La interacción de judaísmo y protestantismo en Europa

Maurice-Ruben Hayoun

El 30 de octubre, 2017 tuvo lugar en Riga (Letonia) un simposio sobre la Reforma y sus consecuencias políticas, por iniciativa de la Academia Europea “la sociedad y la religión”, bajo el patrocinio del Consejo de Europa. El profesor Maurice-Ruben HAYOUN pronunció un discurso titulado Judaísmo y protestantismo, que publicamos a continuación.

Claramente, estas dos corrientes culturales y religiosas tienen, en diversos grados y, a veces, en forma conjunta, la espiritualidad y la cultura europeas en todas sus formas. Sabemos desde el decisivo Tratado de Averroes que la religión es el primer educador de la humanidad. Gracias a los sermones y la predicación en edificios religiosos, incluso los hombres más distantes de la cultura han tenido acceso al mundo de la filosofía religiosa.

Estas dos religiones, judaísmo y protestantismo, desde luego no han tenido el mismo impacto, pero su reunión es de gran importancia en la historia de la cultura europea, antigua como contemporánea, y también en el desarrollo de una filosofía política moderna. El protestantismo se separó del catolicismo romano solo después de más de un milenio y medio de vida juntos. Mientras que el judaísmo, seguido por su hija rebelde, la Iglesia, siempre ha estado en la base misma del alma de Europa …
Junto con Alberto Magno, Tomás de Aquino, Maimónides y Averroes, el judaísmo es, por lo tanto, uno de los padres espirituales de Europa.

A pesar de la persecución, el rechazo, y a menudo degradantes caricaturas de acusaciones sin fundamento y falsas (principalmente de asesinato ritual) desde hace más de un milenio y medio, el judaísmo ha asistido con cierta fascinación al nacimiento del protestantismo y observado su desarrollo más o menos libremente en suelo europeo.
Porque, desde el siglo XVI, la ideología protestante que hace de la Biblia Hebrea su libro favorito, ha atacado seriamente esa comprensión católica que quería oponer la antigua tradición judía a la religión de Jesús. Para el protestantismo naciente, e incluso más tarde, aparte de ciertas actitudes aisladas, la tradición judía no era el enemigo a abatir.

Como tan acertadamente escribió Blandine Kriegel (en 2006, en una conferencia en Bruselas), los protestantes ayudaron a los judíos a transformar este abstracto universal (como les reprochaba la filosofía alemana) en un concreto universal.
Es la mano del protestantismo caritativo lo que permitió esta mutación beneficiosa para la humanidad civilizada y para el nuevo enfoque del judaísmo en la historia de las ideas y la filosofía política moderna. Volveremos sobre esto más adelante hablando sobre Jean Bodin, Hobbes, Spinoza y Mabillon.

El protestantismo se confunde, al menos en sus primeros días, con la corriente luterana que dio sus primeros pasos en el ámbito cultural alemán, es decir, más o menos, en el norte de Europa.

Sin embargo, esta región del mundo es conocida por albergar grandes centros de población judía, especialmente en Hamburgo, donde el nuevo movimiento religioso ejerció una influencia decisiva. Toda la historia cultural de Europa ha sido impregnada y así es como llegamos a hablar de un “protestantismo cultural” en el Kulturprotestantismus alemán.

Sin querer quemar las etapas ni abordar directamente el comienzo del siglo XIX judeoalemán, observo que el gran filósofo judío-alemán Hermann Cohen (muerto en 1918), fundador de la escuela neokantista de Marburgo, sin duda, ha soportado una influencia de la ideología protestante (que, por cierto, le gustaba), hablando de su propia religión, el judaísmo como una Kulturreligion, es decir, una religión que avanzaba de la mano con la evolución del tiempo, luchaba contra la ignorancia y promovía el estudio de la Biblia como un valor religioso supremo …

