¿Alguna vez fue Palestina un país?

Artículo recopilado y comentado por Humberto Silva Morelli

Este artículo fue hecho con Recortes sobre la verdad Palestina que difieren de lo que los palestinos-musulmanes de hoy, afirman que es la verdad. (*)

La bibliografía existe en Wikipedia de todo lo en ella se afirma, como la verdad histórica de hechos sucedidos, aunque ella de hecho sea negada por fanáticos yihadistas chilenos y de todo el mundo.

Judea (provincia romana)

Párrafos copiados de Wikipedia del siguiente link:
https://es.wikipedia.org/wiki/Judea_(provincia_romana)

Judea, o Iudæa en latín (en inscripciones, IVDÆA), fue una provincia romana en la región romana de Oriens, es decir Oriente (hoy día parte del Medio Oriente), en la orilla oriental del mar Mediterráneo. El Imperio romano cambió el nombre de Judea a Palestina o Provincia Syria-Palæstina en el año 135, como forma de borrar toda memoria judía de la región, tras aplastar la rebelión de Bar Kojba. Los geógrafos Estrabón y Ptolomeo describen la Provincia de Judea como abarcando la Galilea, la Samaria, las alturas de Golán (Gaulanitis), la orilla oriental del río Jordán, además del territorio del antiguo reino de Judá, etc. El Nuevo Testamento usa el nombre Judea en dos sentidos: primero, solamente el territorio del antiguo reino de Judá; y segundo, el territorio entero de la provincia romana de Judea. La noción de Judea en su sentido más amplio coincide grosso modo con la noción judía de Tierra de Israel (Eretz Israel).

Cuando en el año 63 a. C. el general Cneo Pompeyo Magno derrotó al rey Mitrídates VI del Ponto en su tercer alzamiento, Siria se convirtió en una provincia romana. A continuación, Pompeyo se dirigió a Judea, para asegurar el área. Una vez allí, encontró a los hermanos Hircano y Aristóbulo, este último, que estaba sitiado por su hermano en Jerusalén solicitó la intervención romana, ofreciéndole una recompensa a Pompeyo, la cual aceptó. Luego Aristóbulo acusó a los romanos de extorsión, lo que originó que Pompeyo instalara en el trono a Hircano y desde entonces Judea y Galilea se volvió un reino clientelar de Roma, que si bien era independiente de jure, estaba sujeto a la autoridad romana.

En el año 47 a. C. Antípatro el Idumeo sucedió a Hircano como procurador de Judea, siendo nombrado por Julio César. Al morir Antípatro en el 44 a. C., su hijo Herodes I el Grande fue nombrado gobernador por el Senado romano y rey de Judea en el 39 a. C., si bien empezó a reinar dos años después. Durante su reinado eliminó a varios miembros de los Macabeos, para asegurarse en el trono. Los romanos llamaron a Herodes «rey aliado y amigo del pueblo romano» (rex socius amicusque populi Romani). Murió en el año 4 a. C. y el reino de Judea fue dividido entre cuatro de sus hijos, que se convirtieron en tetrarcas, si bien Roma intervino continuamente en la política interna, hasta el punto que el emperador romano César Augusto destituyó de su cargo a un hijo de Herodes.

Creación de la provincia

Finalmente al reino de Judea se le añadieron los territorios de Samaria en el centro e Idumea al sur, además de Batanaea (Bashan) y Trachonitis (Trajón) al este de Gaulanitis (por decisión del emperador Augusto), con lo que se formó la provincia romana de Iudaea. Esta provincia fue gobernada por un prefecto, siendo uno de los más famosos Poncio Pilato. Como testimonio al título praefectus de Pilato, una inscripción en piedra se descubrió en Caesarea en la orilla del mar de Israel. Herodes Arquelao fue etnarca de Judea, Samaria e Idumea, hasta que en el año 6 d. C. los romanos, cansados de su brutalidad, lo depusieron y pasaron a gobernar directamente la región. Entre los años 41 y 44 E.C. la provincia de Iudaea gozó de cierta autonomía cuando Herodes Agripa I llegó al poder, nombrado por el emperador Claudio. Cuando el hijo de Agripa, Herodes Agripa II murió en el 100, la provincia pasó al completo control de Roma.

Guerras judeo-romanas

La pérdida de autonomía de Judea se debe en parte a las continuas rebeliones que se presentaron en el país.

