Paz y amor

El terrible intercambio de misiles de Israel con fuerzas de Hamas

por Igal Roitman

Como judío observante de la diáspora, y no de cualquier diáspora, sino que en la diáspora con una de las colonias árabes más numerosas e influyentes del mundo, he sido testigo a mis cortos 23 años de las atrocidades más grandes que puedan existir.

Y cuando hablo de las atrocidades más grandes, no me refiero a los más de 80 misiles lanzados en contra de objetivos CIVILES en Israel estos últimos días. No me refiero a los más de 1.000.000 de ciudadanos Israelíes (judíos, católicos y musulmanes) que han debido dejar sus rutinas, sus trabajos, sus hogares, sus escuelas producto de ataques terroristas que amenazan con terminar sus vidas.

Cuando hablo de atrocidades no me refiero a daños materiales, no me refiero a daños particulares... Me refiero a daños conceptuales, daños morales, daños intelectuales del cual TODOS formamos parte por acción o por omisión, sin importar los motivos (ignorancia, miedo, desidia).

Me refiero a los miles de millones de dólares que los países árabes gastan al año en ofensivas militares mientras sus poblaciones se mueren de hambre y los "gobernantes" viven en palacios de oro.

Me refiero a los miles de millones de dólares que Israel se ve forzado a gastar al año en tecnologías y equipamiento de defensa en desmedro del desarrollo y equidad en su sociedad.

Me refiero a la manipulación mediática que se vive en países como Chile donde los medios son parciales y pertenecen a un solo lado de la moneda de este conflicto.

Me refiero a los cientos de niños árabes que han muerto en ataques israelíes, pero que han sido deliberadamente dejados ahí por las autoridades árabes ya que Israel avisa con horas de anticipación que atacará ese edificio, tirando miles de panfletos en todo el lugar justamente para que evacúen la zona, ya que a diferencia de cualquier enemigo honorable, los terroristas se mezclan con la población y los usan como escudos humanos e iconos mediáticos.

Me refiero a la tergiversación de hechos, fotos, noticias que demonizan a Israel y las Fuerzas de Defensa de Israel frente al mundo, y la manera en que la gente compra y traga todo lo que los medios venden y les dan de comer...

Señores, los terroristas no están en guerra contra Israel, están en guerra contra el mundo... Sólo que ustedes aún no se dan cuenta. Pero aquí va una simple reflexión de un judío chileno:

1) Si nuestros compatriotas chilenos árabes vivieran en un país musulmán, estarían siendo exterminados o forzados a cambiar su fe.

2) Cuando una niña árabe hizo uso de la redes sociales para implorar por derecho a la educación, es apedreada por sus vecinos bajo el amparo de su gobierno.

3) Cuando hay guerra en Medio Oriente, el precio del petróleo aumenta considerablemente; los países árabes y sus aliados son los principales proveedores de petróleo en el mundo, y los jefes de las organizaciones terroristas son los principales accionistas de las petroleras.

4) Cuando Israel firmó su independencia, Egipto, Siria, Transjordania, Irak y Líbano invadieron el país diciéndole a los palestinos (a quienes Israel les prometió que si se quedaban, serían ciudadanos iaraelíes con igualdad de derechos) que se fueran ya que "iban a tirar a los judíos al mar". Quienes viven hoy en la franja de Gaza son los descendientes de aquellos palestinos que, una vez Israel ganó la guerra de independencia, ninguno de los países árabes que les prometieron asilo quiso hacerse cargo de ellos, y durante décadas han sido utilizados por los mismos como objetos mediáticos para culpar a Israel por una situación motivada, generada y amparada por ellos mismos.

5) Israel tiene el tamaño aproximado de 3 veces Santiago... Por el amor de Dios les pido que MIREN UN MAPA DE MEDIO ORIENTE y dénse cuenta que Israel no es un país imperialista (en un mapa de mano, no caben ni las letras de Israel adentro del pequeño país, mientras que el territorio árabe es un porcentaje importante a nivel global).

Con esto no quiero decir que los árabes son el problema... Gracias a Dios he tenido la suerte de conocer a muchos árabes chilenos que son espectaculares personas, excelentes profesionales, grandes economistas, gente intachable que aporta a nuestro país, a nuestra sociedad y que ayudan a hacer de este mundo un lugar mejor. Creo además que esta gente excelente no es una minoría entre los árabes, por el contrario, la GRAN MAYORÍA de la comunidad árabe son gente espectacular, en la misma proporción que los judíos, católicos, evangélicos, indúes, budistas, etc... Lo que quiero decir lo puedo resumir en una simple frase:

TODOS ESTAMOS SIENDO VÍCTIMAS DE LA MANIPULACIÓN MEDIÁTICA, MORAL, INTELECTUAL POR PARTE DE LAS AUTORIDADES POLÍTICAS, RELIGIOSAS Y ECONÓMICAS (En los países árabes pasa exactamente eso, una misma persona es autoridad política religiosa y económica), creyendo y participando de las siguientes mentiras:
Gaza está en guerra con Israel: En una guerra hay una táctica o planificación que busca el éxito y la expansión ideológica, económica y/o territorial. Cuando Gaza dispara misiles contra Israel no tiene una táctica que conlleva un logro militar ni busca ganar una guerra contra un adversario claramente superior en fuerza militar, simplemente es una estrategia para desmoralizar, demonizar y desviar la atención de sus problemas reales que los aquejan día a día.
Esto es una guerra religiosa: Árabes y judíos convivieron durante siglos en paz, las religiones no han cambiado... Esto es un disfraz para cubrir objetivos económicos por parte de los dueños del petróleo, los únicos beneficiados con estos conflictos.
Este conflicto no tiene solución: ESTA ES LA MENTIRA MÁS GRANDE DE TODAS. Este conflicto si tiene solución, y es tan simple como lo siguiente: Admitir que Israel y el pueblo judío tiene derecho a existir, a tener un Estado en Israel, a defender a su población y prosperar en paz. Derrocar a las autoridades árabes no democráticas, quienes no representan los intereses de su pueblo y sólo se mueven por conveniencia propia, unir fuerzas para combatir a esta gente y devolverle a la población árabe sus derechos a vivir con dignidad, a las mujeres de recibir educación al igual que los hombres. Unir fuerzas para enfocarse en el desarrollo de sus sociedades, y no desviar la atención con la (ya pasada de moda y demasiado trillada) estrategia de buscar un chivo expiatorio.

Estimadísimos todos, los que se dieron el tiempo de leer hasta acá: NO SIGAMOS SIENDO VÍCTIMAS DE LA DESINFORMACIÓN. Esta es una nueva era; La era de las redes sociales. Estamos más conectados que nunca, hoy más que en toda la historia, tenemos la posibilidad de generar cambios importantes desde abajo, desde la masa... Hoy la multitud cuenta con herramientas para sacar una voz al unísono: QUEREMOS PAZ. Todos queremos paz... Pregúntenle a cualquier judío, cualquier árabe o a cualquier católico que viva en Medio Oriente. La gente quiere dedicarse a sus familias, a nadie le interesa seguir arrastrando los intereses de unos pocos cerdos egoístas inmorales capaces de iniciar una guerra para lograr objetivos personales.

Espero que Dios nos permita ser la generación del cambio, la generación que se unió para decir: Tenemos mucho más en común que diferencias, y esas diferencias NO NOS IMPIDEN coexistir. Somos la generación global, la generación que se puso de acuerdo desde abajo, desde la masa, y nos rehusamos a odiar.
 


 

 Comparta este articulo con sus contactos:

 Tweet   

 

Ir a página principal