¡Oh Jerusalém!

Rabbi Berel Wein

El pueblo judío y el mundo en general fueron testigos esta semana pasada de otro cumplimiento de una profecía bíblica. El profeta dijo que llegará un día en que todas las naciones, o al menos una parte considerable de ellas, atacarán Jerusalém e intentarán desalojar al pueblo judío de su ciudad capital y sus santos alrededores. 128 naciones votaron a favor de una resolución de la Asamblea General de la ONU que niega el derecho de Israel y del Pueblo Judío a reclamar a Jerusalém como su capital.

Entre las naciones que votaron a favor de esta resolución se encontraban los culpables habituales: dictadores, esclavistas, belicistas y muchos otros de este tipo. Y, naturalmente, las democracias hipócritas de Europa nunca han podido superar su prejuicio antijudío, desarrollado a lo largo de siglos de persecución y discriminación contra los judíos, también apoyaron esta nefasta resolución.

Hubo países, encabezados por los Estados Unidos de América, que votaron en contra de la resolución y hablaron sobre su parcialidad e impracticabilidad. A la larga, las naciones que defendieron los derechos de los judíos fueron bendecidas por su sabiduría y bondad. Los Estados Unidos de América es la principal democracia del mundo y con todas sus verrugas y fallas sigue siendo un faro de equidad y oportunidad para personas de todo el mundo.

Apoyar el reclamo de Israel a Jerusalém es simplemente elegir lo correcto sobre lo incorrecto y la historia realista por encima de los planes y políticas ilusorias. Estados Unidos cometió un error al apoyar una resolución anti-Israel el año pasado bajo la administración de Obama. Y ahora cumplió su política de larga data de proteger a Israel de estos continuos esfuerzos de las Naciones Unidas para socavar su soberanía e integridad territorial.

No sirve de nada argumentar este asunto de manera lógica o incluso realista. Al mundo le importa poco que Jerusalém, por primera vez en muchos siglos, sea libre para la adoración de todas las religiones y pueblos. También importa poco que Israel tenga todas sus oficinas gubernamentales ubicadas en Jerusalém y que Israel como nación soberana haya elegido a Jerusalém como su capital. Nada de esto importa porque no se trata tanto de que el mundo quiera Jerusalém -después de todo era un lugar baldío y estancado durante muchos siglos, ya sea bajo dominio cristiano o musulmán- es simplemente que el mundo no quiere que los judíos tengan Jerusalém.

No hay absolutamente ninguna explicación lógica para esta posición, pero de todos modos lo es. El terrible virus del antisemitismo afecta todas las actitudes y posiciones con respecto al estado de Israel y ciertamente con respecto a Jerusalém. Ciertamente estoy de acuerdo en que hay dificultades religiosas tanto para el mundo cristiano como para el musulmán con respecto al estatus de Jerusalém como una ciudad judía y la capital del estado de Israel. Sin embargo, al igual que partes del clero cristiano [católico] y las naciones musulmanas han aprendido a vivir con la realidad de la existencia del estado de Israel, una dificultad religiosa para la teología de estas religiones, también estoy seguro de que podrán adaptarse. al hecho de que Jerusalém es la capital del estado judío. La realidad finalmente afecta creencias y opiniones anteriores, incluso aquellas que una vez fueron representadas como sagradas e inmutables.

La ciudad de Jerusalém está prosperando como nunca antes en su larga y turbulenta historia. La población está en su punto más alto y cada vecindario de la ciudad está experimentando nuevas construcciones y remodelaciones. El sistema de tren ligero ha demostrado ser un éxito y los viejos autobuses verdes Egged todavía siguen sus rutas más o menos de manera ordenada y en una línea de tiempo programada.

La ciudad ha disfrutado de un repunte económico y su gobierno ha mejorado muchos de los servicios, silenciosamente y sin jactancia. Los ciudadanos árabes de Jerusalém, que representan un poco más del 30% de la población de aquí, disfrutan de un nivel de vida y una oportunidad inigualables en cualquier otro lugar del Oriente Medio.

Sin embargo, esto no significa nada con respecto a la actitud de gran parte del mundo en lo que respecta a Israel y Jerusalém.

La resolución de las Naciones Unidas, por vergonzosa que sea, es, sin embargo, no vinculante y no ejecutable. Es otra de las victorias propagandísticas en papel de lo que la Autoridad Palestina se deleita, que no les acerca a un Estado propio, que para la mayoría de nosotros, realmente no quieren de todos modos.

Se suponía que Jerusalém era una moneda de cambio para obtener mayores concesiones de Israel en cualquier acuerdo final. De alguna manera ese chip ahora puede perderse y ya no está en juego.

Fuente : Arutz Sheva

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
 
Home