¡¡¡Nosotros somos los culpables!!!

por Eduardo Hadjes Navarro

Estimados amigos, al abrir ANAJNU de la semana recién pasada, me encontré con dos destacados que me llamaron la atención. Resulta imposible pasarlos por alto. El primero, es un interesante comentario de Atheret Bat Abraham y se refiere a una publicación aparecida en “El Ciudadano” en que se ataca brutalmente al actual Ministro de Defensa, don Rodrigo Hinzpeter, con una característica que para nosotros, no debiera ser una novedad: antisemitismo puro y sin apelación.

El otro, una declaración del Consejo Chileno Israelí (ex Federación Sionista de Chile), en que su Presidente Jonathan Nowogrodski, reclama por la publicación ya mencionada, lo cual también es abordada en las siempre magníficas editoriales de ANAJNU.

Hasta aquí, lo escrito el viernes 9, en que me di a la tarea de ubicar el comentario a Hinzpeter, sin lograrlo, pero sí pude ingresar al tan mentado El Ciudadano y he seguido su trayectoria hasta hoy, martes 13, en que reinicio lo que será, más que un comentario, una conversación entre nosotros.

El seguimiento, ha demostrado la validez del título aplicado a esta intervención y eso se basa en la experiencia que he tenido con este pasquín antisemita, sin apelación posible, pero, a la vez, quedando claro que cuando no guardamos silencio e intervenimos, de inmediato se ven los resultados.

Vamos por parte.

El viernes, el ataque a Hinzpeter ya había sido retirado. En su reemplazo, me encontré con una invitación “a conversar sobre los efectos de la discriminación y como combatirla” y con un artículo de Moisés Saab, titulado “La alianza de la extrema derecha israelí con múltiples lecturas y una incógnita”

Realmente asombroso el cinismo de El Ciudadano al invitar a una conferencia sobre “discriminación” cuando ellos mismos, caen en ella sin disimulo ni vergüenza.

El comentario de Saab, realmente supera lo imaginable. Si quisiera resaltar todos los infundios que manifiesta y la desfachatez con que da por sentadas sus mentiras, como verdades irrefutables, debería dedicarme a rebatir cada letra y cada palabra de dicha diatriba, realmente infame.

Veamos algunas frases textuales: “una secuencia brutal de bombardeos aéreos y terrestres contra la franja de Gaza” ¿Creerá Saab que Hamás y sus permanentes ataques al sur de Israel es obra de los judíos? “Tel Aviv se siente con el derecho de actuar más allá de sus fronteras cuando lo estime pertinente, en especial si se relaciona con las amenazas contra Teherán” ¿Quién advierte que va a borrar del mapa al otro país, Irán o Israel?

“Una sociedad basada desde su nacimiento en el despojo y la violación de las leyes internacionales” ¿pensará este señor que el 14 de Mayo de 1948, fue Israel el que atacó a las potencias de la Liga Árabe?

Tenía muchas otras frases seleccionadas, pero me estoy extendiendo en este artículo y aun queda mucho de que hablar, por lo que resumiré que a continuación, se lee una confabulación israelí para mantener a los pobres palestinos al borde de la inanición, a través de una rigurosa sistematización de racionamientos alimenticios para los civiles palestinos, de manera que pasen hambre, pero no al punto de morir, ya que así se prolonga sus sufrimientos.

La confabulación entre Benjamín Netanyahu y Avigdor Lieberman, con miras a las elecciones del 22 de Enero próximo, simplemente llegan al delirio.

Ante tales locuras, les envié un comentario, el cual no publicaron y el domingo, ya no figuraba don Moisés.

Por razones que se comprenderán, el sábado me lo salté.

El texto de mi comentario fue el siguiente: “Increíble como Moisés Saab puede concentrar tanta tergiversación y mentiras en tan poco espacio. Invito al Sr. Director de El Ciudadano, a darme igual espacio para desmentir y aclarar tanto infundio antisemita, que llega a ofender la inteligencia de cualquier lector medianamente informado”

El domingo, me encontré con una crónica de Kevin Ary Levín, titulada “Ser sionista y de izquierda” en la cual, da a conocer sus planteamientos sobre sionismo, Israel y su derecho a vivir y a defenderse, acorde a los pensamientos tantas veces leídos, de correligionarios de izquierda, los cuales piensan que atacando a Israel y defendiendo a los palestinos, incluidos Hamás, están defendiendo Israel y su causa. No comparto dicho criterio, así como tampoco les niego su derecho a pensar y obrar de esta manera, pero creo que en esta oportunidad, me están dando la razón ya que publicaciones indisimuladamente antisemitas recalcitrantes, recurren a ellos para atacarnos, aun cuando esa no sea la intención de nuestros “progresistas” correligionarios.