Esto representaba una novedad absoluta en comparación con la actitud católica. Este enlace ha acercado el judaísmo al protestantismo, que se declaró en favor del libre examen de las Escrituras mientras cierto catolicismo medieval prohibía a la gente emprender una lectura de los textos sagrados sin la estrecha supervisión de un clérigo.
Pero comencemos desde el principio. Cuando Lutero aparece en la escena de la historia religiosa de nuestro continente, se indigna por la decadencia moral, política y teológica del papado romano durante una visita a la capital italiana. Se indigna por la venta de indulgencias y de estilo de vida principesco de los prelados, por no hablar de uno de los sucesores de Pedro que llevó, ante todos, una vida disoluta …

Para el joven monje agustino, eso era demasiado. Es en este rechazo de las indulgencias, practicadas para financiar la construcción de la suntuosa basílica de San Pedro en Roma, que la doctrina luterana tiene sus raíces de la Gracia: lo que Dios da, lo da a quien él quiere y el dinero no es de ayuda para alcanzar la felicidad eterna.

Pero el papado había emitido un dicho que despertó la indignación del futuro reformador: Tan pronto como entra la pieza en el cofre, se escapa el alma del purgatorio … Y así nacieron las 95 tesis de Lutero fijadas en 1517 (Thesenanschlag) en el portal de la iglesia de Wittenberg.

Lo que capta toda mi atención aquí es la actitud de Lutero hacia el judaísmo, sin limitarme a ello porque sería ignorar las muchas acciones beneficiosas llevadas a cabo conjuntamente por estas dos denominaciones.

A pesar de la hostilidad abierta hacia los judíos y lo que representaban para él, Lutero comenzó adoptando una actitud falsamente conciliadora, denunciando el tratamiento de los judíos por parte de la Iglesia Católica Romana, que les daba poco más consideración que a los perros (sic).

Incluso llegó a escribir un libelo titulado Jesús, nuestro Señor, nació judío (geborener Jude) (1523). Pero esto obviamente no fue suficiente para convencer a los rabinos contemporáneos de que lo siguieran, a pesar de que algunos de ellos acordaron ayudarlo a hacer versos difíciles del Pentateuco en alemán, una traducción realizada en su refugio en el Castillo de Wartburg.

En resumen, tres años antes de su muerte, es decir, en plena posesión de sus medios, y aunque su pensamiento no era probable que cambiara en profundidad, cometió un terrible panfleto titulado Los judíos y sus mentiras donde procede a una ejecución sumaria de la religión de Israel.

Pero, repito, no debemos detenernos allí por completo, porque la doctrina protestante, en constante evolución, finalmente se ha distanciado del Reformador en este punto preciso. No fue fácil porque el ataque fue, como veremos de manera sucinta, muy violento.

Hoy, las relaciones entre la federación protestante y la comunidad judía son buenas, especialmente porque intelectuales como Jacques Ellul todavía tienen relaciones con el estado de Israel.

He aquí algunos ejemplos de las “recomendaciones” de Lutero para participar en lo que él consideraba un verdadero debilitamiento para socavar la exégesis talmúdica de la Biblia contra los fundamentos del cristianismo: es necesario, escribió, quemar sus sinagogas, destruir sus libros sagrados, especialmente el Talmud, prohibir a los rabinos enseñar, expulsar a los judíos de los mercados y ciudades, expropiarlos y también someterlos a trabajos forzados.
Todas estas ideas partieron gravemente de la dulzura evangélica que ordena, ante todo, amar al prójimo.

Pero en la historia religiosa, hay que distinguir entre la actitud incomprensible (a los ojos de nuestros contemporáneos) del Reformador que reflejaba la ideología de su tiempo, y la evolución del protestantismo que inmediatamente pesó sin duda positivamente en el desarrollo e incluso la mejora y la modernización del judaísmo, especialmente en el área cultural germánica.

Los judíos ya no se sentían solos: un rabino prominente en el norte de Alemania Jacob Emden (1776), que mantuvo una correspondencia con Mendelssohn, dice en su autobiografía (Meguilat Sefer, traducido al francés en Cerf en 1996) que esta actitud de los protestantes marcaba la aparición de un enfoque nuevo y menos dogmático de las Escrituras.

