AMIA y el 7 de Abril

por Dr. Natalio Daitch
Buenos Aires-Argentina

Elecciones en el horizonte

Agrupaciones de judíos seculares tienen puesto los ojos en el próximo 7de Abril(7-A), día en que se desarrollaran las nuevas elecciones en la AMIA (Instituciòn que representa a la comunidad judía argentina).Y lo primero que tengo para decir es que tienen todo el derecho de hacer política comunitaria y deben hacerlo, ya que debo confesar entiendo que siempre es bueno que existan alternativas al gobierno o la dirigencia de turno, aunque esas alternativas no sean las mejores para el destino de la comunidad judía.

Lo que todos debemos entender es que todos deberíamos interesarnos y participar, ya que intentando desempeñar un rol activo, de alguna manera mostramos interés en activar la vida comunitaria, y reitero, entiendo mas allá de mi discrepancia con mucha gente judía y su particular cosmovisión, tengo claro que el mayor pecado siempre será la indiferencia. Y esto que vemos en las relaciones interpersonales o en el seno de una familia, también se puede entender en el conjunto. Obviamente la indiferencia por el otro y en este caso por nuestros hermanos judíos seria una especie de corte o de anestesia afectiva y un punto o una línea roja que una vez cruzada se hace difícil sino imposible poder retornar.

Cerrando el bloque, la síntesis es que todos debemos hacer "gimnasia política" entendiendo política comunitaria de la buena, algunos, los elegidos para dirigir y la oposición para acompañar y también criticar. Este es el objetivo o debería serlo y ganar una elección una eventualidad.

Eligiendo: azúcar o sacarina?

Pero sin entrar en contradicción con lo manifestado en el primer bloque, la pregunta que cada uno debe hacerse si todas las opciones son igualmente potables o deseables para el destino de la vida judía en este caso en la argentina. Azúcar o sacarina?.Judaísmo conservador o reformista o seculares versus judaísmo raigal o histórico?.Este es el punto y que es lo que mas conviene para una comunidad que fue castigada por terrorismo y bombazos de afuera y por el otro lado sufre desde hace décadas un tsunami asimilatorio obviamente un fenómeno que reside en la víscera comunitaria.

Y llegados a este punto debo nuevamente confesar, que todas las veces el que esto escribe ha votado por el Bloque Unido Religioso que hoy se encuentra al frente de la comunidad judía. Tiempo atrás me impacto las palabras de la cabeza de este bloque el Rabino Samuel Levin que en cierta reunión dijo algo así:"si alguien tiene alguna otra alternativa al camino de la Torah para mantener la continuidad judía y/o asegurar la continuidad judía que venga y lo diga o lo demuestre".

Obviamente el Rabino Levin sabe de lo que habla, ya que en contrario de lo que manifiestan para "la campaña" muchos judíos laicos y corrientes no raigales, en sus instituciones y clubes el resultado neto y ciertamente lamentable pero inexorable es la merma de gente y el achique o fusión de comunidades. Todo esto consecuencia del alejamiento de los principios de la Torah o a consecuencia de la asimilación en gran parte producto de la búsqueda y de la implementación de querer imponer o vivir "una vida judía plural" que en el fondo no convence y lo peor muchos jóvenes perciben la contradicción (entre el decir y el hacer) y se alejan de la comunidad.

El nudo gordiano

El que esto escribe expone el nudo del problema que tiene varias aristas: a_ los seculares hablan de" elecciones y vida judía plural" pero omiten (puede inocentemente) hablar de "continuidad judía" o de proyecto de "continuidad judía sustentable".Y nuevamente obvio pero que no siempre es tan obvio que no puede haber vida judía si no hay primero judíos que la quieran practicar, si estos judíos ya no existen o se encuentran alejados o asimilados o desaparecidos de la comunidad.

Y lo que veo es una falta de autocrítica siempre en estas agrupaciones laicas o seculares o alternativas, pero admito esto también no siempre se da en grupos religiosos ortodoxos.

La autocrítica es una herramienta útil e indispensable para mejorar y poder rectificar errores pasados. Y la autocrítica mejora la calidad de las propuestas y de los hombres que se dicen dispuestos a participar en elecciones a los fines de servir mejor a los intereses de la comunidad judía.

Una experiencia personal

Siendo rosarino de nacimiento, es una constante y casi obsesiva mención el colofón sufrido por la comunidad judía de la ciudad de Rosario (Provincia de Santa Fe), donde décadas de dirigencia que alejada de los caminos de la observancia de la Torà dio como resultado el quiebre comunitario y la perdición de cientos de jóvenes judíos. He sido testigo y siempre lo manifiesto de un holocausto judìo asimilatorio lamentablemente llevado a cabo por los propios judíos. Solo la llegada de un centro de Jabad Lubavitch en los ochenta pudo rescatar algo o algunos restos de lo que otrora era una imponente comunidad judìa y plètora en cantidad. Pero la cantidad circunstancial por si sola no es garantía, si no existen rabinos y guías espirituales adecuados que sepan manejarse con la juventud y atraerla hacia el campo raigal. Lo cultural y lo social es importante y necesario mas no suficiente para que nuestros hijos y jóvenes nos crean y se mantengan dentro del ámbito comunitario.

En definitiva, la planta que no se riega se seca. Y esto pasa con el amor o con cualquier otra cosa y principalmente con el judaísmo y los judíos.

La puja para un final

La comunidad judía de argentina no tiene ya mucho tiempo. En estos últimos años hemos visto mucha asimilación y por el contrario gracias al accionar de un conjunto de rabinos principalmente ortodoxos que han logrado generar una importante corriente de teshuvà o retorno a las fuentes que ha salvado vidas y almas judías y que hasta los mismos laicos se han visto en la necesidad de reconocer. Entiendo que estamos en el buen camino pero falta mucho mas por hacer. Nos encontramos en la senda de la reconstrucción de esta importante juderìa mundial. Por todo esto y mucho mas que hay para exponer, pero no queriendo abusar del espacio concedido, el 7-A próximo al igual que en casos anteriores es mucho mas que una mera elección. Se trata de quizás la ultima oportunidad de salvar o rescatar a esta comunidad de sus cenizas. A no dudarlo, por ahora las formulas seculares o no raigales han hecho su aporte a la vida comunitaria pero no han podido (ni querido?) enfrentar esta ola asimilatoria. En otros casos y lugares han sido lamentablemente el agente causal.

No desearía concluir sin decir que no todo es perfecto en el campo ortodoxo o raigal, pero entiendo que dentro de las propuestas presentes y existentes es la alternativa única y la mas potable para poder sacarnos del pozo en que estamos metidos. Dado y lo reitero nunca podrá haber vida judía si previamente no hay "personas judías " dispuestas a vivirla. Y lo ultimo y como dice en los salmos del Rey David la esperanza de que todos nosotros (laicos y religiosos) sea por la necesidad de la hora, por aprendizaje histórico o por convicción (que seria lo mejor) podamos llegar a trabajar en conjunto y por el bien común encontrando puntos de contacto en lugar de marcar por las diferencias y como dije para que se pueda cumplir el versículo bíblico que dice: "cuan bueno y agradable es que los hermanos se sienten juntos!".Amèn.


 

 Comparta este articulo con sus contactos:

 Tweet   

Ir a página principal