LA COMUNIDAD CON QUE SUEÑO

   

David Abodovsky G.

 

Los sueños son muy especiales, no se sabe realmente si te contactan con el futuro o con el pasado, si son premonitorios o fruto de tus necesidades o deseos.

Quisiera contarles un sueño que tuve ¿o que tengo? No sé si dormía o estaba muy despierto, más despierto que nunca. El sueño tiene que ver con la colectividad a que yo aspiro, aclaro, a la comunidad judía a que yo aspiro, aquella a la que me gustaría pertenecer y por la cual me gustaría trabajar, la colectividad que me gustaría dejar por legado a mis hijos y a su descendencia.

La comunidad que visualizo es una, donde impere el respeto entre sus miembros, que podamos escucharnos y expresarnos, donde no predomine la voz de la persona que hable más alto o del más asertivo o del más poderoso, sino que, predominen las ideas, donde las decisiones sean tomadas por consenso, donde prime el dialogo constructivo. Cierto, a veces tenemos que transar, no es posible hacer todo lo que uno piensa o quiere o de la forma que uno quiere; tenemos que estar conscientes que, cuando hay multiplicidad de pensamientos, y en una colectividad los hay, a veces hay que tomar opciones que tal vez no nos representen totalmente, tal vez mas adelante si sea posible...

La comunidad con que sueño es una comunidad abierta, igualitaria e inclusiva, una comunidad donde todos caben, que no discrimine ni por status socio económico ni por capacidad intelectual ni por orientación sexual ni por posición política ni por género ni por discapacidad, ni por ninguna otra condición personal. Una comunidad en la que todos somos seres humanos y somos judíos o queremos serlo.

Aspiro a una colectividad judía que esté en sintonía, con las necesidades del actual momento, por el que atraviesa la humanidad. Un grupo humano, que en torno a la tradición y religión judía, pretenda una evolución espiritual tanto individual como colectiva.

Veía una colectividad caracterizada por un judío comprometido con su prójimo, empático y solidario, un judío con estrictos valores éticos acordes con lo dictado por nuestra Torah, solidario con el desposeído, respetuoso del medio ambiente y la ecología, de criterio amplio, equilibrado y dialogante. Conocedor de su historia, su religión y sus tradiciones, orgulloso de su pertenencia, integrado a la sociedad desde su ser judío.

Mi sueño mostraba una colectividad caracterizada por vínculos solidarios, en la que se predicaba y se practicaba la tzedaká (justicia social) y en la que existía un sentido de responsabilidad mutua y un compromiso activo de todos sus miembros.

Soñaba con una comunidad consecuente con sus ideas, una comunidad con una visión amplia y honesta del judaísmo. Una colectividad que volvía a atraer a aquellos judíos que por diversas razones se habían alejado y congregaba a aquellos que nunca tuvieron un lugar.

Soñaba que si era posible…

 

 

volver a página principal