Pero ya en el siglo XVII en Ámsterdam refugio de paz para los que huían de la teocracia y la intolerancia religiosa de los tribunales de la Inquisición, la ciudad holandesa ofreció un refugio seguro para los marranos y libres pensadores como el judío Spinoza. Volveremos sobre esto más adelante citando un largo extracto del estudio de Blandine Kriegel, mencionado anteriormente.

El verdadero oponente de la Reforma Protestante no era el judaísmo talmúdico, sino la Iglesia Católica Romana, cuyos teólogos evangélicos ya no apoyaban los dogmas y las desviaciones religiosas.

Mientras que la iglesia tenía, durante todo el período medieval y más allá, prohibido leer la Biblia directamente fuera del control de un monje o un eclesiástico cualquier, los protestantes habían promovido como ideal supremo el libre examen de las Escrituras. Rechazaban ciertos dogmas esenciales que la iglesia sostenía como la niña de sus ojos.
Al hacerlo, algunos exegetas reformados recurrieron a los comentarios bíblicos de los judíos para mantener a raya a sus antiguos hermanos, convirtiéndose en sus enemigos jurados. Por lo tanto, podemos hablar de una especie de alianza objetiva entre dos comunidades religiosas que enfrentan las persecuciones de la misma iglesia mayoritaria cuyo credo violaba su ideal de una vida religiosa exitosa y plena. Pero especialmente de acuerdo con su concepción de la libertad de conciencia …

Dejemos a un lado a Abraham ben Méir Ibn Ezra (OB 1160), considerado con Spinoza como uno de los padres de la crítica bíblica, para detenernos por un momento en la gran figura del filósofo de la Ilustración judía Moses Mendelssohn, cuya amistad con Gottlob Efraïm Lessing, hijo de un pastor luterano y futuro redactor de Fragmentos de un anónimo (Hermann Samuel Reimarus) se ha convertido en leyenda gracias a su obra de teatro Nathan der Weise.

Fue la encarnación misma de la persona de Moses Mendelssohn. Lessing pone en la boca de su personaje judío esta maravillosa fórmula, atribuida a Dios: nunca quise que todos los árboles en el bosque tuvieran el mismo ladrido. Claramente, Dios mismo desea, exige la diversidad religiosa. Y todos los seres tienen la misma esencia, solo la superficie, el exterior, es diferente. Y vemos en la correspondencia de este judío de la Ilustración, múltiples intercambios epistolares con exégetas protestantes que llevaban con las ideas teológicas, interpretaciones de pasajes bíblicos oscuros y críticas benévolas. Mendelssohn también contribuyó en gran medida a la ADB (Allgemeine Deutsche Bibliografía) allanando el camino para una colaboración interreligioso fructífera.

En Beour, su propia traducción alemana comentada – impresa con caracteres hebreos puesto que los niños del gueto no descifraban el gótico – y realizada con la ayuda de todo un equipo de otros judíos, devotos pero iluminados, Mendelssohn quiso mostrar que sus correligionarios podían ocupar un lugar honorable en la sociedad alemana de su tiempo.

Sintiendo él también, como sus colegas protestantes, la necesidad de desempolvar las traducciones existentes de la Biblia y de darles una nueva versión, sin romper con la interpretación tradicional. A pesar de que Beour comenzó puesto en la picota por los ortodoxos de su tiempo … Y a diferencia de los que exigían (como Lutero, por otra parte) la existencia previa de una fusión entre la afiliación nacional y la afiliación religiosa, Mendelssohn se inclinó por la neutralidad religiosa del estado, convirtiéndolo en uno de los precursores del secularismo.

Era necesaria una diversidad religiosa en la sociedad, el Estado ya no podía contentarse con ser un único estado cristiano y excluir de su seno a todos aquellos entre los cuales los más merecedores y mejor cualificados, con el argumento de que pensaban, creían y rezaban de otra manera.