Durante los años 67 y 70 E.C., los judíos se sublevaron debido al opresor gobernador de aquel entonces, y el general Vespasiano fue enviado por el emperador Nerón a controlar la situación. El asesinato del último motivó a Vespasiano a dejar la guerra en manos de su hijo Tito para acudir a Roma. Tito sitió Jerusalén en el 70 d. C. y cinco meses después logró penetrar la casi inexpugnable ciudad, una vez adentro sus tropas arrasaron el Templo de Herodes, contrariando las órdenes de Tito.

Entre los años 132 al 135 d. C. estalló otra revuelta debido a la excesiva romanización de Jerusalén por el emperador Adriano. Después de la derrota de los judíos, Adriano cambió el nombre de la capital a Aelia Capitolina y el nombre de la provincia a Syria Palaestina (Siria Palestina) en lugar de Judea, con el fin de humillar a este revoltoso pueblo. También, Adriano prohibió a los judíos a morar en la polis o colonia de Aelia Capitolina (la ciudad y sus alrededores), según el obispo Eusebio de Cesarea, un historiador cristiano. Muchos se equivocan hoy día cuando dicen que Adriano expulsó a los judíos de toda la Tierra de Israel, ahora nombrada Siria Palaestina por los romanos, porque muchos judíos se quedaron en la Galilea, en los Altos del Golán, en el sur del antiguo reino de Judá, y otras partes de la antigua provincia de Judea, como afirma el O.P. Felix-Maria Abel, religioso dominico y estudioso bíblico.

Pueblo palestino

Párrafos copiados de Wikipedia del siguiente link:
https://es.wikipedia.org/wiki/Pueblo_palestino

El pueblo palestino (en árabe الشعب الفلسطيني , aš-šaˁb al-filasṭīni), llamado habitualmente palestinos o árabes palestinos, es un pueblo semita del levante mediterráneo con orígenes familiares en la región histórica de Palestina (léase la Palestina de Roma. N. de R.) y que constituye una de las poblaciones autóctonas de la totalidad de territorios de Palestina e Israel.

Estudios genéticos realizados en la población palestina actual, confirman que la mayoría de los musulmanes de Palestina, incluyendo a los ciudadanos culturalmente árabes de Israel son descendientes de los cristianos, judíos y otros pueblos indígenas del Levante austral, cuyo núcleo se puede seguir hasta la prehistoria. Un estudio de haplotipos de alta resolución demostró que una parte sustancial de los cromosomas Y, tanto de los judíos de Israel (70%), así como de los palestinos musulmanes (82%) pertenecían al mismo grupo de cromosomas. Desde la época de las conquistas musulmanas del territorio de la actual Palestina en el siglo VII, las conversiones religiosas, muchas veces forzadas mediante la obligación de pagar la yizia o estado de dhimmi, han dado lugar a que la mayoría de los palestinos sean actualmente musulmanes, inicialmente chiís y posteriormente suníes, aunque persiste una importante minoría cristiana de diferentes denominaciones, así como drusos y una pequeña comunidad samaritana. Aunque los judíos palestinos formaban parte de la población palestina previa a la creación del estado de Israel, pocos se identifican con los palestinos actualmente. La aculturación, independientemente de la conversión al Islam, ha resultado en que los palestinos perdieran su lengua y fueran asimilados cultural y linguísticamente por los conquistadores árabes. Aproximadamente solo la mitad de su población habita en la zona que considera históricamente su origen; el resto viven diseminados, sobre todo por Oriente Próximo, tras los acontecimientos vividos en la zona durante el siglo XX que provocaron una importante diáspora.

Otro párrafo de este artículo nos dice:

Bajo el Mandato Británico de Palestina (1920-1948), formado como parte de la partición del Imperio otomano, el término «palestino» se refería a todos los habitantes que residían en aquel territorio sin distinciones religiosas o étnicas, y los habitantes a los que las autoridades mandatarias concedían la ciudadanía se denominaban «ciudadanos palestinos». El término «palestino» se usaba por ejemplo en denominaciones como «regimiento palestino» (en inglés Palestine Regiment), que era la brigada judía de infantería del ejército británico durante la Segunda Guerra Mundial, o en «Talmud palestino», un término alternativo para «Talmud de Jerusalén» que se emplea en fuentes académicas.

