Shamor Ve Zajor

 

Patricia Granadino Cielock

 

Dos verbos que nos han interpelado a lo largo de nuestra historia como pueblo y como personas, “Guarda y Rememora”, “Acuérdate y Observa”.Verbos con toda una carga conceptual y emocional. La Tora  lo remarca a lo largo y ancho de su escritura. ¿Por qué?, es un regalo, esta prevención. ¿Por que esta recomendación u orden de la Tora?  ¿Es que los humanos siempre tropezamos con la misma piedra?, o, ¿Primero actuamos y después pensamos? ¿Es la constante que está en las vidas de las sociedades y de los individuos?. No nos estará dando D’s un método de análisis al alcance de todas las gamas del pensamiento humano?. Lo dejo a su propio análisis

 

Los pueblos no son manadas manejadas por audaces, al poco andar se dan cuenta de donde está la verdad y la bondad. Los individuos, en general, no son espontaneistas ni presa de sus propias pasiones.

 

Cualquier empresa que se emprenda en la vida se examina en su pro y su contra, algo tan simple, cuado el dinero escasea, se sopesa en relación a la necesidad y al costo-beneficio. Somos, como decimos, “seres pensantes”.

Las sociedades aprenden de sus errores y se hacen más fuertes, los hombres lo mismo.

 

Pero no solo vivimos del ensayo y el error. Elevamos iniciativas a nivel de Banderas, cuando la necesidad hace que estas sean viables y conciten a muchos a seguirlas, los líderes no tienen derecho a fracasos espontáneos a riesgo de ser abandonados y los individuos hacen suya las banderas comprometiéndose personalmente, con los suyos y con el colectivo de participación.

 

¿Cuándo, “guardar y rememorar”, es dulce?, en los grandes o pequeños acontecimientos personales? Cuando se trae a la mesa familiar al ausente tan querido y perdido físicamente. Y en grandes o pequeños acontecimientos colectivos   que hicimos nuestros por la parte de protagonismo que nos tocaba de esa historia colectiva.

 

En los triunfos, personales y colectivos, de cualquier índole, sobre todos aquellos que tengan que ver con los emprendimientos cercanos.

 

Es dulce, en lo que corresponde, traer a la memoria y observar en relación a las historias personales, los acontecimientos límites de las vidas humanas de pequeños colectivos privados de todo y a merced de otros  y donde del recuerdo se va borrando el dolor para transformarse en decisiones de no olvidar, siempre recordar y seguir creciendo en fortaleza que solo se consigue con la fuerza que dá D’s.

 

Patricia Granadino Cielock, dos hijas. Profesora de Educación Física, Educadora de Párvulos, Socióloga, Universidad de Chile, magíster en Educación, magíster en Sociologías, directora de Educación de la  I. Municipalidad de Independencia

 Nota de ANAJNU

 

volver a página principal