En la historia judía / Se cumplen las condenas del Juicio Principal de Núremberg

El 1 de octubre de 1946 los jueces del Tribunal Militar Internacional dieron a conocer las sentencias que les correspondían a los 24 jerarcas nazis, acusados de conspiración, crímenes contra la paz, crímenes contra de guerra y crímenes contra la humanidad. Entre ellos, 12 fueron condenados a la horca.

La decisión aliada

A fines de 1942, cuando promediaba el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial, los máximos responsables de las potencias aliadas anunciaron su determinación de castigar los criminales de guerra nazis; y en octubre de 1943 emitieron la “Declaración de Moscú”, en la que se afirmaba que, una vez que derrotaran al Tercer Reich, las personas consideradas responsables de crímenes de guerra serían mandadas al país en el cual los crímenes habían sido cometidos y ahí juzgados según las leyes de la nación interesada; mientras que aquellos cuyos crímenes no podrían ser asignados a ningún lugar geográfico, serían castigados por decisiones tomadas en conjunto por los gobiernos Aliados.

Esta declaración fue firmada por el presidente estadounidense Franklin Roosevelt, el primer ministro inglés Winston Churchill y el líder soviético Josef Stalin.

Luego de rendirse Alemania a los ejércitos aliados, el 8 y 9 de mayo de 1945, los denominados gobiernos Aliados, a los que se sumó el de Francia, iniciaron conversaciones y negociaciones para implementar la “Declaración de Moscú”, y resolvieron que los juicios a los principales criminales de guerra debían efectuarse en la ciudad de Núremberg, la misma en que los nazis aprobaron sus leyes raciales. El motivo aducido oficialmente fue que su palacio de Justicia no había sido dañado durante la guerra y, en Londres, el 8 de agosto de 1945, firmaron el acta de Acuerdo sobre la constitución del Tribunal Militar Internacional y los Estatutos por lo que había de regirse- Allí, fueron designados los jueces que juzgarían a los nazis más relevantes del régimen del Tercer Reich, un titular y un suplente para cada uno de los Aliados:

Jueces titulares: Geoffrey Lawrence (Gran Bretaña), Francis Biddle (Estados Unidos), Henri Donnedieu de Vabres (Francia) y Iona Nikitchenko (URSS); Jueces suplentes: Norman Birkett(Gran Bretaña), John J. Parker (Estados Unidos) Robert Falco (Francia) y Alexander Volchkov(URSS). El juez estadounidense Robert H. Jackson, fue nombrado fiscal general o jefe, siendo secundado por de los fiscales Hartley Shawcross (Gran Bretaña), el General Roman Rudenko, ( URSS); y François de Menthon y Auguste Cahmpetier (Francia).

Todos los miembros del Tribunal se reunieron en Berlín, el 18 de octubre de 1945, para firmar el Acta de Constitución del tribunal, documento en 4 puntos:

1.- Conspiración: Los acusados seguían un plan común para la conquista del poder y estaban unidos en la ejecución de todos los crímenes cometidos. Con esto se abría la posibilidad de juzgar a los imputados por actos criminales cometidos anteriormente, permitiendo además la persecución de los colaboradores. Pero lo más importante fue que permitía juzgar a los grupos y las organizaciones. Con ello fueron llevados a juicio las SS, la GESTAPO, el Grupo de Jerarcas nazis, el Estado Mayor y el gabinete ministerial. Se libraron del juicio las SA que tenían, a finales de 1933, cuatro millones y medio de hombres.

2.- Crímenes contra la paz: Tanto el “Mein Kampf” como los diferentes discursos de Hitler, con constantes alusiones al espacio vital y el llamamiento a la expansión germana hacia el este, fueron utilizados para demostrar la premeditación. Además, examinó el documento Hossbach, en el cual se diseñó la ocupación de Austria y Checoslovaquia, así como el documento Schmundt, sobre la preparación del ataque a Polonia. Sin embargo, al discutirse la agresión contra Polonia, los defensores no podían mencionar el protocolo secreto, acuerdo con el cual Polonia quedaba dividida entre la URRS y los nazis.

