Humberto Silva Morelli, cumple 90 años

Participamos del cumpleaños de nuestro querido amigo y columnista, Humberto Silva Morelli, quien semanalmente nos aporta con sus significativos, amén de hermosos, poemas y  con  sus interesantes, sabias y, en ocasiones, conflictivas e irónicas columnas. Humberto  celebró sus primeros noventa años de vida con un almuerzo realizado en la sinagoga Bicur Joilim, de nuestra capital, con la compañía de su familia y amigos.

Junto con desearle muchas felicidades, buena salud y larga y fructífera vida, el staff de Anajnu quiere homenajearlo publicando el emotivo discurso que pronunció para dar la bienvenida y el puntapié inicial a su cumpleaños.

Quisimos compartir también la muy original tarjeta que, en cada una de las mesas nos compartía algunos datos estadísticos del festejado.

 


Discurso

Estimados amigos míos y nuestros, de Ruth y míos. Me explico… Todos ustedes son personas queridas nuestras… o son parientes, o viejos amigos míos y por tanto también de Ruth. Desde otro ángulo, o son parientes o viejos amigos de Ruth y por tanto amigos míos. Lamentablemente y por razones temporales, todos los parientes viejos míos… que son Silva o Morelli…  que he querido… todos me esperan en el Más Allá, salvo mi prima hermana Marta, que vive en Villa Alemana y que por tener sólo 89 años y por estar lejos no pudo venir, pero su alma estará hoy con nosotros. En otras palabras, ustedes hoy están aquí porque las circunstancias de la vida, no sólo los han puesto a mi lado, sino porque esas circunstancias han generado un afecto y un respeto que no se puede medir con dinero. Los bienes del alma no se pueden medir con dinero.

El amor y el respeto son bienes del alma. Y esa es hoy la parte más importante de esta celebración. Sin embargo aquí hay dos mundos que Ruth y yo hemos unido. Y en esos mundos hay dos familias que hoy Ruth y yo, hemos unido en nuestros corazones y deseamos que todos ustedes sean parte de esa unión que nosotros ya hicimos.

Ruth y yo tenemos historias anteriores, que por ser historia y ser pasado no podemos alterar ni olvidar. Pero el pasado es pasado y como la vida se construye en el día a día, y como Ruth y yo hemos reencontrado la felicidad… y  como la felicidad está íntimamente ligada al amor… unimos nuestros corazones – el de Ruth y el mío - para no dejar escapar esa huidiza y extraña condición que da la vida.

Por lo dicho esta es una fiesta doble… de Ruth y mía… porque yo cumplo 90 años, lo que me saca de la tercera edad para ser uno de los muy pocos longevos vivos y que además de estar conscientes de esta bendición, seguimos felices dentro de una nueva vida, cuyo primer decenio de amor… también se cumple en esta fecha… Por eso  hoy también celebramos, que van 10 años desde que conocí a Ruth, lo que también merece esta gran celebración, que no sería completa si no compartinos nuestra felicidad actual, con ustedes… con todas las personas… que han estado a nuestro lado… dándonos amor y esperanzas cuando hace 11 años, la soledad del alma, por un doloroso duelo, me enfermaba y me mataba.

