El asado y mi misión - Emor

Sic. Gabriel Sirota

Asado y más asado. Eso comían los Sacerdotes (cohanim) de ciertas ofrendas en el Templo. ¡Qué buena vida! ¿Por qué yo no hubiese podido comer? Porque no soy Cohen. Así también los Levitas tocaban maravillosas melodías trascendentes en el Templo. Pero yo no hubiese podido unirme a ellos porque no soy Levi. Soy Israel, la tercera división del Pueblo Judío. Y debe ser así. Porque cada persona tiene un rol diferente. Algo que solo ella puede brindar a la sociedad.

Para comprender mejor esta idea, podemos observar que la Creación Divina incluye los parámetros de Espacio y Tiempo. Esta es la base de todo lo que conocemos. Fíjate entonces que así también dentro de estos dos parámetros existen múltiples divisiones y cada elemento tiene un rol distintivo.

En la dimensión ESPACIO somos todos diferentes. Porque yo no soy mujer, ni niño, ni roca, ni árbol, ni animal. Soy lo que me tocó ser. Cada elemento de este Universo tiene una misión, y para eso D-os lo ubicó en un lugar preciso y le confirió las herramientas exactas y necesarias para poder llevar a cabo su tarea.

Sin embargo, muchas personas quieren ser o tener lo que otro es o tiene. Incluso la estima de la persona a veces depende de esto. En vez de estar satisfechos y lograr lo máximo con lo que son, siempre están angustiados y ansiosos al mirar al otro. Pero de acuerdo a lo planteado anteriormente, ¿para qué comparar o incluso envidiar al que tiene otras herramientas, si tú NO las precisas para cumplir tu misión?  

¿Cómo saber cuál podría ser tu misión? Tenemos dos formas. La primera es ver tus habilidades y talentos. Esto te dará una pista de hacia dónde DIRIGIRTE. La segunda es ver tus defectos y fallas. Esto te da la pista de qué debes CORREGIR en esta vida. Entre las dos formas, sabrás cuál es tu tarea.

Así como cada elemento físico tiene un rol dentro de la dimensión “espacio”, así también en la dimensión TIEMPO existen roles diferentes y cada fecha del calendario tiene una misión. Por ejemplo Shabat y las Festividades. Compenetrándote con la energía que fluye en las Festividades, lograrás cumplir tu misión particular y general. Pesaj por ejemplo, insta a liberarte de tu Egipto y Faraón interno, el cual boicotea para que no cumplas tu rol en la vida. De esta manera cada Festividad tiene su diferente y particular energía que te ayuda a tu sentido en la vida.  

En Shabat, volvemos a nuestra esencia una vez por semana. Por ejemplo, como consecuencia de desconectarnos del celular, computadora, televisión, etc., nos conectamos con nosotros mismos. A veces es necesario pausar el ruido externo, para así escuchar nuestra voz interna. De este modo Shabat rectifica los errores de la semana pasada, nutre de gran bendición y energía la semana que comienza, y le imbuye sentido a tu vida cotidiana. Así una vez por semana, este día recarga tu energía para continuar con tu tarea en este mundo.

Quiera D-os que podamos sentirnos completos y felices con nuestra parte y nuestra misión en este mundo.

¡Shabat Shalom!

 

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
 
Home