En términos de hoy, Mendelssohn explica en su libro Jerusalem o poder religioso y judaísmo (Berlín, 1783) que se tiene que hacer un desacoplamiento entre la fe de un individuo y la función a la que puede aspirar dentro del marco social. En otras palabras, no se debía descartar a los judíos de ciertas funciones sólo por ser judíos … Al hacerlo, seguía las recomendaciones de Christian Wilhelm von Dohm que se hizo famoso por redactar la famosa contribución a Emancipación, la mejora social de los judíos (Über die bürgerliche Verbesserung der Juden).

Una cierta ideología de inspiración protestante está en el trabajo aquí: habiendo sufrido persecuciones e intimidación como minoría religiosa, los protestantes no podían ignorar la difícil situación de los judíos, aunque su comportamiento no siempre estaba desprovisto de impresiones reflexivas de proselitismo.
Por otra parte, cuando durante el siglo XIX alemán, los judíos quisieron integrar la burguesía alemana, eligieron la iglesia evangélica con más facilidad que la iglesia católica cuyos dogmas los repelían. En su autobiografía, Salomon Maimon (1752-1800) se burla sin restricciones de un eclesiástico que lo ataca a preguntas cuando vino a verlo para considerar su propia conversión.

El número de este tipo de conversiones es sorprendente: Heinrich Heine recuperó la iglesia protestante, incluso la hija mayor de Mendelssohn, convertida en Dorothea von Schlegel comenzó por adherirse al protestantismo antes de hacerse católica …
Incluso el padre de Thomas Mann, el famoso matemático Alfred Israël Pringsheim (1850-1941) se había convertido al protestantismo … Terminamos hablando de una epidemia de conversiones (Taufepidemie). Y los protestantes pudieron aprovechar esta afluencia.

Sin embargo, no fue ese el eje central de la ideología religiosa de los protestantes que también marcarían la historia política del continente de manera indeleble. Ellos compartían con los judíos perseguidos la misma preocupación de dilucidar adecuadamente el significado de las Sagradas Escrituras y la voluntad de vivir en una estructura social menos autoritaria y menos teocrática.

Sin los protestantes que dieron ejemplo encabezando la reforma, nunca hubiéramos tenido una ciencia del judaísmo tan rica y fructífera (Wissenschaft des Judentums), que preconizaba el enfoque histórico-crítico de la Biblia y todo el esfuerzo intelectual de los judíos a través del tiempo. Fueron los pensadores y teólogos protestantes los que establecieron el tiempo.
Los judíos imitaron este esfuerzo moderno de interpretación de las Escrituras. Esto es particularmente sorprendente para Hermann Cohen, para quien Lutero, a pesar de su indignación, había allanado el camino para una verdadera libertad religiosa. Noto que fue un protestante Paul Rabaud-Saint-Etienne quien, en 1789, exigió que hablemos de libertad religiosa y ya no sea mera tolerancia … Es innegable que es su propia experiencia religiosa y la de su comunidad lo que lo incitó.

Hemos descubierto las raíces protestantes en la Ciencia del judaísmo, también se debe decir que la reforma y el liberalismo en el seno del judaísmo alemán y, más tarde, estadounidense, se inspiraron tanto en el rito como en el decoro protestantes. Incluso las túnicas de los rabinos, el órgano, la preédica sinagogal del viernes por la tarde y las grandes fiestas judías fueron inspiradas por la iglesia reformada. Recuérdese que algunos rabinos de Viena en el siglo XIX ya no se llamaban a sí mismos Rabbiner, sino Prediger. El caso más famoso es el del Dr. Adolf Jellinek, un gran precursor de los estudios cabalísticos realizados posteriormente por Gershom Scholem, que firmaba Dr. Jellinek, ¡Prediger zu Wien! (Predicador en Viena)

