “el conocimiento” y será sin duda uno de los pilares.

Un primero de Mayo de cambio y no más continuismo.

Fuente: mensuarioidentidad.com.uy

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
 
Home