¿Judíos automarginados?  ¿Judíos escindidos? ¿Judíos que no existen?,…y a pesar de todo…JUDÍOS

 

Patricia Granadino Cielock

 

 

  ¿Quienes son?    Muchos más de lo que nosotros quisiéramos que fueran.

¿Dónde se ubican?   Desde Santiago Centro a Matucana, antiguas barriadas de Judíos donde un grupo se asentó y allí se fueron quedando. Otros en las comunas del área Norte de Santiago, que también constituyo asentamiento de ingreso al País como las comunas de Recoleta, Conchalí e Independencia, un numero mayor están asentados territorialmente en comunas nuevas como lo son La Florida y Maipú, áreas poblacionales de asentamiento nuevas y accesibles a sus ingresos. Es posible también, que se asienten en la gran mayoría de las comunas que no tienen la calidad de aportadoras al fondo nacional municipal  

¿Como son sus ingresos?     En general se podrían calificar de medios a bajos, y esto significa para partir, educar a sus hijos cerca de sus hogares, en buen colegio particular subvencionado que no tenga colegiatura compartida, o en un muy buen colegio municipal.

La comida va a ser en la mayoría de los casos de mucha legumbre y poca verdura, escasearán las frutas, y solo se prepararán otros alimentos en ocasiones especiales.

¿Qué relaciones sociales tienen? Sus parientes y los amigos del entorno o del trabajo. Son pocos los que visitan sus casas ya que hay que cuidar los pesos. Poseen televisor, equipo de radio y computador, tratan de darse las mejores oportunidades para con sus hijos, para que sean personas de bien y con buena profesión. Muchos de ellos son profesionales, pero de profesiones no lucrativas.

¿Quiénes son estos judíos, nuestros hermanos?  Comenzaron alejándose cuando las Comunidades  se alejaron del centro de Santiago, fue siendo para ellos cada vez más oneroso acercarse estos lugares nuevos a rezar. Fueron cambiando  las organizaciones de ayuda social y de becas al colegio. Se fueron perdiendo las confianzas para poder desnudar las carencias del cuerpo y del alma y se fueron alejando de sus comunidades. A muchos de ellos les avergonzó su propia pobreza al lado de otros que no la conocían. Así se comenzaron a automarginar del contacto con los que oficialmente eran judíos. Otro grupo formó familias mixtas, y en esos casos la identidad es mayormente difusa, dependiendo si es el padre o la madre judíos, o quien recibió el repudio de sus parientes. El otro grupo corresponde a la familia uni parental, donde todas las decisiones se hacen más difíciles por la condición que todavía lleva esta carga emotiva y que obliga a dar explicaciones. Una ultima acepción en este aspecto son los valores cobrados en las Comunidades por un Bar o Bat Miztva, o lo que cobra un Mohel por un Brit. Seguramente todo esto se puede arreglar, pero la persona que llega a una Comunidad pasa antes por otras personas que se arrogan la calidad de censores. Hay instituciones que hacen una labor importante pero se debe difundir lo que se hace, como se llega a instituciones judías que ayuden a judíos marginados a seguir practicando por completo su modo de vida como judíos.

 

Patricia Granadino Cielock, dos hijas. Profesora de Educación Física, Educadora de Párvulos, Socióloga, Universidad de Chile, magíster en Educación, magíster en Sociologías, directora de Educación de la  I. Municipalidad de Independencia

 Nota de ANAJNU

 

volver a página principal