Y, al igual que sus compatriotas protestantes, los rabinos celebraban su sermón en alemán alto, prohibiendo toda referencia a un idioma extranjero (es decir, el hebreo): este tema ocupaba un lugar destacado en las normas de la sinagoga de Viena.
Me gustaría, antes de ir más lejos, citar aquí las palabras sagaces de Blandine Kriegel sobre nuestro tema, y en particular la alianza histórica de judíos y protestantes para poner de manifiesto las estructuras de un estado republicano moderno, al abrigo de la tiranía social y la segregación política:

Al contrario de lo que se hizo anteriormente, se ha extraído en la historia judía, en la historia de los Hebreos, “útiles ejemplos” para la construcción del estado republicano moderno; los derechos humanos se han sido deducido, no de la ley romana, sino de las Escrituras. Y a través de la corriente anticartesiana (Hobbes, Pascal, Mabillon, Spinoza), adornamos los valores tradicionales del cristianismo, la fe, la esperanza y la caridad, por valores no menos fundamentales del judaísmo, como la ley, la verdad y justicia
Mabillon llega a pedir que la piedad y la verdad coincidan …

(…) Esta ignorancia de la historiografía religiosa *** por parte de la historiografía moderna ha provocado dos víctimas privilegiadas en la persona de los mediadores de la filosofía judía en el mundo moderno, me refiero a MARRANOS y PROTESTANTES. Los marranos que no eran solo judíos, judíos escondidos que a menudo secretamente judaizaban, arriesgando sus vidas, y protestantes que habían hecho de la Biblia su libro de cabecera y que se unieron a los judíos en la misma lucha contra Roma y el papado …
Esta evacuación de marranos y protestantes ha aumentado la idea de que la única entrada de los judíos en el siglo solo podría tener lugar con el Haskalá, es decir desde el siglo XVIII. VOLUNTARIAMENTE SE HAN OLVIDADO LOS ORÍGENES MARRANOS Y PROTESTANTES DE ESTOS FUNDADORES de la filosofía política moderna”.

Blandine Kriegel luego da la lista de los ideales de estos hombres: paz civil y no guerra, leyes religiosas y leyes civiles, derechos humanos, seguridad, libertad de conciencia …
Estos filósofos políticos, especialmente Jean Bodin (a quien toda una línea de historiadores reprocha abusivamente de haber judaizado en secreto y nunca haber hablado de Jesús, ¡incluso llegando a sospechar algunos orígenes judíos!) buscó establecer una identidad notable entre el judaísmo y la filosofía natural …

Blandine Kriegel concluye con estas palabras su vibrante súplica: el judaísmo, aliado con el protestantismo, obtuvo una gran victoria lanzando la nave de la república moderna. Y, por cierto, araña a Carl Schmitt que hasta ahora había mostrado en su Teología Política que los ideales de la sociedad civil se derivaban de ideales religiosos secularizados (amor al prójimo, solidaridad de las generaciones, respeto por lo humano (Alles, era Menschenantlitz trägt).

En el campo del pensamiento filosófico judío, la mayoría de las veces, los judíos alemanes fueron influenciados por pensadores protestantes, mientras seguían su propio camino.

He aquí un ejemplo particularmente interesante ya que muestra que también hubo batallas teológicas entre los líderes espirituales de las dos comunidades. Hubo, por ejemplo, en 1900, en la Universidad de Berlín, un gran seminario, muy concurrido, muy seguido, Adolf von Harnack que dio lugar a una publicación poco después, titulada La esencia del cristianismo (Das Wesen Christentums, 1900). Es cierto que este teólogo protestante, un seguidor de Marción, sosteniendo que Jesús no tenía nada que ver con su entorno de origen, sería una planta extranjera sería una planta extraña al suelo sobre el que creció … ¡Un verdadero desafío para la lógica y la sana comprensión! Y el propósito de esta maniobra era aislar la Biblia hebrea y destruir el vínculo con el judaísmo.

