TRÁFICO DE ÓRGANOS Y OTROS ESCÁNDALOS

por EDUARDO HADJES NAVARRO

Estimados amigos, en días pasados, una noticia recorrió el mundo y, nosotros desde este lejano Chile, no fuimos ajenos al efecto que tal acontecimiento suscitó.

Si bien este hecho delictual ocurrió en Estados Unidos, Nueva Jersey, para ser más exactos, teníamos varios motivos para quedar impactados con lo que estábamos leyendo o escuchando en TV. “TRÁFICO DE ÓRGANOS” ¿Qué ser humano racional puede quedar indiferente ante tan espeluznante noticia? “Lavado de dinero”, ya casi estamos acostumbrados a noticias similares. Si los autores no son personajes conocidos, su actuar casi resulta irrelevante, no porque no sea grave, sino por lo reiterada y frecuente de tal noticia. Nuestras mentes, descartan que generalmente, detrás de este lavado de dinero, se esconden traficantes de drogas o criminales organizados, todos seres despreciables que asesinan impunemente, ya sea con balas o sustancias que degradan la mente y personalidad de seres iguales a nosotros, los cuales, en busca de la droga cruel, no dudan en cometer cualquier acto demencial, con tal de lograrla rápidamente.

Sorprendentemente, en ésta oportunidad, ambos factores, quedaron relegados a un segundo plano. Lo que nos impactó y remeció hasta lo más profundo de nuestro ser, fue que “CINCO RABINOS” formaban parte de ésta organización criminal.

Digamos las cosas por su nombre, se trata, indiscutiblemente, de una organización criminal, que merece nuestro más amplio repudio. Ni siquiera nos llamó la atención que Alcaldes estaban comprometidos en el escándalo. Si no estuviera el factor “Rabinos”, nuestra atención iría centrada a esos personeros oficiales, me imagino elegidos en elecciones democráticas.

En esta oportunidad, todos los otros factores han quedado automáticamente descartados y relegados a un segundo término. Ahora, lo trascendental e importante, lo constituyen esos 5 Rabinos.

“Atención habitantes del planeta tierra, judíos están metidos en tráfico de órganos. Por fin son desenmascarados”. Ante tal noticia, ¿a quién le puede interesar el nombre o la afinidad política de los Alcaldes? Lo que sí nos queda claro es que ninguno de ellos debe ser judío. Si lo fuera, seguro que, a continuación habríamos leído que junto con esos detestables Rabinos, había un Alcalde judío y habría aparecido en las fotos publicadas, todas mostrando en primer plano a Rabinos ortodoxos con sus típicas vestimentas negras. ¿La religión de los otros 39 detenidos? ¿A quién le puede interesar? Ellos no serán ni evangélicos, católicos, mormones o incluso musulmanes. Son ciudadanos metidos en forma personal en un escándalo de grandes proporciones, por haber tenido la desgracia de que estén involucrados esos 5 Rabinos.

Se comprende que estos religiosos deben ser condenados con todo el rigor de la ley. Nadie debería quedar impune ante tan alevoso crimen, sin tomar en cuenta que, en todo caso, según estas mismas noticias, el Rabino de Brooklyn, Levy Isaac Rosenbaum se preocupaba de ver que el riñón que se iba a comprar, fuera compatible. Tampoco los liberará de culpa el que el donante era voluntario y sabía lo que estaba haciendo, recibiendo US$ 10.000.- por su riñón, mientras Rosenbaum recibía US$ 160.000.-

Nada ni nadie puede justificar la actitud de estos Rabinos. Igualmente, no se puede exculpar al resto de los comprometidos en estos hechos que comentamos. Lo lamentable es que una vez más, podemos comprobar que si Fulano de Tal hace algo bueno, es Fulano el que lo hizo, aun cuando él sea judío. Pero si da la casualidad que hizo algo malo, será el judío Fulano de Tal el que debe ser condenado y, de paso, llamar sonoramente la atención en el sentido que un judío estaba metido en el asunto.

Veamos lo que aconteció ayer, domingo 26 de Julio, aquí en Santiago. Todos los canales de TV dieron la noticia que el Estadio y el Club Palestino, habían sido rayados con proclamas anti palestinas. Sólo en un canal se mostró al Presidente de la Comunidad Judía repudiando esta afrenta y solidarizando con la colonia palestina de Chile, destacando y mostrando como instituciones nuestras también han sufrido el mismo o peores rayados. En el resto, se vio cómo miembros de estas instituciones reclamaban airadamente contra dicho vejamen. Cuando han rayado Sinagogas o Clubes sociales judíos, ¿han visto que algún canal de TV destaque la noticia? ¿Han escuchado a algún dirigente palestino solidarizando con la Comunidad judía?

He ahí, queridos amigos, la gran diferencia. Si queremos buscar culpables, empecemos por analizarnos cada uno de nosotros y ver qué hacemos cuando suceden estas cosas y este doble Standard. Si son de los que callan y no se atreven a defendernos y hacer ver a sus amistades que no pertenecen a la comunidad judía, la injusticia y disparidad en divulgar las noticias, tanto nacionales como extranjeras que nos involucran, simplemente deberán permanecer callados y dejar que nos sigan discriminando y culpando por todo y por nada.

En cambio a esto, si pertenecemos a esa lamentable minoría que no callamos. Que alzamos nuestra voz para demostrar lo que aparentemente sólo los judíos podemos apreciar, nuevamente deberemos prepararnos para divulgar nuestra verdad y nuestra razón. Si es posible que uno sólo de los que prefieren dejarnos la tarea a nosotros, comprenda que su dignidad de judío no le permite seguir siendo de los que callen, se une a nosotros, me daría por satisfecho.

Que quede claro, condenamos a los 5 Rabinos con la misma intensidad que a los otros implicados. Los repudiamos con toda nuestra energía, no por ser judíos. Sí por lo que hicieron y con la misma energía, repudiamos a aquellos que se limitan a condenar a los Rabinos, más que por lo que hicieron, por ser judíos.

 

Nota de ANAJNU: Dn. Eduardo Hadjes Navarro es Presidente de la OSI, y Presidente de la Comisión de Culto de la Comunidad Sefaradí de Chile

volver a página principal