Sólo por estas razones, debieran están sentados a nuestro lado, Daniel sólo con su neshamá y Efraim de cuerpo presente. Ellos son dos rabinos que han tenido una influencia decisiva en el cambio de nuestros destinos. Daniel estuvo junto a mí, cuando otros rabinos chilenos que yo creía mis amigos, me dieron la espalda, al no querer bendecir a Esther que moría. Cuando eso sucedió, Danny me dio una nueva vida y esperanzas… y me hizo entender que más allá de la vida o de lo que yo estime que puede ser nuestro Creador, existe el amor que en si… debiera ser el eje de nuestras vidas y de nuestra Fe. Y junto a Dany, estuvo conmigo Daniel Jana, pero podría decir… que institucionalmente, estuvo conmigo la Comunidad Sefaradí. Y por haberme dado el amor de la amistad que entonces yo tanto necesitaba, hoy está con nosotros la javerá Presidente de la Comunidad Sefaradí de entonces, el 2007, nuestra amiga Mery Nachary con su esposo.  Además están aquí, mis antiguos amigos judíos y no judíos… y mis parientes judíos y no judíos, los que formaron un muro de contención, que cambió mi vida tanto como la ha cambiado mi poesía. Este amor me hizo derrotar al cáncer que produjo el dolor de mi duelo, para vivir una nueva vida, pero siempre dentro del amor. Y esta nueva vida hizo que yo fuera uno más, dentro del pueblo y dentro de los ideales del pueblo judío. Lamentablemente con el paso de los años y mi larga vida, se han ido muchos que yo quisiera hoy ver aquí, de cuerpo presente. Sin embargo creo que sus almas, están aquí acompañándonos para celebrar este día. El Rab. Daniel hoy no pudo venir porque ayer fue su cumpleaños y hoy está en Viña con toda su familia. Pero igual que mi prima Marta, aunque físicamente ella hoy está en Villa Alemana, yo siento que su neshamá está ahora aquí.

Lo realmente curioso en todo este mi nuevo nacer, es que he visto que la relación de Ruthy con el rabino Efraim - que con su señora están a nuestro lado -, repito… la relación de Ruthy con el rabino Efraim es muy fuerte, porque Efraim fue el rabino que llegó a la sinagoga de Portugal, después del doloroso fallecer Walter, el papá de Ruthy… y que Ruth ha idealizado, como yo he idealizado mi relación con el Rab. Daniel.
 
Pero estos no son los únicos motivos de amor que tiene este encuentro. Aquí… Yo… a mis 90 años de vida, debo agradecer a los hijos, parientes y amigos de Ruth, que me hayan aceptado sin restricción alguna, venciendo las prevenciones naturales que son consecuencia de la ruptura de una familia y el nacimiento no esperado de otra, que los afecta.

 

Agradezco también a mis antiguos y nuevos amigos judíos, el kavod que de ellos he recibido… kavod u honras en español, que yo nunca creí que podía recibir, llegando ser nominado Presidente de la Federación Sionista de Chile, honor que muchos quisieran haber tenido durante sus vidas. Aquí en este grupo humano de hoy, y entre amigos… hay dos más… Ex Presidentes de la Federación Sionista de Chile.

Como si lo anterior fuera poco, el Departamento de POESÍA DE LA UNESCO, me incluyó entre los actuales “Poetas del Mundo”, dado que mis poemas en español y en mi blog de la Internet, ya son leídos por personas de todos los países del mundo. Y ya son unos 17.000. los lectores de mi blog. El “Total De Nuevas Visitas”, descarta las visitas repetidas en un mismo computador. En ellas, predominan los lectores de USA y de Rusia, por sobre todos los lectores de nuestro mundo occidental, sin olvidar la fidelidad de los jóvenes de Chile. Digo jóvenes de Chile, porque he sentido que en Chile, país donde ya no se lee ni se piensa,  son los jóvenes, los únicos que me conocen, porque ellos son los únicos que en las letras, buscan el amor que en su entorno no ven. Además de ellos, están los lectores judíos hispanoparlantes que en ANAJNU leen mis poemas, que también son muchos, dentro de un semanario cuyos lectores fuera y dentro de Chile, hoy están alrededor de los 50.000. mensuales. Detalles de este espacio que me honra, se lo pueden preguntar a nuestro amigo David Abodovsky, director y dueño de ANAJNU, que hoy también está con nosotros.

Además… entre las distinguidas personas que hoy están aquí porque son mis amigos, está la Alcaldesa de Hijuelas, que hemos adoptado como Bicur Joilim… y que ella ha tomado a esta sinagoga como su casa espiritual.

