Funcionario del C I.C.R. (Comité Internacional de la Cruz Roja): “Israel no es un estado apartheid”

Sever Plocker

Jacques De Maio, quien encabeza la delegación en Israel y la AP del Comité Internacional de la Cruz Roja, afirmó: “No hay órdenes que las FDI disparen a sospechosos de asesinato, como nos quisieron convencer los  funcionarios políticos”; también rechazó los reclamos de apartheid: “Acá no hay un régimen basado en la superioridad de una raza sobre otra, no hay una anulación de derechos humanos básicos basada en la así llamada inferioridad racial”

Con un presupuesto anual de unos $2 mil millones y con 16.000 integrantes, el Comité Internacional de la Cruz Roja (C.I.C.R.) es la organización humanitaria más grande del mundo. Un 85% de su presupuesto viene de diferentes países, mientras que el resto viene de organizaciones internacionales y donativos privados.

Unos 12.000 miembros de la Cruz Roja están trabajando sobre el terreno en 80 países, proveyendo ayuda vital a millones de personas afectadas por conflictos armados y desastres. Los equipos de la Cruz Roja proveen alimento, ropa y auxilio médico a riesgo —y a veces a costa —de sus propias vidas. Se los puede hallar en Siria, Somalía, Ucrania, Haití y otras zonas de guerra, hambre y conflicto.

La Cruz Roja ha estado en Israel desde 1948 y expandió su presencia a los territorios en disputa en 1967.  A pesar de eso “Aun tenemos que explicar al público israelí quiénes somos, qué estamos buscando y cuáles son nuestros principios” dijo Jacques De Maio, quien encabeza la delegación de la Cruz Roja en Israel y la Autoridad Palestina

Es un ciudadano suizo de 53 años, de lengua aguda,  reflexivo y que habla varios idiomas. De Maio obtuvo su experiencia en misiones de auxilio y rescate en la Cruz Roja en los lugares más tensos y peligrosos de la tierra: Afganistán, Rwanda, Ucrania, Somalia, Kuwait, América Latina y otros.

“Lo más complicado” dijo en una rara entrevista “es mantener el principio fundamental de la Cruz Roja: neutralidad, no tomando una posición en una situación en la que cada parte cree que su posición es la más moral y justa y demandan de nosotros, la Cruz Roja, que nos adhiramos a ellos y condenemos al otro.

“Constantemente se me pregunta cómo podemos tratar tanto a los agresores como a aquellos que se defienden —terroristas y aquellos que luchan contra el terrorismo —con el mismo nivel de indulgencia. Y yo respondo: “Ofrecemos ayuda a la gente como seres humanos que necesitan de ella. La mayor parte de nuestro trabajo se hace en silencio, sin publicidad, a menudo en secreto y nuestra única meta es proteger los derechos naturales de la gente. No ocuparnos de política. Combatir la política y la manipulación política nos quita mucho tiempo y recursos”

Como ejemplo de intentos de manipulación política, De Maio señala la respuesta de la Cruz Roja a dos de los reclamos que se hacen contra Israel: Que es un estado apartheid y que lleva a cabo “ejecuciones extrajudiciales”.

“Israel nos da —a diferencia de los servicios de seguridad en muchos otros países, incluso occidentales —rápido acceso a altos oficiales de las FDI, el Servicio de Prisiones, y otros servicios de seguridad. Tenemos con ellos un diálogo útil, productivo y profesional. Aclaramos con ellos el tema de la muerte de atacantes que llevan a cabo ataques terroristas y llegamos a la indiscutible conclusión que no hay orden de las FDI de disparar a los sospechosos de asesinato, como trataron de convencernos funcionarios políticos. Las reglas de combate no han cambiado, y realmente se han hecho más estrictas. Es verdad que soldados individuales han tomado la decisión equivocada a veces y que hay muchos casos de un comportamiento indignante en los pasos fronterizos —a veces en completa violación de las órdenes. No vacilamos en informar de esto a las FDI y normalmente tenemos una respuesta profesional. Es por ello que rechazamos la acusación, y hay quienes inmediatamente afirman que estamos encubriendo los crímenes cometidos por las FDI, y que estamos sirviendo a los sionistas”.

 ¿Y qué ocurre con la afirmación que Israel es un estado apartheid?

“La Cruz Roja estaba muy familiarizada con el régimen de Sudáfrica durante el Apartheid, y respondemos a cualquiera  que argumenta que Israel es un estado apartheid: No, acá no hay apartheid. No hay acá un régimen basado en la superioridad de una raza sobre otra; no hay un desprecio de los derechos humanos básicos basado en la así llamada inferioridad racial. Lo que acá existe es un sangriento conflicto nacional, y la característica trágica es que ya dura décadas, y hay ocupación. No apartheid”.

El Comité Internacional de la Cruz Roja es diferente de la Cruz Roja Internacional y el Movimiento de la Media Luna Roja, la cual es una federación nacional de la Cruz Roja y el Maguen David Adom. El C.I.C.R. se convirtió en miembro pleno de la federación sólo en 2005

 

Traducido para Porisrael.org: Israel Winicki

Fuente: Ynetnews

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
 
Home