¿Siria intocable?

por Eduardo Hadjes Navarro

El 20 de Marzo recién pasado, se recordó un nuevo aniversario de la invasión de tropas de Estados Unidos y sus aliados de la ONU, a Irak.

El Mercurio, le dedica toda una página, en un exhaustivo análisis de los principales acontecimientos ocurridos en dicho país. Destacan como en el transcurso de esta sangrienta guerra, las fuerzas internacionales buscaron y encontraron al tirano Saddam Hussein, el cual fue condenado por tribunales iraquíes a la pena de muerte. Igualmente, buscaron y no encontraron las supuestas armas de destrucción masiva que tendría almacenadas Hussein

Sin lugar a dudas, Hussein fue un sátrapa despiadado que no dudó en masacrar a sus opositores, demostrando una crueldad, frialdad ante el mal y falta de escrúpulos, que hace justificable su eliminación y quedó claramente demostrado que sin la ayuda de fuerzas internacionales, los iraquíes no habrían sido capaces de liberarse del tirano.

¿Están mejor los iraquíes en la actualidad? Con lo que escuchamos por las noticias, la violencia y la muerte de civiles, sigue en todo su esplendor.

A propósito de muertes (recordemos que la prensa sólo habla de asesinatos, cuando está de por medio el ejército israelí), se mencionan dos cifras realmente espeluznantes: El total de muertos iraquíes durante la guerra, llegó a 112.000 personas, mientras que los muertos americanos, fueron 4.409.

No sabría decir si resultaron más graves los 112 mil iraquíes o los 4.409 americanos, ya que ambas cifras se dan como destacadas y bajo las mismas características.

Tratando de dilucidar esto, me vino un pensamiento o inquietud, que es lo que quiero compartir con ustedes en el presente comentario.

¿Saben ustedes cuantos sirios han muerto en esta guerra civil que ya lleva dos años? Lo primero que debemos recordar es que, a diferencia del caso anterior, aquí se trata de ciudadanos de un país y su propio gobierno, sin intervención de ejércitos de otras naciones.

En el mes de Enero, una comisionada de la ONU, encargada de Derechos Humanos, visitó Siria y llegó a la conclusión que los muertos superaban los 90 mil. No obstante esto, desde fines de Diciembre, las noticias nos hablan de 70 mil muertos y, en forma increíble, teniendo un promedio diario que fácilmente, podría situarse en 100 personas, estando ya a fines de Marzo, seguimos pegados en estos 70 mil muertos.

Creo que en pocas oportunidades anteriores, se han falseado tan burdamente las cifras reales y, lo más grave aun ¿Se dan cuenta con la tranquilidad que hablamos si son 70, 90 o más de 100 mil los muertos?

Pareciera que ya nos olvidamos que se trata de seres humanos: hombres, mujeres y niños, todos ellos, padres, hijos, hermanos, amigos de otros seres humanos iguales a cada uno de nosotros; yo que estoy escribiendo y ustedes que están leyendo y, a esta altura, a ninguno se nos pone la carne de gallina ni nos retorcemos de dolor por tan atroz matanza. ¿Cómo es posible que estemos tan insensibilizados? ¿Cómo es posible que el mundo aun no haga nada? ¿Qué están esperando para reaccionar?

Se dijo que se le había fijado una “línea roja” a Basher Al Assad, la cual no podría pasar: “El uso de armas químicas”. Pues bien, la semana pasada, esta supuesta línea ya fue quebrada, pisoteada y anulada, sin ninguna consecuencia. En Alepo, se usaron armas químicas. El gobierno culpa a los ”terroristas” y la oposición, culpa al gobierno.

Si fueran las fuerzas opositoras las que hicieron uso de estas armas ¿Cómo llegaron a su poder? ¿Se dan cuenta de la gravedad de esta posibilidad?

Anteriormente, mencionaba que hasta ahora, no han intervenido ejércitos de naciones extranjeras, lo que no significa que, desde hace mucho, personas de otras nacionalidades, están interviniendo activa y salvajemente en el conflicto sirio.

Se sabe con certeza absoluta que escuadrones de Al Qaeda, conformando el grupo terrorista Jabat-al-Nussra, están efectuando atentados, los cuales son anunciados con orgullo por sus integrantes, mayoritariamente iraquíes, los cuales, no pudiendo actuar en su propia nación, no han dudado en trasladarse a Siria ya que pareciera que su sed de sangre humana, tiene capacidades ilimitadas. La crueldad con que actúa éste y otros grupos “rebeldes” en nada tienen que envidiar a las tropas gubernamentales.

