EDITORIAL Nº 417

David Abodovsky

Judeófobos… y semántica

¿Fue la agresión al equipo de fútbol del Estadio Israelita un acto contra Israel? ¿Qué tiene que ver un equipo de fútbol integrado por chilenos, de religión judía, con el Estado de Israel? Haciendo un símil, ¿Se puede responsabilizar a un equipo de fútbol compuesto por cristianos de las actuaciones del Vaticano o a uno compuesto por musulmanes, de la persecución a los cristianos en países del Medio Oriente? ¿Es racional importar un conflicto foráneo, a nuestro país?

De las respuestas a esas interrogantes, se puede deducir que la actuación de los jugadores, público y dirigentes palestinos, no es un acto contra Israel, sino contra los judíos y es, por lo tanto, un acto antisemita y no anti israelí o anti sionista, como denominan los antisemitas, los actos xenófobos y discriminatorios, contra los judíos, habida razón del rechazo, a la discriminación religiosa imperante en el mundo occidental.

Los palestinos aducen que no son antisemitas ya que ellos mismos son semitas, sin embargo, el término “antisemita” fue acuñado para denominar los actos antijudíos, por eso, si les acomoda más, podemos cambiar ese término por “judeofobos” aunque es solo una cuestión de semántica y sus implicancias son exactamente las mismas.

Hace mucho tiempo que la Comunidad Judía de Chile, busca aprobar una ley, contra la incitación al odio, ley que comprometió públicamente la Presidenta Bachelet, en la tradicional celebración de Janucá, en La Moneda, importante iniciativa que duerme el sueño de los justos hasta el día de hoy y aparentemente lo seguirá haciendo, por mucho tiempo ya que, al parecer no existe intensión de cumplir con la palabra empeñada o tal vez, especulando, hay presiones en contrario, por parte de bancadas parlamentarias que se oponen.

No nos engañemos, la agresión al equipo de fútbol del Estadio Israelita, fue un acto de incitación al odio, formulado por dirigencias desquiciadas y seguido ciegamente, por un público especialmente convocado al efecto y por jugadores debidamente adoctrinados.

La gravedad de lo sucedido queda en evidencia, en el informe del árbitro del partido y en las gravísimas sanciones, impuestas al Estadio Palestino, a sus jugadores y a su dirigencia, por el Tribunal de Disciplina del fútbol, entidad imparcial y que nada tiene que ver con la comunidad judía. Entre ellos fue ejemplarmente sancionado el dirigente palestino Sr. Jorge Khamis, quien  queda imposibilitado de jugar, dirigir o representar a su club u otro equipo que participe en la liga, de por vida.

Adicionalmente a ese ejemplificador castigo deportivo, la Comunidad Judía de Chile, en una actitud que valoramos, por estimar que es la acción que corresponde, se ha querellado, por los gravísimos sucesos acaecidos, en el partido de fútbol, en el Estadio Palestino. Esperamos, de la justicia, una sanción acorde a la enorme gravedad de los hechos.

Ya que iniciamos esta editorial, con una serie de interrogantes, resulta lógico finalizarla, con algunos interrogantes adicionales: ¿Por qué la virulencia de la Federación Palestina de Chile? ¿Existe alguna conveniencia pecuniaria o subvención para ello? ¿Por qué la Federación Palestina ha rechazado, una y otra vez, las ofertas de la Comunidad Judía de Chile, para trabajar juntos, por la paz? ¿Por qué los palestinos de Chile, que se dicen cristianos, han abandonado a sus hermanos cristianos perseguidos, expulsados, crucificados y masacrados del Medio Oriente para aliarse con los masacradores? ¿Se habrán olvidado que sus antepasados emigraron a Chile, huyendo de las persecuciones contra los cristianos y de la conscripción obligatoria impuesta por los Otomanos, que en esa época dominaban la región? ¿Recordarán que en su vida de nuevos inmigrantes, en Chile, se apoyaron mutuamente, con los inmigrantes judíos? ¿Estarán los palestinos chilenos, de acuerdo con sus dirigencias? ¿Si no lo están, por qué no reaccionan?

Simples preguntas que merecen respuesta…

 

http://www.anajnu.cl/2017/articulos/416/informe-del-arbitro.html

http://www.anajnu.cl/2017/articulos/416/resolucion-directorio.html

editoriales anteriores
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal