Los Papas y el judaísmo

Mtro. Ricardo Morales Arroyo

La novedosa y  actual relación de diálogo judeocristiano que hemos presenciado en los últimos 52 años,  se debe a la buena voluntad que hay entre ambas creencias de conocerse y dialogar con la premisa del respeto frente a las diferencias en las creencias propias de cada comunidad.  Es interesante analizar del lado cristiano cómo se ha apoyado este acercamiento,  especialmente analizando a  los Papas, que  han sido la que ha acrecentado de forma considerable este acercamiento dentro de la Iglesia Católica. Los podríamos considerar a ellos como los grandes impulsores del diálogo desde el cristianismo.  De ahí el interés de  enumerar a los más  importantes:

Papa Juan XXIII: como sacerdote y obispo tuvo la oportunidad de acercarse y conocer a la comunidad judía. Cuando fue nombrado Nuncio defendió y promovió el apoyo a los judíos perseguidos durante la II Guerra Mundial. Ya electo Papa promovió en el Concilio Vaticano II la condena del antisemitismo y reconoció los lazos inseparables que existen entre ambas creencias.  Tuvo numerosos amigos de la Comunidad Judía, pero fue especialmente importante la amistad con  el Rabino de Roma  cuando ejerció su Pontificado.

Pablo VI: Él tuvo el privilegio de concretar y firmar  todas las iniciativas históricas de su predecesor. Firma los documentos del Concilio Vaticano II incluyendo la histórica declaración Nostra Aetate que reconoció los inseparables lazos con el Pueblo de Abraham y condenó el antisemitismo. Es también el primer Papa después de San Pedro, que visita Israel  el 4 de Enero de 1964. Un Papa que tuvo la difícil misión de impulsar las reformas conciliares ante grupos opuestos que criticaban los nuevos cambios y de un contexto mundial de posguerra.

Juan Pablo II: Es difícil todavía valorar en su exacta dimensión la inmensa contribución histórica  del Papa Magno. Somos muchos los que aún recordamos a  Juan Pablo II así como el enorme acercamiento que tuvo no solo entre los católicos, sino hacia los cristianos ortodoxos, las iglesias reformadas, y  su enorme interés en el diálogo interreligioso.  Particularmente cercano hacia el judaísmo, el Papa Polaco  realizó acciones inéditas que marcaron un antes y un después en su relación  con los “Hermanos Mayores en la fe” término que acuñó el mismo. Visitó y oró en el Campo de exterminio de Auschwitz en 1979 condenando el antisemitismo, visitó  la  Gran Sinagoga de Roma en 1986 donde ocurrió el histórico abrazo con el Rabino Elio Toaff,  visitó el museo Yad Vashem en el año 2000,  fue el Papa que rezó por primera vez en la historia  frente al muro de los lamentos,  recibió a las máximas autoridades rabínicas de su tiempo en el Vaticano, cultivó la cercanía y la amistad entre innumerables personas de la comunidad judía. Un legado inmenso que aún los historiadores habrán de valorar en su justa dimensión. 

Benedicto XVI: El breve pontificado  de este Papa tuvo que lidiar contra varios frentes.  El más conocido consistió en tener el  enorme carisma que había enamorado a todo el mundo Juan Pablo II. También la infundada acusación de que tenía un pasado nazi, sin tomar en cuenta que en su tiempo, los jóvenes sin excepción debían ser reclutados.  El Papa se avocó a dar continuidad a su predecesor  en el diálogo judeocristiano. Visitó la sinagoga de Colonia en 2005,  Auschwitz en 2006,  visitó Israel incluyendo a Yad Vashem y el Muro de los Lamentos en 2006,  la sinagoga de Nueva York en 2008 y  la Gran Sinagoga de Roma en 2010.  Fue un Papa de un trato cercano y continuo con la comunidad judía.

Francisco: El primer Papa  proveniente del continente americano, tiene una incidencia profunda en el diálogo judeocristiano.  Al ser un Papa de origen argentino, gozó de la cercanía con una de las comunidades judías más numerosas del mundo.   Sus dotes de pastor le hicieron relacionarse fuertemente con los rabinos argentinos en su desempeño como obispo y cardenal de Buenos Aires. Fue tal su cercanía que formó  una amistad profunda con el Rabino Abraham Skorka. Juntos participaron en diferentes proyectos  de la sociedad argentina, ayudando al Cardenal Bergoglio a conocer  cálidamente al judaísmo  argentino.  En su elección como Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, la presencia de Rabinos en la toma de posesión, fue algo que se dio de modo  natural.  Su visita a Israel en 2014,  a la Gran Sinagoga de Roma en 2015 y su visita a  Auschwitz en 2016 dan continuidad al camino  establecido por sus predecesores. Sin embargo la calidez, la armonía y sobre todo el entendimiento  de este Papa  sobre el judaísmo, marcan un hito en la historia del diálogo judeocristiano que aún no podemos valorar hasta el término de su pontificado.

Este breve recorrido sobre los Papas de los últimos 52 años  y su relación con el judaísmo nos hacen reflexionar sobre el interesante  giro histórico que ha dado  la relación entre ambas creencias y cómo  se ha logrado un respeto, acercamiento y amistad inéditos que a muchos les inspira.   Desde luego, se trata de que cada quien, ya sea desde su fe judía o su fe cristiana, conozca al otro y se abra al respeto sin ambages, promoviendo aquellos valores que tenemos en común y así trabajemos juntos en proyectos que den lugar a la construcción de un mundo mejor, especialmente a favor de la paz.

Ricardo Morales Arroyo
Centro Evangelii Gaudium
Facultad de Humanidades, Filosofía y Letras
Universidad Anáhuac México.

Fuente: Diariojudío

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
 
Home