Uno de los méritos más notables de la teología protestante fue fortalecer este vínculo, fortalecerlo y reclamar como reconocimiento eterno del pacto de Israel con Dios y la Revelación en el Sinaí.

Ciertamente, fue duro, incluso se dio un nuevo impulso al antisemitismo que ya era muy bueno, pero este libro von Harnack provocó que Léo Baeck, un joven rabino de una oscura comunidad (Opole) le respondiera en 1905 y 1922 por el libro Das Wesen des Judentums) que tuve el honor de traducir al francés en PUF. El ornamentado estilo alemán de esta obra está obviamente inspirado en los predicadores protestantes de su tiempo. Esto no excluyó intercambios a veces polémicos.

Hubo otras reuniones entre representantes de ambos lados aún poco conocidos. Cuando el famoso padre fundador de la moderna historiografía judía Heinrich Grätz (m. 1892) publicó el último volumen de su gigantesca Historia de los Judios (Geschichte der Juden), fue violentamente atacado por el gran historiador alemán Heinrich von Treitschke, al que debemos la triste fórmula: Die Juden sind unser Unglück (Los judíos, he aquí nuestra desgracia). Treitschke acusó a su colega judío de odiar todo lo alemán … La controversia fue de lo más tormentosa y nadie tomó partido por Grätz excepto Theodore Mommsen, el famoso especialista en la antigua Roma. Él respondió a su colega Treitschke. Pero honestamente debo decir que él mismo, defensor de un historiador judío atacado, admite que los judíos estarían bien inspirados si terminaran convirtiéndose al protestantismo …

¿Es necesario arrojar al bebé con el agua del baño porque los protestantes se comprometieron a convertir a los judíos cada vez que podían? No, en el peor de los casos, diría que algunos sabían cómo explotar una debilidad de carácter …

Si hay una compatibilidad absoluta, sin reservas entre la identidad judía y la cultura europea, es porque los eruditos, los eruditos, los profesores, los hombres de letras, a menudo los protestantes, querían la verdad hebrea finalmente tendría el derecho de ciudadanía en nuestro continente. Los protestantes han sido por lo tanto, por razones que les conciernen, los primeros en reconocer la validez del judaísmo y sus doctrinas religiosas. Fue en la Alemania del siglo XIX que se produjo el renacimiento del pensamiento judío; fue a partir de este período que los judíos finalmente tuvieron acceso, después de tanta desgracia, a las universidades y los grandes establecimientos.
Pero no puede omitir el lado oscuro de esta relación, a saber el terrible antisemitismo de algunos pastores como A. Stocker que no dudaron en seguir a los nazis en su odio del judaísmo. Pero esto ahora es parte de un pasado lejano y pasado.

Tres grandes pensadores judíos del siglo XX, Martin Buber, Franz Rosenzweig y Leo Baeck tuvieron que conocer, a veces hasta combatir, a los protestantes. ¡Pero algunos de ellos hablaban de la Biblia de Lutero como nuestra buena Biblia alemana antigua (unsere deutsche Bibel)! Rosenzweig lo dijo hablando de la traducción de Lutero. Y cuando Buber le entregó el proyecto de una nueva traducción de la Biblia al alemán del texto hebreo, propuso contentarse con retocar ligeramente la Biblia … ¡Lutero! Es decir … Fue necesario que Buber insistiera en que Rosenzweig acepta reanudar todo. Ahora, Rosenzweig es el autor de la principal obra filosófica del siglo XX, la Estrella de la Redención (1921). No se puede encontrar una mente más henchida de judaísmo que la del que dijo esto: el judaísmo no es mi método, es mi esencia.

La obra de Lutero, más que sus prejuicios y sus críticas, lo ha sobrevivido. Comprendida en la obra maestra de un gran filósofo judío que pensaba lo mejor de su traducción de la Biblia.
Para citar una hermosa frase de Elie Wiesel, los judíos no están allí para judaizar, sino para humanizar a las naciones.

Fuente: Forum 

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
 
Home