El uso generalizado del término "palestino" referido a la concepción nacionalista de un "pueblo palestino" identificado con la población autóctona de habla árabe comenzó antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, y la primera exigencia de independencia nacional fue emitida por el congreso sirio-palestino del 21 de septiembre de 1921(*). Después de la creación del Estado de Israel y los éxodos de 1948 y 1967, el término vino a significar no sólo un lugar de origen, sino la afirmación de un pasado común y un futuro en forma de nación-estado palestino.

La Declaración Balfour

Párrafos copiados de Wikipedia del siguiente link:
https://es.wikipedia.org/wiki/Declaraci%C3%B3n_Balfour

La Declaración Balfour (fechada el 2 de noviembre de 1917) fue una manifestación formal del gobierno británico en una carta firmada por el ministro de Relaciones Exteriores británico (Foreign Office) Arthur James Balfour y dirigida al barón Lionel Walter Rothschild, un líder de la comunidad judía en Gran Bretaña, para su transmisión a la Federación Sionista de Gran Bretaña e Irlanda.

El texto de la carta fue publicado en la prensa una semana después, el 9 de noviembre de 1917. La Declaración Balfour fue más tarde incorporada tanto el tratado de paz de Sèvres con el Imperio otomano, y el Mandato para Palestina. El documento original se conserva en la Biblioteca Británica.

 

sobre los hechos descritos.

Si consideramos como cierta, la existencia de Herodes Rey de los Judíos y súbdito de Roma… y por tanto la existencia de Judea. Si consideramos como cierta, la existencia de Flavio Josefo el Padre de la Historia. Y si consideramos como cierta, la existencia del Sanedrín que fue una asamblea o consejo de sabios estructurado con 23 jueces en cada ciudad judía. Y si a su vez, aceptamos la existencia del Gran Sanedrín que era la asamblea o corte suprema de 71 miembros del pueblo de Israel y que como tal, antes de la invasión romana fue el gobierno de Judea, leamos lo que sigue...

Judea existió… y ese terreno fue conquistado por Josué y allí se realizó la circuncisión de todo el pueblo que no lo hizo en el desierto, por tanto en esa tierra conquistada sólo vivían judíos, que eran judíos por religión y por ser suya la tierra de Judea. Y… ¿Cuándo los árabes reclamaron esa tierra que los romanos llamaron, la provincia Palestina?  Ya lo dijimos: “la primera exigencia de independencia nacional fue emitida por el congreso sirio-palestino del 21 de septiembre de 1921”, curiosamente cuando ya los gobernantes musulmanes de toda esa región, tuvieron la certeza que el pacto de Balfour, les iba a quitar tierras, que ellos consideraban como suyas, dada su alianza de guerra con Inglaterra, en la que los beduinos se involucraron y que fueron dirigidas por ese gran soldado inglés, llamado Lawrence de Arabia…

Para mí esta es la historia de Palestina, un país que nunca existió, pero que hoy, y creado por los déspotas musulmanes de esas tierras, políticamente existe, sólo para eliminar a los antiguos habitantes de Judea, que hoy es Eretz Israel o La Tierra de Israel(**). Además Palestina, políticamente existe, sólo porque los gobernantes árabes de la zona, (±) 2.000 años después que Josué las conquistara, y seguidores de Mahoma, profeta árabe básicamente del siglo VIII, no deseaban entregar esas tierras, porque las consideraban suyas. El pretexto actual es que los judíos y los cristianos, todos somos infieles. Y esta es la historia del conflicto, que muchos termocéfalos, aculturados e iletrados chilenos, quieren traer a nuestra casa.

He publicado este trabajo, esta hasbará, porque como chilenos, debemos saber que la historia nos permite crecer para ser mejores, eliminando todas las trampas que la maldad humana pone en nuestro caminar, recordando que dentro de pocos meses, tendremos que elegir a nuestros legisladores y a nuestro futuro presidente… y con ello estaremos eligiendo nuestro futuro caminar.

Este artículo ha sido recopilado y comentado
por Humberto Silva Morelli.

(*) Cuatro años después de la Declaración de Balfour y cuando ya se había decidido la formación del nuevo estado de Israel.

(**) Como una fuente histórica posible de consultar, recordamos que la antigüedad de Israel se puede comprobar en el Santo Evangelio según San  Mateo, del Nuevo Testamento (2:1 y 2:20).

 

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
 
Home