3.- Crímenes de guerra: El artículo 6b del Estatuto del Tribunal de Núremberg los definía como “violaciones de las leyes y costumbres de la guerra”, enumerando asesinatos, malos tratos y deportaciones y trabajos forzados de población civil; asesinatos y malos tratos de prisioneros, ejecuciones de rehenes, destrucciones no motivadas por razones militares. Por estos delitos podían ser juzgados tanto aquellos que los cometieron personalmente, como sus promotores, a los que se aplicaba la noción de autor moral.

4.- Crímenes contra la humanidad: En esta categoría quedaban aglutinados: asesinato, exterminio, reducción a la esclavitud, deportación, realizadas antes o durante la guerra, y persecuciones por motivos políticos, raciales o religiosos, “hayan constituido o no una violación del derecho internacional del país donde han sido perpetrados”.

Condenas del juicio principal

El juicio a los principales jerarcas nazis, también denominado el “Juicio de Núremberg Principal” se inició el 20 de noviembre de 1945 y el 1 de octubre de 1946 los jueces emitieron su fallo, del que el fiscal general Robert H. Jackson sostuvo: “De un hecho podemos estar seguros. El futuro nunca podrá dudar de que los nazis han tenido ocasión de defenderse. La historia sabrá que los nazis han podido decir todo lo que ellos han considerado conveniente y oportuno. Han sido juzgados ante un tribunal en unas condiciones que ellos nunca hubiesen concedido a nadie en sus tiempos de poder y esplendor. Ha quedado bien claro además que las declaraciones de los acusados han eliminado toda duda de su culpabilidad, unas dudas que hubieran podido existir todavía en vista de la inmensidad de sus crímenes y el carácter tan extraordinario de éstos. Ellos han contribuido a firmar su propia sentencia”.

Las condenas a muerte fueron ejecutadas el 16 de octubre de 1946, por vía de ahorcamiento, siendo incinerados los restos y las cenizas desperdigadas en el río Isar; excepto para el caso de Hermann Göring, quien se suicidó el día anterior con una cápsula de cianuro. No fueron condenados Robert Ley, pues se había suicidado el 25 de octubre de 1945, y Gustav Krupp, quien fue declarado incapaz de soportar un juicio.

Otros juicios contra nazis tramitados en Núremberg

Existieron además una serie de juicios llevados a cabo con posterioridad al principal, donde se juzgaron a los funcionarios menores del Tercer Reich, de sus ejércitos, doctores e industriales alemanes, cuya nómina es la siguiente:

1. El Juicio de los doctores, seguido contra 24 médicos quienes practicaron macabras investigaciones en humanos en los campos de concentración. El más famoso de ellos, el ángel de la muerte Josef Mengele, logró huir, ya que los aliados desconocían su identidad y los crímenes que él había cometido.
2. El juicio contra Erhard Milch, mariscal de campo alemán, acusado de graves crímenes en campos de concentración.
3. El Juicio de los Jueces, seguido contra 16 abogados y jueces que establecieron el aparataje jurídico nacionalsocialista.
4. El Juicio de Pohl, seguido contra la oficina Endlösung, encargada administrativa de los campos de concentración y exterminio. Su jefe era Oswald Pohl.
5. El Juicio de Flick, seguido contra el industrial alemán Friedrich Flick, por la utilización de trabajo esclavo y crímenes contra la humanidad.
6. El Juicio a la IG Farben, empresa química industrial alemana, que al igual que Flick y Krupp, usufructuó del trabajo esclavo.
7. El Caso austral o Juicio de los rehenes, en el cual se persiguió la responsabilidad del alto mando alemán por las masacres y graves violaciones a las Leyes de la Guerra durante la Campaña de los Balcanes.
8. El Juicio RuSHA seguido contra los promotores de la idea de pureza racial y del programa Lebensborn.
9. El macabro Juicio a los Einsatzgruppen, seguido contra las brigadas de la muerte de las SS que practicaban el exterminio local de los judíos por medio de los Einsatzgruppen.
10. El Juicio de Krupp, seguido contra los dirigentes del famoso grupo industrial, por su participación en la preparación de la guerra y la utilización de trabajo esclavo durante la guerra.
11. El Juicio de los Ministerios, seguido contra los dirigentes del Estado Nazi por su participación en atrocidades cometidas tanto dentro de Alemania como en los territorios ocupados.
12. El Juicio del Alto Mando, seguido contra los generales del Ejército, Armada y Fuerza Aérea alemana, por la comisión de graves y terribles atrocidades durante la guerra.

Fuente: Itongadol

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
 
Home