Para finalizar el recuento de todo lo que hoy celebramos Ruth y yo, les contaré dos cosas diferentes e importantes:

  • Primero y como ustedes ya lo deben haber notado, existe cierta heterogeneidad en todas las mesas, dada primero por Ruth, Daniela, y finalmente por mi… que las organizamos, con el objeto que nuestras familias de sangre y de amistad, estén gratas, se conozcan y empaticen.

 

  • Y segundo, con estas palabras, espero mandar un mensaje a vuestros corazones leyendo el siguiente poema, que dice en forma más breve, pero escrito con mi neshamá – en español neshamá sería alma, pero esta palabra queda estrecha para su significado hebreo antiguo - repito - lo que en mí ha motivado este hermoso encuentro de hoy… trato de expresarlo con las siguientes palabras…

He vivido.
He amado…
Pero no todo ha sido
como lo hubiera deseado.

Al morir Esther,
mi primera
compañera…
me sentí solo y abandonado.

Sin saber
para qué vivir…
decidí morir de
tristeza.

No tuve la fortaleza…
para volver a amar,
y dejar de llorar.

Estaba solo en mi soledad.

En el centro de una tempestad…
yo sufría…
y lentamente moría.

Así pasó un mes
borrado de mi memoria.

Dentro de mi olvido…
recuerdo que fui cuidado,
alimentado,
querido
y adoptado…
por mi comunidad
sefaradí…
y por Daniel mi Rabino…
que con mucha bondad…
vino…
y fui
ayudado.

El tiempo pasó.

Mi duelo religioso acabó…
y al salir al atrio de mi sinagoga a caminar…
sólo a pensar…
vi a una niña hermosa.

Vi a una rosa
que se acercó a saludar.

Y esa rosa…
era Ruth, hoy mi esposa.

Y volví a amar…
y a ser amado.

Y volví a estar
enamorado.

Y hoy sin darme cuenta,
he llegado a los noventa.

El tiempo ha pasado
y no lo sentido…
sólo porque he vivido
siendo amado
y bendecido,
como siempre lo he deseado.

Y finalmente… 
deseo agradecer a la vida todo lo que me ha dado…
unos padres maravillosos… hermosos.

Después llegaron los dos bellos amores
 que me han cuidado.

El primero de estos primores,
me dio los dos hijos que me han amado…
los nietos y bisnietos que he acariciado.

Y esos dos amores juntos me han dado…
tantas bellas almas que han estado…
que han pasado
y que me han fortificado…

¡Gracias Señor por todo lo que me has regalado…!
¡Gracias por el amor que me has entregado!
¡Gracias a ustedes y a todos los amigos míos, por estar a mi lado!

Y en forma muy especial… y coloquial…
no me canso de repetir…
mientras dure mi vivir…

¡Gracias Ruthy, mi rosa agraciada…
inigualada…
por estar hoy aquí… siempre juntito a mí… acurrucada!

Y vuelvo a dar las gracias a todos ustedes… a nuestros hijos, de Ruth y míos, y sus cónyugues… a nuestros nietos de Ruth y míos…  y sus cónyugues… y a todos nuestros otros parientes y amigos, que aunque no todos estén presentes, hoy todos están a mi lado… por haberme amado… por haber sido testigos, de mis regocijos, de mis penas y soledades… de las alegrías y de las tristezas del alma mía… por haber estado y celebrado hoy… lo que Ruth y yo hemos vivido, lo que hemos sentido… lo que hemos construido… y todo lo que D’s nos ha dado.

Gracias por estar aquí… les damos Ruth y yo…

Y ahora aprovechemos para brindar con un gran “lejaim” “por la vida”… de todos nosotros y para que todos nuestros buenos deseos, lleguen a todos nuestros seres amados. Levantemos nuestras copas y todos tomados de las manos…  en un gran brindis de amor… diremos, con voz fuerte y sonora…

¡¡¡LEJAIM!!!
¡¡¡ Por La vida!!!
¡¡¡LEJAIM!!!

Humberto Silva Morelli - (5/11/2017)

 

 

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
 
Home