Igualmente, sabemos que Irán no sólo le envía armas a Assad. También sus soldados están colaborando en la matanza sistemática que está efectuando el “Presidente” de su población opositora.

Hizbollah, hasta hace poco, súbditos obedientes de Ahmadinejad y Assad, se han visto transformados en una fuerza armada importantísima, en la triste labor de proteger al tirano, actuando activamente desde El Líbano, en contra de los opositores al régimen imperante.

Sabemos que Hizbollah es la fuerza mayoritaria en Líbano, al punto que acaba de lograr que el Primer Ministro Nayib Mikati presente su renuncia y el Jefe de los Servicios Secretos, Ashraf Rifi, se acogiera a su jubilación, con lo cual, los terroristas de Hizbollah, quedan con las manos libres para apoderarse del país, lo que agravaría seriamente la seguridad de su población cristiana y sus relaciones con Israel.

No puedo garantizar la veracidad de una noticia leída en uno de los múltiples correos que recibo, pero parece ser que la semana recién pasada, la aviación israelí, destruyó 10 camiones del ejército sirio, los cuales habrían sido sorprendidos transportando armas química, a los terroristas de Hizbollah. Se comprende que noticias como ésta, sea difícil su verificación, ya que ninguna de las partes, querrá verse oficialmente involucrada: Israel, interviniendo en Siria. Basher Al Assad reconociendo que está transfiriendo parte de peligroso arsenal químico a terroristas y éstos, aceptando que están siendo abastecidos de tan peligroso material. Lo que si nos queda claro, es del peligro inminente del arsenal químico de Assad, reconocido y no desmentido como el más poderoso de todo el Medio Oriente, ya que llegado el momento de la caída del tirano, en algunas manos deberá quedar, ninguna de las cuales, podríamos decir que sería menos peligrosa.

Lo que sí está confirmado, es que desde Siria, se ha disparado en dos oportunidades recientes, en contra de blindados israelíes que vigilan la frontera. En la primera oportunidad, Israel se abstuvo de responder, pero la segunda, estando ya a cargo del Ministerio de Defensa Moshé Yaalón, en reemplazo de Ehud Barak, se lanzó un obús, el cual destruyó la fuente del ataque. El gobierno sirio, culpó a los “terroristas” de éste atentado, respondiendo Yaalón que es responsabilidad directa y exclusiva del gobierno sirio, el resguardar sus fronteras e impedir nuevas provocaciones, las que podrían traer serias consecuencias, ya que Israel no permitirá bajo ninguna circunstancia, la violación de su soberanía e integridad territorial.

Una buena advertencia para Hamás, en la Franja de Gaza.

Analicemos un poco más el arsenal químico sirio. Si lo usa el gobierno, desastroso y criminal ya que esto es concretamente, armas de destrucción masiva, las mismas que no se le encontraron a Hussein. Si cae en manos de rebeldes ¿qué grupo de opositores sirios de la actualidad, puede dar garantías relativamente seguras, de que no hará un mal uso de ellas? ¿Si llega a Hizbollah, simplemente desastroso, sabiendo los métodos y principios de éste grupo terrorista, el cual ha demostrado hasta el cansancio, de no tener límite alguno, que pueda dar garantía de no hacer un mal uso de ello, en contra, principalmente, de la población civil israelí.

Lo que es seguro, me quita el sueño. Las armas existen y no pueden desaparecer por arte de magia. Alguien se quedará con ellas, salvo que de in mediato, la ONU tome cartas en el asunto y se encargue de que sean fuerzas internacionales confiables, las que se encarguen de destruirlas adecuadamente, de lo contrario, las consecuencias para la zona y posiblemente para el mundo, serán imposibles de cuantificar ya que todas las otras posibilidades, simplemente, serán desastrosas.

Por el bien de la humanidad, basta de Siria intocable.

Inglaterra y Francia, han anunciado que están armando a grupos opositores, para ayudarlos en su lucha en contra del tirano. ¿A qué grupos está enviando estas armas y cuales son sus tendencias, para merecer esta confianza? Recordemos que Estados Unidos ayudó y formó a Osama Bin Laden, para combatir a las tropas rusas. Ya vimos los resultados posteriores y, en éste momento, ninguno de los grupos rebeldes sirios, brinda la menor garantía de un actuar civilizado y democrático, si se hace del poder.

La pasividad mundial, ha llevado la situación a este callejón sin salida, en que difícilmente, podríamos decir cual es la mejor solución, para este largo y sangriento conflicto y, cada día que pasa, resulta más preocupante su final.
 



 

 

 Comparta este artículo con sus contactos:

    

 

Ir a página principal