EDITORIAL Nº 432

David Abodovsky

El “Lulav” y los “judíos invisibles”…

Estamos en plena celebración de Sucot, la fiesta de las cabañas, caracterizada, por supuesto, por la construcción de una “Sucá”, una frágil cabaña cubierta por ramas y adornada con frutos. Tan característico como ello es agitar el Lulav o “arbaat haminim”,  un ramo de cuatro especies diferentes, que incluye hoja de palmera, mirto, citrón o cidra y sauce.

Este ramo, está compuesto por elementos de diferentes características, uno tiene aroma y sabor, otro tiene aroma pero no sabor, uno sabor pero no aroma y el cuarto no tiene sabor ni aroma.

Uno podría verse tentado a eliminar de este ramo el que no tiene sabor ni aroma, sin embargo, si se elimina, ya no tenemos un lulav, que podamos agitar.

Este ramo simboliza al pueblo judío, con una inmensa diversidad de personas, diferentes pensamientos, praxis religiosa, intereses. Algunos participativos otros no, algunos creyentes otros ateos, algunos de derecha y otros de izquierda, pero todos ellos judíos. Como un gran lulav.

Sin embargo, hay algunos judíos que no están en este lulav; nos referimos a los así denominados “judíos invisibles” quienes no participan ni están integrados a la vida comunitaria, por diversas razones, algunas de ellas, más que atendibles.

Los hay que se apartaron molestos porque las Comunidades se alejaron de ellos y se radicaron, prácticamente todas, en el sector oriente de la ciudad dejándolos sin ningún acceso a la práctica religiosa ni a los servicios comunitarios. Los hay que por ser matrimonios mixtos (interreligiosos) fueron discriminados por algunas comunidades, otros emigraron a barrios emergentes, en comunas periféricas, por un tema de costos de vida y muchas otras razones.

Anajnu, hacen varios años, puso en el tapete el tema de los judíos invisibles, generando un gran impacto, que desafortunadamente no se reflejó en ninguna acción por parte de las autoridades comunitarias. Lo cierto es que se escucharon algunas propuestas, carentes de sensibilidad, hacia este importante tema.

Nuestro Portal, realizó varias acciones tendientes a integrar a este grupo, que créanlo o no, representa nada menos que el 53% de los judíos de nuestro país. Realizamos un ciclo de conferencias, para sensibilizar a la colectividad, celebramos un Seder de Pesaj, en la comuna de La Florida, que contó con un lleno total, sesenta personas, copando la capacidad del local. En conjunto con una comunidad, realizamos un Janucá público, en la plaza de Maipú, con una notable participación. Realizamos una actividad cultural, en la Comunidad Bicur Joilim, la única que queda en el centro de Santiago, invitando al Rabino y físico Matías Libedinsky, a exponer sobre el tema “¿Acaso Stephen Hawking tiene razón?” repletando la sinagoga, demostrando así el interés de estos judíos invisibles, a pesar de los presagios catastrofistas.

No sabemos quiénes son estos judíos, si sabemos que su único vínculo con el judaísmo es la lectura de Anajnu, y que algunos se reúnen periódicamente para comentar y discutir algunos de los artículos que allí aparecen.

Por todo lo actuado al respecto, y a pesar de estar conscientes de que nuestra tarea, como medio de comunicación, es solo denunciar y generar conciencia, sentimos la responsabilidad de lograr que se busque una solución.

Invitamos, a todos aquellos que se consideren a sí mismos “judíos invisibles” a que nos escriban, a contacto@anajnu.cl exponiendo sus sugerencias, historias y comentarios los cuales podrán, previa autorización, ser publicados, en forma anónima si lo prefieren, y sin más censura que la que impone el buen gusto y respeto a la honra de personas e instituciones.

Volvamos a tener un verdadero lulav…

editoriales anteriores
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal