El eterno problema del Minien. Breve reflexión

Dr Natalio Daitch, Buenos Aires-Argentina

Definición.
Minien es la forma, en idish, de decir Minyán o Minián, es decir el quórum mínimo de 10 varones de 13 años en adelante, que pueden computarse para poder realizar ciertos rezos en forma conjunta.

Se trata obviamente de una mitzvá muy importante, que permite recitar ciertas oraciones como el Kadish de duelo, el Barejú, la Kedushá y sacar Séfer para poder leer la Torá.

La palabra minián significa conteo o número, y según nuestros sabios este número mínimo tiene su base en el episodio de los 10  espías que hablaron mal de la tierra de Israel (Parasha Shlaj Lejá del libro de Números) y donde se los menciona como "Congregación", mientras otros buscan en el pedido del Patriarca Abraham de encontrar 10 hombres justos para poder salvar a Sodoma y Gomorra de la destrucción (Génesis), y otra fuente podría ser el libro de Ruth donde Boaz reúne a 10 ancianos para poder realizar una consulta legal.

Reitero y agrego  el Minien implica que el rezo en conjunto es muy superior espiritualmente al rezo individual, la oración se eleva en bloque al shamaim o cielo y puede llegar mucho más lejos y más alto, y que nos acerca y nos compromete como hermanos, y que juntos somos más, y que la unión hace la fuerza, etc.

De la teoría a la práctica.
De los primeros recuerdos de mi infancia, cuando los así llamados "viejitos del shil (Sinagoga)", salían a pedir a chicos del colegio Bialik de Rosario que se incorporaran ya que necesitaban completar el Minien. Y en verdad, en aquellos años, los niños y no tan niños rechazaban el pedido de estos ancianos, ya que no comprendían el valor de este precepto. Además, sus padres, se habían desprendido (por diversas razones) de "la cadena de transmisión de los valores judaicos", y en muchas casas (me consta) se hablaba con desdén o burla de estas antiguas o caducas tradiciones según ellos relegadas a estos mayores, y que no tenían nada que ver con ellos, los adultos (sus hijos) y obvio tampoco con sus nietos.

Este hiato o abismo generacional, resulto en un fenómeno que trajo aparejado consecuencias nefastas para esa colectividad y muchas otras en el país. Es decir, asimilación, el cierre de las casas de oración, cuando estos mayores por razones lógicas iban falleciendo y mermando. Hasta llegar a cantidades enormes de matrimonios mixtos, y un holocausto numérico y espiritual y una ola desjudaizante que a modo de tsunami, se constituyó en un nuevo holocausto blanco o silencioso, curiosamente recordado por pocos, mientras por otro lado, los mismos promotores de este desastre y colofón judío, se rasgaban las vestiduras en actos comunitarios, al recordar a las víctimas del holocausto nazi, y a los héroes del levantamiento del Gueto de Varsovia.
Para concluir este segundo bloque, resulta claro para este escritor que es más cómodo llorar por lo lejano, que ocuparse de aquello cercano, pero que involucra un compromiso judío diario y de vida.

 

La corriente de Teshuvá.
Si bien en los años ochenta, la llegada de un grupo como Jabad Lubavitch planta bandera en Rosario (la Chicago Argentina), y va a provocar un cambio lento pero sensible en un mar de asimilación y desconsuelo. Como dije, paso a paso, en muchas ciudades e incluso en la propia Capital Federal, a la par que se produce un fenómeno de evaporación de aquellas comunidades que no practican un judaísmo raigal, la corriente de teshuveros o retornantes a las fuentes va en aumento. Y junto a una tasa de natalidad alta de aquellas familias religiosas, van lenta pero sostenidamente inclinando el fiel de la balanza, haciendo más fuerte en presencia a todos los grupos que reúnen a la ortodoxia, constituyendo un freno o muro que hace posible detener este maremoto asimilatorio y preservar a la comunidad judía argentina de la extinción.

El broche de este tercer bloque lo constituye hace unos años el triunfo del Bloque Unido Religioso(BUR) que evita si sus oponentes hubieran ganado en las elecciones de AMIA,  que esta querida Institución madre terminará con un cartel que diría: "se vende o alquila".

Falta el Minien. Reflexión final.
Y si bien, los últimos acontecimientos mencionados son positivos y alentadores, lamentablemente, y para muchos judíos que entendemos o ahondamos en temas comunitarios o de demografía, vemos que existen faltantes. Es decir, aún aquellos que son laicos, agnósticos, asimilados, cuasi-asimilados, o de otras corrientes no raigales, constituyen ausencias que no pueden ser ignoradas. Una persona tiene dos brazos, y dos manos, y 10 dedos en cada mano. Y cada parte que falta en el conjunto por más pequeña que sea, es importante, e influye en el conjunto. En el movimiento y en la articulación de sus partes, y las sillas vacías de aquellos que no están sentados a nuestra mesa Sabática o Pascual, o la no-presencia de aquellos que necesitamos para conformar los distintos Minianim, en cualquier templo de cualquier ciudad en la Argentina o en cualquier país, o esos niños que no asisten a la red de escuelas judías, alude a un fracaso que de alguna manera nos compromete a todos (por acción u omisión).

No cabe duda que todo lo expuesto se resume en : "una de cal y una de arena", pero el verdadero iehudí (id en idish), piensa siempre: en que puedo yo ayudar?, pues el aporte de cada uno por más pequeño que parezca (por presencia o en aporte espiritual, cultural, o monetario), en verdad se traduce  en olas y ondas expansivas que proyectan, y potencian el idishkait (judaísmo), para beneficio nuestro, de nuestros hijos, y de todo el colectivo judío. Se trata de participar y poder ganar la madre de todas las batallas, es decir, vencer a la asimilación que constituye la mayor amenaza de extinción, que supera en peligrosidad a las masacres de Hitler y sus acólitos en el pasado, y a las víctimas de los terribles atentados islamitas en el presente y en el futuro.

Si podemos comprender esto habremos dado el primer paso hacia la rectificación y puede que con ayuda de D'os se pueda cambiar en un giro histórico, que apunte a un escenario de resurrección grupal y nacional que pueda atraer milagros, sueños y felicidad para todos los descendientes de Abraham y seguramente por irradiación a todo el resto de las naciones del mundo.

 

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
 
Home