¡Voluntarios!

Tiberio Yosif Klein

(Tiberio Yosif Klein trabajando con dátiles en Israel, 1967)

Después de la guerra de 1957, cuando Israel se unió a Gran Bretaña y Francia contra Egipto y conquistó la península del Sinaí, se vio obligado a devolverla a Egipto por presiones del presidente estadounidense Eisenhower. Se instalaron en el Sinaí tropas de la ONU que garantizarían que no hubiera enfrentamientos, pero el 17 de mayo de 1967 Egipto solicitó que esas fuerzas se retiraran, lo que la ONU hizo de inmediato, sin cuestionar el pedido. El 23 de mayo de 1967 Egipto bloqueó el estrecho de Tirán en la entrada al Mar Rojo a navíos israelíes o que fueran a ese país, con un gran apoyo de todas las naciones árabes, lo que según Israel era contrario a las Leyes Marítimas de la ONU y causa de guerra. Los egipcios pusieron en el Sinaí, frente a la frontera con Israel mil tanques y una fuerza de cien mil soldados. Egipto, que apoyaba a terroristas que atacaban a israelíes a diario infiltrándose en Israel, había hecho una alianza militar con Siria en 1966. Ambos países estaban respaldados por la Unión Soviética. El 30 de mayo Jordania se unió a la alianza de Egipto y Siria, subordinando su ejército a un general egipcio. El 4 de junio Irak se unió a la coalición.

Israel movilizó a 70.000 reservistas para aumentar el número de sus soldados. No tenía fuerzas suficientes para hacer frente al equipo y al gran número de efectivos de los ejércitos de los países enemigos, de manera que los israelíes decidieron que la única manera de protegerse del ataque inminente era dar un ataque preventivo antes. Atacaron por sorpresa y destruyeron gran parte de la fuerza aérea egipcia en tierra y después hicieron lo mismo con los sirios. Jordania atacó Jerusalem y Natania, pero finalmente Israel terminó conquistando a Egipto la península del Sinaí y la franja de Gaza que habían tomado ilegalmente en 1948, a los jordanos les arrebató Cisjordania, de la que también se habían apropiado ilícitamente en 1948, y asimismo Jerusalem oriental de manos jordanas, unificando la ciudad capital de Israel, logrando llegar al Monte del Templo y al Muro Occidental (el Kotel, o “muro de los lamentos”), que Jordania había vetado a cualquier judío en el pasado. Y a Siria le ganó los Altos del Golán, la meseta desde la que habían disparado durante años contra las aldeas israelíes. 

Frente a los países árabes, Israel era mucho más débil. Cuando se desató la guerra, en todos los países del mundo miles de jóvenes judíos se acercaron a las embajadas de Israel y a la dirigencia de sus comunidades para ofrecerse como voluntarios para ir a ayudar de alguna manera. En un comienzo hubo perplejidad de parte de las autoridades ante lo que sucedía, pero finalmente se organizaron y la Agencia Judía, la Sojnut, intercedió para lograr captar a esos miles de jóvenes dispuestos a entregar parte de sí para la defensa del país judío. Israel no estaría solo.

(La Agencia Judía para Israel fue creada en 1923 para ejercer como representante de la comunidad judía durante el Mandato Británico, y fue la matriz del futuro gobierno de Israel a partir de 1948. Actualmente se encarga de facilitar la integración, absorción y desarrollo económico de los inmigrantes judíos hacia Israel)

Mientras duró el conflicto no se hizo nada para llevar a estos voluntarios a Israel, pero la guerra duró sólo seis días. Una vez finalizado el conflicto comenzaron a viajar los voluntarios, unos en barco, otros en avión. A pesar de que ya no había oficialmente combates, aunque sí escaramuzas, aún los soldados permanecerían un buen tiempo en sus regimientos, de manera que en los kibutzim – aldeas colectivas -, en los moshavim – aldeas cooperativas –, faltaba mano de obra para recoger las cosechas, para enviar las aves -  pollos y pavos - pescados de las piletas y productos agrícolas a los mercados. Los voluntarios que llegaron ayudaron a suplir la escasez de brazos para esa labor. También comenzaron a llegar cientos de jóvenes no judíos de muchos países europeos que trabajaron en las aldeas para ayudar a Israel. Era una época en la que la ideología positiva estaba en el ADN de los jóvenes, y para todos era importante estar presente en una saga como la que había hecho que Israel, considerado el “David”, hubiese ganado una vez más a tantos países enemigos, los “Goliat”.

El voluntariado contribuyó a un acercamiento entre los judíos de Israel y los de la Golá, del exilio. Como llegaron jóvenes de todo el mundo, se creó una fraternidad entre ellos que produjo amistades que perduraron toda la vida. Era sorprendente encontrarse con jóvenes judíos de países europeos, Italia, Gran Bretaña, Francia, España, Grecia y distintos otros lugares, junto a otros de países del norte de África, de la India, Australia, Hong Kong, Sudáfrica o Kenya. Muchos se quedaron en Israel para estudiar en sus universidades gracias a las facilidades que les dio la Sojnut, Otros volvieron y no pocos e transformaron en dirigentes de sus comunidades.

Esta primera experiencia espontánea, gracias a la que se creó un vínculo aún más fuerte entre los jóvenes judíos de tantos lugares del mundo y los israelíes, dio como resultado la creación en Israel de un sistema de voluntariado por el que jóvenes siguen viajando hasta hoy en día con diferentes objetivos de conocimiento del país. Entre otras organizaciones, está Birthright Israel, Taglit, que es una organización de beneficencia judía israelí que patrocina un viaje de diez días a Israel para jóvenes entre 18 y 26 años, cuya meta es aproximar a los de Israel con los de la Diáspora judía del resto del mundo para acercarlos y fortalecer su  identidad judía y conectarlos con la historia y cultura del Pueblo Judío.

Siempre ha habido una fuerte conexión entre los judíos de la Diáspora – el Galut – con Israel, pero hoy en día esta se ha acrecentado aún más debido al creciente antisemitismo en occidente, que está siendo promovido por la izquierda internacional y por gran parte del mundo musulmán. Esto hace que, al contrario de lo que sucedió en el pasado, cuando prácticamente ningún país quiso recibir judíos, muy pocos en un número razonable, y el mundo permitió que los alemanes nazis y sus cómplices asesinaran a la tercera parte del Pueblo Judío.  Hoy en día existe el país judío, y la conexión entre la juventud israelí y la del resto del mundo es fuerte debido a la relación que se da gracias a todos estos programas de voluntariado que permiten a jóvenes conocer Israel y a sus coetáneos allí.

(Puedes acceder a la página web www.tiberioyosif.com con traducción a TODOS los idiomas)

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
 
Home