Ayer lunes, se inician las sorpresas. Me imagino que El Ciudadano debe haber recibido críticas sobre su burdo y grotesco ataque al Ministro Hinzpeter, ya que aun cuando no publican ninguno, si encontré, a manera de editorial, un comentario titulado “Comunicado del Equipo Editor: El Ciudadano y el pueblo judío” en que, tratando de demostrar que no son antisemitas y pretendiendo presentar una cara de imparcialidad, caen en tales argumentaciones, que el menos ilustrado lector imparcial, podrá ratificar como el odio a los judíos, forma parte del ADN de esta publicación.

A continuación, vienen varios comentarios, tanto a favor como en contra de los ataques formulados en lo que pretendió ser una justificación tan mal presentada. Quiero destacar favorablemente la intervención de mi amigo Carlos Vásquez, el cual, siendo de izquierda, sabe poner las cosas en su lugar.

Les escribí un comentario, el cual no transcribo ya que hoy martes, sale publicado.

Además, ayer salen otros dos artículos sobre Israel. Uno, titulado “Gaza, la prisión al aire libre más grande del mundo” escrito por Noam Chomsky (¿judío?) que, aunque parezca mentira, logra superar en tergiversaciones y falsas acusaciones, lo expresado por Saab. Mis lectores merecen el respeto debido, por lo que omitiré reproducir nada de lo ahí expresado, lo cual haría palidecer de envidia a Hitler en persona.

A continuación, venían dos comentarios, uno a favor y otro en contra, al cual se agregó mi propia intervención, que hoy aparece reproducida en su integridad.

Finalmente, sólo vi el título de un tercer artículo, titulado “Los anarquistas son los principales activistas de la izquierda israelí” y me fue imposible ubicarlo, por lo que no conozco su contenido.

Aquí, estamos llegando al meollo de esta conversación y la explicación del título “NOSOTROS SOMOS LOS CULPABLES”.

Efectivamente, somos culpables que este pasquín y otros medios periodísticos, publiquen lo relacionado con Israel y los palestinos, como a ellos les de la gana, siendo absolutamente indiferentes a la verdad.

Y somos culpables, por nuestro silencio cómplice, aun cuando esa no sea nuestra voluntad o intención. Lo más probable es que por flojera, falta de interés o temor, guardemos silencio y de ello, se aprovechen nuestros habituales denigradores.

Hubo intervenciones ante el artero ataque al Ministro, por ser judío más que por su actuación y, de in mediato, los editores dieron explicaciones. Que con ellas se metieron más hondo en el lodazal, es problema aparte. Lo importante es que acusaron el golpe.

CNN Chile, continuamente publica en sus informaciones entregadas como sub títulos, noticias tendenciosas. Mencionaré algunas que recuerdo en este momento y publicadas recientemente: “Niño muere en Gaza” ¿Por qué murió? Eso no interesa. El mensaje enviado es que un niño a muerto en Gaza y, sin lugar a dudas, la mente de la mayoría, pensará que los culpables son los israelíes.

“Mueren dos palestinos por ataque israelí” ¿Por qué atacó Israel? Eso no es necesario mencionarlo. A juzgar por los acontecimientos de estos días, lo más probable es que se haya debido a que una patrulla israelí los sorprendió lanzando cohetes en contra del sur de Israel, pero, la noticia como fue entregada, sólo se limita a resaltar que los israelíes mataron a dos palestinos, los cuales, automáticamente, se transforman en víctimas inocentes.

Podría mencionar muchas otras noticias y muchos otros medios periodísticos,  con actitudes similares. Creo que con esto basta como para poder preguntarte ¿Cuántas veces te has dirigido al medio de difusión respectivo, para reclamar sobre tal actitud insidiosa? ¿Cuántas veces les has preguntado por qué no mencionan que sólo este últimos fin de semana, desde la Franja de Gaza, se dispararon 70 cohetes de distintos tipos, sobre el sur de Israel?

Mientras mantengamos nuestra posición de comodidad, indiferencia o temor, no deberemos y no tenemos derecho a quejarnos y lamentarnos por estos ataques permanentes. Si un medio periodístico recibe mi reclamo y una o dos cartas más, criticando su actitud, no le darán mayor importancia.

SI LOS RECLAMOS LLEGAN A 50, 100 O MÁS, te garantizo que el resultado será diferente.

DE TI DEPENDE LA DIFERENCIA.

Esto es real no sólo en Chile. Estoy seguro que en Uruguay y en toda la golá sucede lo mismo, lo que lo hace válido adonde sea que tu vives, si no es en Israel

 

 Comparta este articulo con sus contactos:

 Tweet   

 

Ir a página principal