Un Minuto de Silencio

 

por Eduardo Hadjes Navarro

 

Queridos amigos todos, los invito a guardar un minuto de silencio. Se ha cometido un crimen atroz, que, sin exagerar, puedo calificar de genocidio.

Efectivamente, el Consejo  de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, ha asesinado los más elementales principios sobre los cuales decía sustentarse, la defensa de los Derechos Humanos.

En un juicio que no resiste el menor análisis, al aprobar el informe Goldstone, ha condenado a la víctima, por el grave delito de defenderse. Con esta resolución, está avisando al mundo que los terroristas tienen, a partir de dicha resolución, carta blanca para asesinar, masacrar, atormentar y destruir, cada vez que lo desee, bajo la condición que el agredido sea judío, israelí o sionista, de acuerdo a como sus autores quieran llamarlo.

Se reconoce que en el mundo, hay individuos de dos categorías, los israelíes y los otros. A los primeros, se les negará tajantemente todos los derechos involucrados en las pomposas declaraciones de las Naciones Unidas. No podrán, entre otras cosas, defenderse ellos, a sus hijos, sus esposas, sus semejantes.

A los otros, se les permitirá efectuar cualquier acto terrorista, por cruel y despiadado que parezca, a condición de que los afectados sean judíos.

Cuando el mundo reaccione ante una aberración tan monstruosa, es posible que ya sea tarde.

Algún día, la historia registrará entre sus datos anecdóticos, como el viernes 16 de Octubre del 2009, se asesinó brutalmente a la decencia, el honor, la verdad, la piedad, el amor al prójimo, la igualdad, la tolerancia, la credibilidad misma del organismo encargado de velar por el respeto de dichos valores.

Con la condena a Israel, por defenderse luego de casi 10.000 cohetes, morteros y atentados, efectuados por los terroristas de Hamás, durante 8 largos años, se agotan las esperanzas y las posibilidades de que la verdad y justicia reinen en este mundo.

RICHARD GOLDSTONE, TE GANASTE UN LUGAR EN LA HISTORIA UNIVERSAL. SERÁS ETERNAMENTE RECORDADO COMO LA EXPRESIÓN MÁXIMA DE TRAICIÓN A LA VERDAD, ECUANIMIDAD Y LA JUSTICIA Y, SOBRE TODO, EL RESPETO A TI MISMO Y LO QUE APARENTABAS SER.

Creo que me quedé corto en mi solicitud de un minuto de silencio. Ante tan monstruoso genocidio, lo que cabe pedir es TODO UN COMENTARIO DE SILENCIO……………

 

 

 

volver a página principal